21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°56
Continuará detenido el hombre acusado de causar un incidente de tránsito en el que murieron dos taxistas
Así lo dispuso la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, al resolver la apelación interpuesta por la defensa del imputado contra la resolución de la titular del Juzgado Criminal y Correccional N°58 que había rechazado su excarcelación.

En el marco de la investigación desarrollada por la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°56, a cargo de Edgardo Orfila, por la muerte de dos taxistas ocurrida frente al Hipódromo Nacional en un incidente de tránsito que involucró al conductor de una camioneta, la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó la decisión de la titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°58, María Rita Acosta, por la cual se denegó la excarcelación del imputado.

El hecho

En la madrugada del pasado 2 de febrero, el hombre conducía a alta velocidad bajo los efectos de estupefacientes -el narcotest practicado dio positivo para marihuana y metanfetaminas- su camioneta por la Avenida del Libertador, cuando a la altura del Hipódromo Argentino de Palermo perdió el control del vehículo y embistió cinco taxis que se encontraban estacionados en una parada allí emplazada. Como consecuencia del impacto, dos conductores resultaron muertos, otros tres heridos y la camioneta volcada.

El 7 de febrero pasado, el imputado fue indagado frente al fiscal Orfila y el 25 de febrero, la jueza Rita Acosta dispuso su procesamiento con prisión preventiva en orden al delito de homicidio ocasionado por la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo con motor, agravado por hacerlo bajo los efectos de estupefacientes y por haber sido más de una las víctimas fatales, en concurso ideal con lesiones leves también agravadas.

Ello motivó que la defensa recurriera su prisión preventiva y solicitara la aplicación de una caución real, bajo el argumento de que el imputado se mantuvo en el lugar tras el hecho, no se opuso a la extracción de muestras para los peritajes y entregó voluntariamente su pasaporte y licencia de conducir, al tiempo que se mostró compungido por los acontecimientos.

La decisión de la Sala IV

Al resolver la cuestión, los jueces de la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, Carlos Alberto González e Ignacio Rodríguez Varela, confirmaron el rechazo de la excarcelación. Para ello consideraron que “al nombrado se le endilga haber conducido una camioneta de considerables dimensiones, peso y potencia mecánica, pese a las severas limitaciones debidas al consumo de estupefacientes, que el mismo reconoce en concordancia con los peritajes agregados a la causa, conducta ésta que habría resuelto continuar incluso a bordo del vehículo, en razón de los restos secuestrados en su interior”. Así (…) en esas condiciones se habría introducido a excesiva velocidad en una zona de la ciudad caracterizada por el constante y abundante tránsito de automóviles y personas, en un derrotero zigzagueante que terminó en múltiples impactos, arrasando una fila de taxis de la parada frente al Hipódromo Nacional”.

Asimismo, señalaron que en el caso existen elementos para presumir que el imputado intentará eludir la justicia, por lo que corresponde restringir preventivamente su libertad y agregaron que “a los elementos señalados para presumir que una eventual condena será de cumplimiento efectivo, se agregan los indicios precisos y concordantes sobre una actitud de desprecio o al menos de manifiesta indiferencia a las normas que resguardan los derechos del prójimo y permiten una convivencia pacífica y segura, incluso en el marco de una realidad de por sí riesgosa como es el anejo y circulación masiva de vehículos automotores”.

El tribunal consideró que existen elementos para presumir que el imputado intentará eludir la justicia por lo que corresponde restringir preventivamente su libertad.

Además, en relación a los argumentos de la defensa, destacaron que la permanencia del imputado en la escena del hecho “pudo haberse debido también a las circunstancias mismas del episodio en el que se vio involucrado, donde su vehículo quedó en una situación imposible para la huida, rodeado de un número considerable de víctimas y testigos que, como surge de las actuaciones, se mostraron dispuestos a agredirlo e impedir toda eventual pretensión de impunidad”.  Agregaron que “el depósito de una suma de dinero y la amenaza de su perdida no son suficientes para conjurar el riesgo de fuga antes explicado”, ya que el imputado cuenta con “una holgada situación patrimonial que, lejos de convencer sobre la pertinencia de la alternativa solicitada, proporciona un indicio más de la necesidad de asegurar su sujeción al proceso con su encarcelamiento preventivo”.