04 de marzo de 2024
04 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en abril de 2014
Pidieron prisión perpetua para el acusado de arrojar a su esposa por el balcón
Tanto la Fiscalía como la querella consideraron que Eduardo Adrián Casaballe Colacho cometió un femicidio.

La fiscal de juicio Diana Goral solicitó ayer que se condena a prisión perpetua al hombre que arrojó del balcón de un hotel a su esposa, en abril de 2014. Eduardo Adrián Casaballe Colacho, quien está detenido en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz, también fue acusado por la querella que representa a los familiares de la víctima, Mariela Leites Da Silva, quienes solicitaron la misma pena que la representante del Ministerio Público.

El 28 de abril de 2014, Casaballe Colacho arrojó a su esposa por el balcón del cuarto piso del hotel donde vivían, en Talcahuano 362 y en presencia del hijo de ambos, de tan sólo dos años. Antes, el acusado habría presionado el cuello de la víctima para provocarle una leve inconsciencia. Durante su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°8, Goral destacó el testimonio la médica forense que realizó la autopsia, quién había confirmado en el juicio que Da Silva tenía una lesión interna en el sector izquierdo del cuello y el mentón que no fue producto de la caída. La profesional determinó, a partir de la filmación de una cámara de seguridad, que la joven estaba inconsciente al caer, ya que no realizó ningún tipo de movimiento en sus brazos o piernas, algo que hacen las personas “instintivamente”, incluso en casos de suicidio.

Durante su exposición, la fiscal recalcó que Casaballe Colacho era un “celoso compulsivo” con “personalidad agresiva”. En esa misma línea, en el requerimiento de elevación a juicio realizado por el fiscal de instrucción Lucio Herrera, se señalaron “episodios comprobados de violencia verbal, psicológica, económica y física de parte del imputado hacia la víctima”. Varios testigos declararon que el acusado controlaba todos los movimientos de su esposa y que ni siquiera la dejaba ir sola al baño.

Goral le endilgó el delito de “homicidio doblemente calificado por el vínculo y por haber mediado violencia de género”, en los términos del artículo 80 inciso 1° y 11° del Código Penal, que prevé la pena de prisión perpetua. Este sería el primer caso de femicidio en CABA donde se aplique el doble agravante.

Durante la audiencia, la fiscal hizo un repaso de la normativa y jurisprudencia nacional e internacional que obligan al Estado a prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres. En particular, destacó el deber de actuar en estos casos con “debida diligencia reforzada”, emergente de la Convención Belém do Pará y de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La representante del MPF contó con la colación de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), que aportó un enfoque con perspectiva de género para garantizar la actuación del MPF de acuerdo a los estándares internacionales que rigen en la materia.

Por su parte, la querella acusó por el delito de “homicidio triplemente calificado por el vínculo, por haber mediado violencia de género y por alevosía”. Consideró que era un agravante que el asesinato se haya dado frente al hijo de ambos y también hizo hincapié en el “carácter agresivo” de Casaballe Colacho.

Los jueces Ricardo Basilico, Alejandro Sañudo y Ricardo Larrain escucharán el miércoles los alegatos de la defensa. Durante su declaración indagatoria, el acusado afirmó que se trató de un suicidio.