03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el titular de la Fiscalía General N° 2, Abel Córdoba
Comenzó el juicio a seis acusados de secuestrar a un hombre en Villa Fiorito
A los hombres se les imputa el delito de "secuestro extorsivo agravado por la participación de tres o más personas en carácter de coautores". El hecho ocurrió entre el 17 y el 19 de julio de 2019.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°4 comenzó hoy con el juicio a seis hombres acusados de secuestrar, junto a otras personas aún no identificadas, a un hombre en la ciudad de Villa Fiorito entre el 17 y el 19 de julio de 2019. En representación del Ministerio Público Fiscal, interviene el titular de la Fiscalía General N° 2, Abel Córdoba, mientras que la instrucción estuvo a cargo de la Fiscalía Federal N° 6.

Diego Alonso Rojas Navarro, Claudio Gastón Palomo, Jhony Alexander Pérez Urquizo, Alexander Pecho Rosas, Maximiliano Javier Arias y Misael Emmanuel Yupanqui Peña llegaron a juicio acusados por el delito de "secuestro extorsivo agravado por la participación de tres o más personas en carácter de coautores". En el caso de Urquizo, la imputación incluye también el delito de "tenencia de estupefacientes con fines de comercialización".

La audiencia de esta mañana se realizó de manera virtual: los seis acusados escucharon la lectura de los tres requerimientos de elevación a juicio desde el Complejo Penitenciario Federal de CABA y desde los Complejos Penitenciarios Federales I y II debido a que se encuentran en prisión preventiva. Tras la lectura, el Tribunal comunicó que el próximo jueves 5 de mayo comenzarán las declaraciones indagatorias de los acusados y que las audiencias se realizarán cada quince días.

El caso

Según el requerimiento de elevación a juicio del MPF, el 17 de julio de 2019 cerca de las 09:30, el hombre fue capturado mientras caminaba hacia una estación de servicio desde la casa de su prima, en la calle Juan Domingo Perón al 4200, en Villa Fiorito. La víctima fue interceptada al grito de "alto, policía" y se lo forzó a ingresar a la parte trasera de un auto. De acuerdo a la acusación, uno de los captores tenía puestos un chaleco y una gorra de la Policía Federal: ambos elementos fueron hallados luego en el interior del vehículo secuestrado al concretarse las primeras detenciones. Los implicados portaban armas largas y utilizaron un vehículo "Peugeot 2008" de color negro.

Tras el secuestro de la víctima, los secuestradores se pusieron en contacto de manera telefónica con la familia a la que le requirieron el pago de 80.000 pesos y material estupefaciente a cambio de la libertad del hombre. La primera comunicación fue concretada por los captores a las 10 de la mañana y la segunda, a las 14 horas. Ese mismo día, la familia había realizado la denuncia ante la Comisaría 8C de la Policía de la Ciudad.

Finalmente, el hombre fue liberado la madrugada del 19 de julio en la intersección de Mariano Acosta y Corrales en el barrio porteño de Villa Soldati sin que se concretará el pago del rescate. Si bien fue hallado en buen estado salud, su cuerpo presentaba lesiones provocadas durante los días de cautiverio.

Una vez en libertad, la víctima señaló que tras el secuestro habría viajado unos diez minutos hasta llegar a un garaje techado. Además, aseguró que pudo ver las caras de ocho personas aproximadamente y que todos eran hombres. No obstante, declaró que después de un tiempo indeterminado, los secuestradores le indicaron que se habían equivocado y que por eso lo iban a liberar.

Detenciones y pesquisa

El mismo día de la liberación de la víctima, la policia detuvo a Palomo (quien se presentó como Joel Agustín Yevaras como forma de desviar su verdadera identidad), a Alonso Rojas Navarro y a Arias a bordo de un auto Peugeot 2008 en la intersección de Perito Moreno y Tilcara, en el barrio de Nueva Pompeya. Dentro del vehículo se les encontró una gorra de la Policía de la Ciudad, dos chapas patentes, chaleco antibalas y se secuestró el celular del conductor. Otro vehículo Peugeot 308 presuntamente vinculado al secuestro se dio a la fuga pero fue hallado luego sin tripulantes en Villa Zavaleta.

A partir de la intervención de una línea telefónica vinculada al pedido de rescate mediante whatsapp, la policía realizó averiguaciones en torno a la titularidad y marcó que se encontraba a nombre de Yevaras. Sin embargo, dentro del requerimiento se señaló que la línea pertenecía a Palomo y que había utilizado el nombre de Yevaras con el fin de desviar la atención.

Tras un análisis de las líneas telefónicas (lo que incluyó el acceso a mensajes de texto, activación de celdas y el listado de llamadas entrantes y salientes), se pudo establecer que los movimientos coincidían con el secuestro de la víctima y su posterior liberación.

Durante la investigación, se allanó en febrero de 2020 el domicilio donde residía Pérez Urquizo en la calle Ramón Falcón al 6000. En ese operativo fueron secuestrados siete envoltorios de nylon transparentes fraccionados que contenían marihuana por un peso total aproximado de 159,97 gramos que tenían como fin la comercialización del material estupefaciente.