20 de junio de 2024
20 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los fundamentos se conocerán el próximo 26 de diciembre
Condenaron a prisión perpetua a un hombre que asesinó a su suegro
En línea con lo que había solicitado el fiscal Juan Manuel Fernández Buzzi, Santiago Corona fue encontrado culpable del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía”.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 5 condenó ayer a prisión perpetua a Santiago Corona por el homicidio de su suegro, el empresario Roberto Fernández Montes, tal como había reclamado el fiscal Juan Manuel Fernández Buzzi. Los fundamentos se conocerán el próximo 26 de diciembre.

Para la Fiscalía, el homicidio se había tratado de un plan “orquestado, pergeñado y ejecutado” por Corona y por Pedro Fernández Torres, quien actualmente está prófugo. Los jueces Fátima Ruiz López, Rafael Oliden y Alejandro Pérez Lance coincidieron en la calificación que había propuesto el fiscal: “homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía”.

El 21 de enero de 2017, entre las 12.10 y las 13.30 los dos hombres mataron a la víctima dentro de su departamento, ubicado en Aranguren 36. El cuerpo fue encontrado calcinado al día siguiente en Cañuelas.

Según repasó la Fiscalía en su alegato, al lugar llegó primero Fernández Torres, quién espero que la víctima saliera (como lo hacía todos los sábados) y recién ahí ingresó, a través del portón de la cochera. La situación quedó registrada por las cámaras de seguridad del edificio y el hombre fue reconocido por dos testigos en el debate: su primo y su yerno.

Corona llegó minutos después. Le arrojaron una llave y entró de la misma manera. En las filmaciones se lo ve con una gorra y una camisa blanca: lo reconocieron su esposa y su cuñada (hijas de la víctima), además del novio de una de ellas y el encargado del edificio. Resaltaron la actitud previa y posterior al hecho que tuvo el acusado. A su pareja le había llamado la atención lo nervioso y apurado que se fue esa mañana de la casa y que, cuando llegó, tiró las zapatillas, insistió en que se lavara su ropa y se fue a bañar.

Al día siguiente del hecho, encontraron 20 mil dólares en su auto dentro de una bolsa marca “Nespresso”. El dinero era el que guardaba la víctima dentro de una pequeña puerta que tenía la bañadera del hidromasaje del departamento, situación que era conocida por sus allegados.

El fiscal había asegurado en su exposición que Corona y su cómplice mataron a la víctima dentro de la habitación, la envolvieron en las sábanas y acolchado, lo bajaron por el ascensor y la pusieron dentro del auto de la hija de Fernández Montes. Previamente, habían dejado abierto el baúl. En el informe de la Unidad Criminalística Móvil se constataron las manchas de sangre en la habitación y el pasillo de la casa.

Fernández Buzzi aseguró que lo calcinaron (el cuerpo fue encontrado en Cañuelas) y después quemaron el auto, que fue localizado en Ingeniero Budge. Aclaró que según el primer informe de autopsia, la causa del fallecimiento no fue la carbonización, ya que no presentaba restos negro de humo en las vías aéreas.

“Había un móvil: una clara enemistad entre la víctima y Corona, que aseguraba que su yerno lo había estafado”, dijo la Fiscalía hace dos semanas. Aclaró que más allá de que hubiera habido o no una administración fraudulenta, lo cierto era que los familiares de Fernández Montes (y hasta los encargados del edificio) sabían que el hombre afirmaba que el acusado lo había estafado y que tenía planes de denunciarlo. “Había una clara situación de enemistad, móvil valido para cometer el hecho”, resumió.

El fiscal Fernández Buzzi explicó que se trataba de un homicidio cometido con alevosía porque hubo un “ocultamiento, una indefensión de la víctima y un actuar sobre seguro por parte del autor”. Manifestó que la víctima llegó confiada a su casa y que dentro fue atacado, situación que fue pensada y aprovechada por los dos hombres. “Lo esperaron, lo atacaron y lo mataron porque lo encontraron desprevenido”, ejemplificó