03 de agosto de 2020
03 de agosto de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía General Nº 10 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional
Comenzó el juicio a un hombre acusado de asesinar a su cuñado
El hombre de 39 años está acusado de golpear en la cabeza a la pareja de su hermana, en enero de 2018, en el domicilio donde vivían en el barrio porteño de Palermo. El cadáver de la víctima nunca fue encontrado.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°10 comenzó el juicio a un hombre de 39 años acusado de matar a la pareja de su hermana, en enero de 2018. El cadáver de la víctima nunca fue hallado. En el debate interviene la Fiscalía General Nº 10 del fuero, interinamente a cargo de Oscar Ciruzzi, mientras que en la etapa de instrucción participó el fiscal Carlos Alberto Vasser.

En el requerimiento de elevación a juicio realizado por la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°21 se indicó que Del Pilar González Aranda mató a Pablino Martínez dentro del lugar donde ambos vivían, golpeándolo en su cabeza con un objeto contundente, posiblemente una masa o un martillo. La situación habría sucedido sobre la calle Oro al 2300, en Palermo, entre el 26 de enero de 2018 a las 23:12 (momento en el cual la víctima utilizó su celular por última vez) y las 03:21 del 27 de enero.

Tras el asesinato, González Aranda ocultó el cuerpo dentro de una bolsa oscura y entre las 03:21 y las 03:24 lo sacó, lo arrastró, cruzó la calle y lo arrojó a uno de los contenedores. Dicha secuencia fue tomada por una cámara de seguridad y también expresada por una vecina. Además, cuando se realizó el registro dentro del domicilio, se secuestraron prendas muy similares a las que se observaron en la filmación. Cabe resaltar que las únicas personas que vivían allí eran la víctima, el victimario y su hermana.

Tras el asesinato, González Aranda ocultó el cuerpo dentro de una bolsa oscura, lo sacó, lo arrastró, cruzó la calle y lo arrojó a uno de los contenedores.

Fue justamente la mujer quien contó que el 30 de enero habló con su hermano y, al preguntarle por su novio, González Aranda le dijo que lo había “mandado” con su papá y que “cerrara la boca hasta morir”. Al preguntarle por qué había hecho eso, el imputado le dijo que había discutido y lo había matado. A esto se le sumó la declaración del sobrino de la víctima que contó una conversación que tuvo con el acusado: “me mandé una macana, lo que pasó ya pasó”.

Además de las declaraciones, en la investigación que llevó adelante la Fiscalía se tuvo en cuenta el trabajo que hizo la Unidad Criminalística y el Departamento Laboratorio Químico. En el informe se analizaron las muestras de sangre tomadas en el sector de los contenedores con la que se le extrajo a la hermana de la víctima, lo que dio un resultado compatible con la existencia de vínculo de hermandad con una posibilidad superior al 99,99 %.