20 de febrero de 2020
20 de febrero de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Unidad Fiscal de Ejecución Penal
Masacre de Flores: la UFEP solicitó que se confirme el fallo que rechazó la expulsión de Fructuoso Álvarez González a España
Lo hizo en una audiencia ante la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional, en la que estuvo presente el único sobreviviente del hecho. González fue condenado en 1995 a prisión perpetua por haber incendiado de manera intencional una casa y provocar la muerte de cinco personas.

Los jueces Luis Niño, Gustavo Bruzzone y Luis García encabezaron ayer la audiencia para resolver el recurso que presentó la defensa de Fructuoso Álvarez González, condenado en 1995 a prisión perpetua en un hecho conocido como “la Masacre de Flores”. El defensor requirió que se le conceda el pedido de extrañamiento y se lo expulse a España. La Unidad Fiscal de Ejecución Penal, representada por los fiscales Diego García Yomha y Guillermina García Padín, instó a que se confirme el fallo del juez de ejecución Luis Arias, quien había rechazado el año pasado la solicitud.

La defensa expuso en primer lugar y detalló el trámite que lleva la causa. Álvarez González fue autorizado su traslado en 2004 al Reino de España para que continuara allí el cumplimiento de su pena. No obstante, cuatro años más tarde, la justicia española le otorgó la libertad definitiva al convertir la sanción a 20 años de prisión.

Meses después, reingresó a Argentina y luego de varias entradas y salidas, el Ministerio de Relaciones Exteriores comunicó la situación por lo que la justicia nacional de ejecución dispuso la detención para que continuara con el cumplimiento de la pena. El defensor de Álvarez González pidió el año pasado -luego de que se le negara la posibilidad de incorporarse al régimen de salidas transitorias- que se le aplique el procedimiento de extrañamiento para que sea expulsado, en base al artículo 64 de la ley
de Migraciones.

En la audiencia ante Casación, el defensor sostuvo su postura y aseguró que existe una resolución administrativa emitida por la Dirección Nacional de Migraciones en la que se había declarado la irregularidad de su permanencia en el país y ordenado la expulsión, junto con una prohibición de regresar. Cuestionó el fallo de Arias de mayo del año pasado y pidió a los jueces que lo reviertan.

La posición de UFEP

En línea con lo que la Unidad Fiscal de Ejecución Penal había expresado en un dictamen en febrero del año pasado, el fiscal García Yomha analizó la situación y el rol que cumple el artículo 64 de la ley de Migraciones. Explicó que, si bien existe una orden de expulsión, la función jurisdiccional no puede limitarse únicamente a aplicar de manera lineal y abstracta las cuestiones normativas sino que debe hacerse bajo supuestos concretos.

Por ello, consideró que en este caso la solicitud de extrañamiento se asemejaba a una forma de acceder de manera anticipada a una libertad definitiva. Sostuvo, además, que no es parte de los derechos del acusado pedir una expulsión.

Marcó que está claro que hay un interés en el cumplimiento de la pena y recordó que se le negaron las salidas transitorias porque no se encontraba en condiciones de acceder a ellas. Mencionó, también, las particularidades del caso: el hecho aberrante cometido, la repercusión pública que tuvo y que el único sobreviviente se encuentra bajo la protección del programa de testigos. Es por ello que le pidió a los jueces que rechacen la petición de la defensa y que confirmen el fallo que negó la expulsión.

El crimen

“La Masacre de Flores” ocurrió en la madrugada del 17 de febrero de 1994 en un domicilio ubicado en Baldomero Fernández Moreno al 1900. El fuego que inició Álvarez González ocasionó la muerte del matrimonio integrado por José Bagnato y Alicia Plaza; de los hijos de ambos, Fernando y Alejandro, y de un amigo de ellos, Nicolás. El único sobreviviente fue Matías Bagnato, en ese entonces de 16 años.

Bagnato habló el jueves ante los jueces de Casación, en el marco de la ley 27.372 de derechos y garantías de las personas víctimas de delitos. En su exposición, contó algunas de las consecuencias que tuvo en su vida la tragedia así como relató que, en caso de que Fructuoso sea liberado, el pasaría a vivir una vida como si estuviera preso.