16 de abril de 2024
16 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió el 15 de noviembre pasado en el barrio de Flores
Comenzó el juicio contra un hombre acusado de femicidio
Francisco Cardozo habría asesinado a su pareja delante de uno de sus hijos. Según la familia de la víctima, el acusado la golpeaba y controlaba constantemente. Interviene la fiscal Mónica Cuñarro.

Los jueces Alberto Huarte Petite, Martín Vázquez Acuña y Sergio Paduczak comenzaron ayer con el debate que tiene como imputado a Francisco Cardozo, acusado de asesinar a su pareja delante de su hijo de 8 años, en noviembre del año pasado. Es el primer juicio que tiene el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 por femicidio e interviene la fiscal Mónica Cuñarro. El hombre de 35 años está imputado por el delito de “homicidio doblemente agravado por tratarse la víctima de una persona con la que el acusado mantenía una relación de pareja y por haber mediado violencia de género”.

Según el requerimiento de elevación a juicio realizado por la fiscal Estela Andrades, el 15 de noviembre de 2015 cerca de las nueve de la mañana, Cardozo asesinó a su pareja Celia Rivas con un cuchillo de cocina. La agresión fue dentro del departamento donde ambos convivían juntos a sus hijos de 14 y 8 años, sobre la calle Pedernera 65, en Flores. Después de lo sucedido, el hombre se autoagredió en el cuello y se desmayó.

Ante un grito de su hermano, el hijo mayor ingresó a la habitación de sus padres. Al verlos ensangrentados, el chico salió a buscar ayuda y se encontró con un barrendero, que fue quién llamó al SAME y al 911. Minutos después médicos constataron la muerte de la víctima en el lugar mientras que el imputado fue trasladado al Hospital Parmenio Piñero.

En el departamento, vivían también dos hermanos del acusado. Cuando los efectivos de la Comisaría 38 los encontraron en la vivienda, sostuvieron que no habían escuchado nada, a pesar de estar en la habitación de al lado. Actualmente, los hijos de la víctima están bajo el cuidado de sus tíos paternos.

Durante la etapa de instrucción, los chicos declararon en Cámara Gesell. El de 8 años contó que vio la escena en la que su padre mató a su madre mientras que su hermano mencionó varios episodios de violencia de los que fueron víctimas todos. Ambos testimonios fueron calificados por los especialistas como “espontáneos, inestructurados y que conservaban  una estructura lógica y coherencia”.

El debate

La primera en declarar frente a los jueces fue la hermana de Celia, María Cecilia Rivas. Conmovida, relató que Celia le había contado que Cardozo la golpeaba y que la última vez había sido frente a sus hijos. Ante las preguntas de la fiscal, aseguró que se habían separado varias veces durante los más de 15 años que tenían de relación. Recordó un episodio que le había contado la víctima en el cual el acusado, durante una discusión, intentó tirarla de las escaleras mientras tenía en brazos a su hijo mayor.

Contó de varios episodios de violencia que sufrieron tanto Celia como los chicos y que, incluso, Cardozo decía que el hijo de 14 años no era suyo. “Él no nos dejaba ir a visitarla”, aseguró y manifestó que su hermana le avisaba cuando no estaba el acusado en la casa para que pudiera ir. Expresó que la víctima no pasaba ninguna fiesta ni cumpleaños con su familia porque al imputado no le gustaba y que ni siquiera tenía amigas.

En ese momento, Cuñarro le preguntó si Cardozo era celoso de ella. “Mi hermana me decía que la celaba mucho: le revisaba el teléfono, la espiaba, iba a buscarla de sorpresa al trabajo”, afirmó y recordó que incluso cuando Celia se anotó en un gimnasio cerca de su casa, el acusado también se inscribió para poder controlarla.

Luego, declaró Roberto Cohen, quién realizó la autopsia de la víctima. Detalló que fueron cinco las lesiones que tenía Celia en el cuerpo, cuatro de ellas en la zona del cuello. La quinta era en la mano y la catalogó como “defensiva”, ya que se habría producido cuando la mujer intentó agarrar el cuchillo y detener la agresión.

Explicó que el arma le perforó la pleura derecha, hizo colapsar el pulmón derecho y le seccionó la carótida. Esto produjo una gran hemorragia y, según el perito, le produjo la muerte en menos de cinco minutos. Dedujo por el estudio de la ropa de la mujer y las lesiones, que ambos se encontraban de pie al momento del ataque y que probablemente Cardozo la tenía tomada del cuello por detrás.

El sargento Gastón Colman fue quién ingresó a la casa después de la llamada de auxilio. Declaró que encontró a Celia y a Cardozo en la habitación y que había “demasiada sangre”. Ante las preguntas de la fiscalía, recordó que encontró a los hermanos del acusado en la habitación de al lado y que ambos le refirieron que no habían escuchado nada. Cabe resaltar que la hermana de la víctima aseveró que Celia no se llevaba bien con sus cuñados y que habían tenido varias peleas.

También declararon otros dos testigos: la auxiliar de la Policía Federal que brinda asistencia a las víctimas o familiares de víctimas de hechos violentos y el licenciado Leandro Legaspi, quién le preguntó a los chicos en Cámara Gesell por lo sucedido. El miembro del Cuerpo Médico Forense aseguró que los testimonios eran verosímiles. El Tribunal adelantó que el próximo 31 de octubre serán los alegatos.