18 de junio de 2021
18 de junio de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Lo solicitó el titular de la Fiscalía Federal de San Nicolás
Pidieron nuevas declaraciones testimoniales por la muerte del hijo de Menem
Matías Felipe Di Lello solicitó que se cite a Carlos Rukauf, Eduardo Bauzá, Carlos Vladimiro Corach, Oscar Camilion, Hugo Anzorreguy y el Comisario General (retirado) Adrían Pelacchi. Todos ocupaban importantes cargos en el Poder Ejecutivo y la Policía Federal al momento del hecho. También, solicitó que preste testimonio el periodista Jorge Lanata.

El fiscal Federal de San Nicolás, Matías Felipe Di Lello, en el marco de la investigación que se sigue por la muerte de Carlos Menen, el hijo del ex presidente, y del corredor de autos Silvio Oltra, solicitó que se llame a prestar declaración en calidad de testigos al entonces compañero de fórmula electoral de Menem y ex ministro del Interior,Carlos Rukauf; al ex jefe de Gabinete de Ministros Eduardo Bauzá; al ex ministro del Interior Carlos Vladimiro Corach; al ex ministro de Defensa Oscar Camilion; al ex titular de la por entonces Secretaría de Inteligencia del Estado Hugo Anzorreguy, y al comisario general (retirado) Adrián Pelacchi, quien por entonces era el Jefe de la Policía Federal.

Di Lello basó su pedido en la necesidad de “confrontar” esos testimonios con el que dio el ex presidente durante el mes pasado en el despacho del Senado de la Nación, al que señaló de no revestir el carácter de “contundente”. Sin embargo, resaltó la trascendencia de la declaración y del propio Menem como testigo, “no sólo por ser padre de una de las víctimas y querellante en la causa, sino porque especialmente a la época de los hechos e incluso posteriormente por otros cuatro años ejerció la presidencia de la Nación”, lo que había generado en la Fiscalía otras expectativas respecto del nivel de contundencia que podían tener las respuestas brindadas.

De esta manera, buscará preguntarles “respecto de su conocimiento del suceso, sus implicancias, cuál fue la reacción en el día a día del Dr. Carlos Menem [sobre] si efectuó alguna referencia al hecho investigado, dispuso medidas y si existían dudas sobre las circunstancias por las cuales había acaecido -ello en el caso de las personas que por sus funciones necesariamente veían a diario al ex mandatario-“, entre otras cosas.

Si bien en su momento esas personas ya habían prestado testimonio, en esta oportunidad el fiscal Federal de San Nicolás resaltó que la pesquisa se desarrolla “en un contexto jurídico en el cual existen compromisos internacionales asumidos por el Estado -en toda su extensión- y que sin lugar a dudas su cumplimiento exige ahondar, incluso hasta extremos inusitados, la realización de las más amplia y exhaustiva investigación”.

Además, el representante del MPF indicó que el pedido también se justificaba debido a que el escrito presentado por el abogado de Menem para ampliar su declaración tampoco había traído claridad alguna. En un documento “escueto”, el ex primer mandatario del país se limitó a “señalar a la mentada pericia de Gendarmería Nacional como el evento que permite el cambio de postura; […] pericia [que] se remonta por los menos al año 1998 (el testigo/querellante era presidente por aquel entonces) y con anterioridad a las vastas resoluciones judiciales que descartaron oportunamente la hipótesis delictiva del atentado, con lo cual nada novedoso se ha aportado para el análisis de la investigación”.

Por otra parte, Di Lello también solicitó que se le tome declaración testimonial al periodista Jorge Lanata, aunque, desde ya, por razones ajenas a las que motivaron el pedido de los ex funcionarios. Para justificar la medida, el fiscal señaló que el periodista, en su programa de radio “Lanata sin filtro”, “hace unas semanas atrás, con motivo de la nueva notoriedad que adquirió la causa afirmó haber realizado oportunamente una investigación sobre los hechos investigados y que incluso habría desarrollado alguna obra periodística al respecto, siendo su conclusión que la muerte de Silvio Oltra y Carlos Menem (h) era producto de un atentado”.

Con relación a la posibilidad de obtener nueva prueba documental, el representante del MPF solicitó al juez que “contemple la posibilidad de exhortar a la presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández, para que una vez puesta en conocimiento de las particularidades de la investigación desarrollada y recordándole los compromisos asumidos internacionalmente por el Estado con relación a este evento, autorice el acceso a la totalidad de la información de inteligencia que pueda existir sobre la cuestión”.

Finalmente, se requirieron las declaraciones testimoniales de los peritos oficiales que en su momento actuaron en la causa para que expliquen “los procedimientos y métodos utilizados para la producción del dictamen pericial”, que se apartaba de la hipótesis del atentado. Sobre lo relacionado con las pericias, Di Lello indicó que le interesaba que los expertos oficiales se refirieran “a los términos en que fue desarrollado el trabajo con los peritos de parte -Lic. Enrique Prueger y Lic. Roberto Locles-, reuniones que tuvieron, discusiones técnicas que se hayan abordado”, entre otras cosas.

En cuanto al perito aportado por la parte querellante ejercida por Zulema Yoma, indicó que resultaba “público y notorio los desgraciados sucesos que involucraron a Roberto Locles […] en el caso que investiga el asesinato de Mariano Ferreyra, por lo cual habría sido condenado a la pena de un año de prisión”. Por ese motivo, solicitó al juez que certificara ese “extremo como así también los términos de la referida condena, toda vez que resulta posible que de la misma pueda surgir alguna inhabilitación para el ejercicio de su profesión, acorde que los hechos por los que habría sido condenado tuvieron lugar con motivo del supuesto incumplimiento de sus deberes como perito de parte al alterar prueba de vital importancia para la investigación de dicho asesinato”.