16 de abril de 2024
16 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Alegato de la Fiscalía General N°16 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional
La fiscalía pidió penas de trece años y cuatro meses para dos hombres por el intento de robo a un turista sueco
El MPF les imputó la coautoría del delito de robo calificado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa. La víctima recibió un disparo en la pierna como consecuencia del intento de asalto, ocurrido en diciembre de 2018, y los médicos tuvieron que amputársela.

El titular de la Fiscalía General ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional N°16, Fernando Fiszer, alegó esta mañana en el marco del debate oral en el que Roberto Leonel “Chicho” Gramajo y Rodrigo Armando Peláez están acusados por el delito de robo calificado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, en perjuicio del turista sueco Christoffer Persson, quien resultó gravemente herido cuando quisieron despojarlo de su teléfono celular en la noche del 30 de diciembre de 2018, en el barrio porteño de Montserrat.

En su alegato, el representante del Ministerio Público Fiscal efectuó una reconstrucción histórica del hecho, en base a los testimonios vertidos durante el debate -que comenzó el 12 de noviembre-, imágenes fotográficas y fílmicas, diligencias efectuadas oportunamente y evidencia documental. En tal sentido sostuvo que el día del hecho, los imputados se dirigieron desde la zona sur al barrio de Montserrat, con el objeto de sustraer elementos para su reducción en un inmueble ubicado en la calle Brandsen, de la localidad de Avellaneda.

Tuvo por probado que, en la noche del 30 de diciembre de 2018, los imputados se conducían en un Peugeot 207, propiedad de una empresa constructora donde trabajaba el padre de Peláez –a quien se había asignado el vehículo- quien permitía que su hijo lo condujera. Además, llevaban consigo una pistola Bersa, calibre 22 –de la cual se deshicieron cuando cruzaron el Puente Avellaneda, en el trayecto de huida-.

En su alocución, el fiscal Fiszer enumeró –de acuerdo a los registros fílmicos- el trayecto realizado por los imputados con el vehículo y el momento del hecho en el que atacan a Persson. Así, sostuvo que tras dar varias vueltas a la manzana, a las 23.20 hs. detuvieron el automóvil sobre calle Tacuarí -frente al número 486- y dejaron pasar una motocicleta y un taxi que venía detrás de ellos, para luego cruzar el Peugeot 207 sobre dicha arteria. Sobre la vereda opuesta caminaban Persson y su novia, Maria Izzo, quienes se detuvieron a consultar direcciones en el celular del hombre.

Fue entonces, según la acusación, que Peláez adelantó el automóvil, lo dejó cruzado obstaculizando la circulación de la calle Tacuarí, y Gramajo –quien estaba en el asiento de atrás- descendió con el arma lista para para disparar en su mano derecha y le apuntó al turista a la altura del torso y la cabeza, tras lo cual lo desapoderó de su celular. Ante esto, Persson manoteó su teléfono para recuperarlo y el imputado le disparó, tras lo cual volvió a subir al automóvil y se dio a la fuga. El proyectil impactó en la parte interna del muslo derecho de la víctima, y salió por la parte externa. Izzo pidió auxilio y fueron asistidos por dos ciclistas que pasaban por el lugar y varios vecinos hasta que llegó la policía y la ambulancia del SAME, que lo trasladó al Hospital Cosme Argerich, donde el 1 de enero de 2019 debieron amputarle la pierna hasta la rodilla, por la lesión recibida.

Asimismo, la fiscalía describió cómo se logró dar con el vehículo –a través del análisis de las cámaras del sistema “Anillo Digital”- el cual contaba con sistema de rastreo satelital, que lo ubicó en el domicilio de Peláez, en la localidad bonaerense de Sarandí. Tras tareas encomendadas al personal policial, en la tarde del 15 de enero se observó a Peláez subir al vehículo y dirigirse hasta un domicilio de la calle Brandsen, donde entregó algo, para luego volver a su casa y recoger a Gramajo para llevarlo a Villa Tranquila, donde vivía su novia. Finalmente, se allanó la vivienda de Peláez, se incautó el automóvil Peugeot 207 y se lo detuvo. Días después, tras un procedimiento en la casa de la novia de Gramajo, se lo pudo apresar en la zona de la Isla Maciel, donde vivía.

En su alegato, el fiscal Fernando Fiszer enumeró la prueba reproducida en el debate oral y señaló que se probó el vínculo entre los imputados –quienes eran concuñados- y desestimó la versión de Gramajo –en su indagatoria en el debate- respecto a que la policía amenazó a su pareja y lo “apretó” para que se incriminara. También destacó el hecho de que el imputado –en sus declaraciones en la investigación- hubiera “aportado datos que solo alguien que hubiera intervenido en el hecho podría conocer”.

"Un total desinterés por la vida ajena"

Así, el representante del Ministerio Público Fiscal consideró que “claramente existió un dominio funcional del hecho, que los imputados se distribuyeron las tareas, y que ambos sabían y tenían claro cuál era el plan”. Consideró que Gramajo y Peláez tuvieron voluntad de cometer el hecho, en virtud de los consideró coautores del delito de robo agravado por haber sido cometido con un arma de fuego (en los términos del artículo 166, inciso 2° del Código Penal) en grado de tentativa, ya que “la reacción de la víctima les impidió apropiarse del celular”.

Además, señaló que “se provocó lesiones gravísimas a la víctima” y que “el comportamiento posterior de los imputados revela un total desinterés por la vida ajena”. Por ello, tras considerar que no existían condiciones atenuantes ni agravantes –más allá de las señaladas- el fiscal general Fiszer requirió que se condenara Gramajo –quien contaba con una condena en suspenso de tres meses de prisión impuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal N°10- a la pena única de 13 años y siete meses de prisión, accesorias legales y costas, mientras que para Peláez solicitó una condena de 13 años y cuatro meses de prisión, accesorias legales y costas.

Tras ello, fue el turno del alegato de las defensas de los imputados, los cuales fueron declarados nulos por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N°16, que fijó el próximo 26 de noviembre a las 12 hs. para que vuelvan a efectuarlos, tras lo cual se fijará fecha para el veredicto.