09 de diciembre de 2022
09 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino el fiscal general ante el TOF, Luis Roberto Benítez
Formosa: condenaron a cinco hombres que contrabandeaban marihuana desde Paraguay y la distribuían en diferentes puntos del país y en Chile
Los acusados recibieron penas de entre 4 y 8 años de prisión, y multas de entre mil y 5 mil pesos. En los procedimientos se incautaron casi 200 kilos de marihuana. La organización trasladaba el estupefaciente a Formosa y, de allí, a Buenos Aires, Mendoza y Chile.

De acuerdo a lo solicitado por el fiscal Luis Roberto Benítez –a cargo de la Fiscalía General ante el TOF de Formosa-, los jueces del Tribunal Oral Federal de esa jurisdicción condenaron a cinco hombres acusados de integrar una banda narcocriminal dedicada a contrabandear y transportar marihuana desde la ciudad paraguaya de Alberdi hacia Formosa, Mendoza, Buenos Aires y Chile.

Los jueces Víctor Alonso y Fermín Ceroleni y la jueza Lucrecia Rojas de Baradó impusieron a Sixto Castor Aquino la pena de 8 años de prisión, accesorias legales y costas como autor del delito de contrabando agravado de estupefacientes, mientras que su hijo, Matías Nicolás Aquino, lo condenaron a 4 años de prisión y multa de mil pesos en orden al delito de transporte de estupefacientes. También condenaron Walter Leonardo Balbuena, Ernesto Joel Giménez y Aníbal Samuel Guanca Vera a 8 años de prisión y multa de 5 mil pesos como responsables de transporte agravado de estupefacientes, y dispusieron el decomiso de una camioneta Peugeot 504 y una motocicleta Honda Twister y la destrucción de la droga incautada.

El juicio es el segundo debate realizado en esta causa, luego de que la Cámara Federal de Casación revocara una sentencia anterior del mismo tribunal que había anulado el requerimiento fiscal de elevación a juicio. Tras hacer lugar al recurso del fiscal Benítez, la Sala III del máximo tribunal penal de la Nación ordenó que se celebrara un nuevo debate, con otros jueces, que concluyó ayer con las condenas.

La investigación

La pesquisa se inició en octubre de 2014, luego de tres denuncias –dos de ciudadanos y una de la Gendarmería Nacional- que daba cuenta de la existencia de una organización ilícita dedicada al tráfico de estupefacientes. Aquellas denuncias fueron acumuladas por el fiscal Benítez –en su calidad de titular de la Fiscalía Federal N°2 de Formosa-, en virtud de que daban cuenta sobre un mismo hecho delictivo y sobre los mismos sospechosos.

El fiscal encomendó la investigación al Centro de Reunión de Información Formosa (CRIFOR) de la Gendarmería Nacional, lo que permitió –a través de tareas de campo y la intervención de líneas telefónicas- conocer cómo operaba la banda y sus vínculos.

El juicio es el segundo debate realizado en esta causa, luego de que la Cámara Federal de Casación revocara una sentencia anterior del mismo tribunal que había anulado el requerimiento fiscal de elevación a juicio.

De esta forma, el 27 de marzo de 2015 se pudo detener a Matías Nicolás Aquino, cuando circulaba a bordo de una motocicleta con 30 kilos de marihuana, luego de haber ingresado la droga a través de una zona de paso no habilitada conocida como “El Mangal”. Esa actividad fue coordinada telefónicamente por su padre, Sixto Aquino.

En tanto, de las comunicaciones registradas entre los diversos involucrados se advirtió que Walter Balbuena, Ernesto Giménez, Sixto Aquino y Aníbal Guanca Vera estaban en tratativas para transportar un cargamento de estupefacientes hasta la provincia de Mendoza, para lo cual acondicionaron una camioneta Peugeot 504. De este modo, el 12 de mayo de 2015 en el control “Tatané”, la Gendarmería Nacional detuvo a Balbuena y Giménez, cuando trasladaban 160 kilos de marihuana.

En base a las pruebas colectadas, en mayo de 2016, el fiscal Benítez requirió la elevación a juicio de la investigación, que culminó con las condenas de Guanca Vera –oriundo de la provincia de Salta- como principal organizador de las actividades ilícitas, ya que era él quien coordinaba la adquisición de la droga y recibía el dinero de los compradores que se encontraban en Mendoza. Además, se determinó que operaba desde la ciudad de Buenos Aires, donde triangulaba las maniobras entre la República del Paraguay y las provincias de Formosa y Mendoza.

Por su parte, el formoseño Sixto Castor Aquino estaba encargado de adquirir el estupefaciente en la localidad paraguaya de Alberdi, cruzar los cargamentos a través del Río Paraguay y acopiar –a través de su hijo Matías Nicolás Aquino- la droga en distintos inmuebles de la ciudad de Formosa. Por su parte, Balbuena y Giménez coordinaban el transporte y acondicionamiento de la droga, en dobles fondos de distintos vehículos.