12 de abril de 2024
12 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene en la investigación el fiscal federal Enrique Senestrari
Córdoba: procesaron a un cadete de la Escuela de Aviación Militar por abuso sexual
Lo dispuso el juez federal Ricardo Bustos Fierro, quien consideró que el imputado llevó a cabo una "presión intimidante" con sus dos víctimas, sobre las que ejercía un rol de superior jerárquico al interior de esa institución militar.

A pedido del fiscal federal Enrique Senestrari, el juez federal de Córdoba Ricardo Bustos Fierro procesó a un cadete de tercer año de la Escuela de Aviación Militar de la Fuerza Aérea Argentina, de la seccional de la ciudad de Córdoba, por abusar sexualmente de otras dos cadetes de años inferiores y sobre las que ejercía un rol de superior jerárquico.

Los hechos se produjeron a lo largo del 2014 y, de acuerdo al marco probatorio obtenido hasta el momento, el imputado “habría propuesto […], en sendas oportunidades a distintas cadetes de la Escuela de Aviación Militar, no solo de su misma promoción, sino sobre todo a subalternas de primero y segundo año, mediante simulación y engaño, ya que a la mayoría de ellas, [el procesado] les habría contado la misma historia falsa, con distintos matices, hacerse pasar como novios, salir juntos, darse besos, sacarse fotos dándose besos y hasta realizar videos caseros en el que simularan ser novios y mantener una escena fogosa a los fines de que luego de ello, el video sea reenviado a un grupo de whatsapp […] el cual, al decir del [acusado], estaba formado por gente que tenía amenazada a [su] esposa”.

Una de las víctimas indicó que el cadete imputado comenzó a amenazarla, “diciéndole que avisaría a los superiores que ella estaba cometiendo faltas disciplinarias aprovechando que la misma contaba con bajas calificaciones, intimidándola con la circunstancia que ‘la haría dar de baja’”, para acceder a la filmación. “En ese contexto, durante las clases de la escuela, el nombrado habría utilizado contra ella adjetivos descalificantes en forma constante con frases como ‘cállate […] mitómana’, ‘gorda’, ‘tu cuerpo es una pera’ o ‘tu culo es un terremoto’ delante de sus compañeros, con el fin de hacerla objeto de burla del resto de la clase”, sostuvo Bustos Fierro.

Las amenazas y los hostigamientos continuaron hasta que la mujer finalmente accedió a filmar el video.

En los dos casos, luego de las filmaciones, el imputado habría reiterado las amenazas para que no hablaran. En efecto, el juez precisó que el cadete “habría ejercido una presión intimidante sobre su víctima, usando para ello su superioridad jerárquica mediante gestos que la hacían sentir humillada delante de sus compañeros, utilizando argumentos frente a ellos mediante las siguientes frases ‘[…] es una mitómana’ ‘esta inventando todo esto para salvarse’”.

La investigación que hicieron el fiscal Senestrari y la justicia puso de relieve que el imputado, a las mujeres que intentó abusar o efectivamente habría abusado, “las conducía hacia lugares oscuros, solitarios y apartados del edificio a los fines de poder mantener con ellas, en el ostracismo, una conversación íntima y que nadie los pudiera ver”.

A la vez, comprobaron que “a muchas de ellas, [el imputado] les habría relatado la misma historia inventada por el [cadete], esto es, que su mujer estaba siendo objeto de amenazas por parte de un grupo de gente, que el [imputado] temía por la vida de su mujer y la de su hijo, y que lo solicitado lo requería en calidad de favor, utilizando para ello diversos artilugios de la palabra con el fin de herir la sensibilidad de las cadetes, hacerlas tener compasión de la situación y que por tal motivo accedieran a su pedido, el que de acuerdo a la cadete que fuera habría consistido en: hacerse pasar como novia del [imputado] durante un fin de semana, o sacarse una foto de ellos dándose un beso, o salir con el [hombre] durante algún franco para demostrar que existe una relación, o filmar escenas de video besándose, tocándose o tomando la actitud de una pareja de novios, etc”.-

Para sostener el procesamiento, Bustos Fierro también tuvo en cuenta “las conclusiones de los informes psicológicos practicados por los especialistas del Hospital Neuropsiquiátrico Provincial sobre [una de las víctimas], quienes dan cuenta de que el relato de la [mujer] no revela indicadores de fabulación”). Por esto, destacó que, “conforme el plexo probatorio reunido hasta el presente, ha quedado acreditado con el grado de probabilidad requerido en esta etapa que [el cadete imputado] ha abusado sexualmente” de las dos mujeres, para lo cual “llevó a cabo la conducta sexual planeada, abusando de la posición” subalterna que ostentaban las víctimas.