03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El requerimiento fue presentado por el fiscal Federal, Walter Rodríguez
Santa Fe: solicitaron la elevación a juicio de un productor agropecuario por trata laboral y reducción a la servidumbre
Se trata de Raúl Fabián Sánchez, acusado de haber captado, trasladado y acogido al menos a ochos personas, dos ellas menores de edad, con fines de explotación en un campo ubicado en la ciudad de Helvecia. Las víctimas eran obligadas a trabajar condiciones indignas, con reiterados malos tratos y humillaciones por parte del imputado.

El fiscal Federal ante los Juzgados Federales de Primera Instancia, Walter Rodríguez, solicitó la elevación a juicio de una causa que se le sigue al productor agropecuario Raúl Fabián Sánchez, acusado de haber captado, trasladado y acogido a ocho personas, dos de ellas menores de edad, con fines de explotación laboral. El hecho se habría llevado a cabo en un campo ubicado en la ciudad santafesina de Helvecia. Las víctimas, todas de nacionalidad boliviana, habrían llegado a la Argentina mediante falsas ofertas laborales y abusando de la situación de vulnerabilidad en la que se encontraban al momento de la captación.

El representante del Ministerio Público también le atribuyó al imputado haber reducido a la servidumbre a las ocho víctimas y haber realizado y facilitado el cruce ilegal desde Bolivia hasta Argentina de cinco de las ellas. También, se le imputa haber facilitado la permanencia ilegal de las personas esclavizadas con el fin de obtener un beneficio económico.

Una de las víctimas manifestó: “Sánchez me llevó a la Terminal de Yacuiba y de ahí tomamos un colectivo a la ciudad de Tarija, y de ahí otro rumbo a Bermejo, en la frontera. Nos hizo pasar cruzando un río, después nos hizo subir a otro ómnibus rumbo a Orán, en la provincia de Salta, donde agarramos otro colectivo hacia Córdoba, y después otro a Santa Fe, y de ahí al pueblo de Helvecia. Él fue quien pagó todos los pasajes”.

En la misma línea, otra de las víctimas aseguró: “Cuando acepté, Sánchez contrató un remís que me llevó hasta Bermejo (…) nos hizo pasar por la frontera para ese lado, a través de un río. Después, caminamos casi tres horas para esquivar la aduana y contrató otro auto que nos llevó a la Terminal de Orán. Allí, me pagó el boleto a Rafaela. Al llegar, el hermano de Sánchez, quien se llama Rodrigo, nos fue a buscar en una camioneta, nos llevó a Recreo y nos hizo pasar a su chacra”.

Otros cuatro jóvenes relataron hechos similares y agregaron que Sánchez los acompañó durante todo el viaje en su camioneta.

En el campo, las víctimas fueron obligadas a trabajar en condiciones indignas; sin medidas de higiene y seguridad adecuadas; en un marco de informalidad laboral; sin efectivizar los sueldos y descansos correspondientes; alojados en un galpón del mismo predio en condiciones precarias, y con reiterados malos tratos. La situación quedó en evidencia durante el allanamiento del predio.

“Al otro día de llegar, salimos a trabajar. Como necesitábamos cosas para bañarnos, Sanchez nos dijo que las compremos nosotros. Cuando nos cansábamos y nos poníamos a descansar un ratito nos retaba, nos decía ‘qué mierda hacen, hijos de puta, pelotudos, si siguen parando así van a trabajar día y noche’. Él nunca nos pagó nada. Dormíamos en unas cajas viejas, tipo galpón, los cuartos estaban llenos de ratas, no teníamos baños ni duchas. Teníamos que bañarnos detrás de las casas. Cuando teníamos sed y nos alcanzaban agua Sánchez nos puteaba porque nos decía que quería que muriéramos de sed. Cuando llovía nos sacaba a trabajar con los mismos horarios. Cuando era invierno, salíamos a trabajar toda la noche y al otro día de vuelta”, declaró otra de las personas esclavizadas.

Los hechos

Para el representante del Ministerio Público Fiscal, se encuentra acreditado que el productor agropecuario captó a dos jóvenes de 17 años de nacionalidad boliviana, que abusó de la situación de vulnerabilidad a través una oferta laboral engañosa, a cambio de una suma mensual de aproximadamente $1500 pesos, con una jornada normal, descansos, alojamiento, higiene, entre otros.

Las víctimas fueron localizadas en septiembre de 2013 por personal de la terminal de ómnibus de la ciudad de Trelew, provincia de Chubut, cuando intentaban comprar pasajes sin tener sus documentos. Los jóvenes habían logrado huir del campo santafesino, con la intención de viajar hacia Caleta Olivia, provincia de Santa Cruz, en busca de un familiar.

En esa oportunidad, uno de ellos declaró: “Raúl Sánchez fue a traerme de Bolivia. Fue a mi casa, habló con mis padres, y me ofreció trabajo (…). Nos dijo que iba a pagarnos $1500 al mes por trabajar desde las 7 hasta las 12 y desde las 14 hasta las 17, que la pasaríamos bien, que no trabajaríamos todo el día, que cuando lloviera estaríamos libres, que había baño con ducha, que se iba a hacer cargo de todo si nos enfermábamos. Al principio, no estaba muy convencido pero en ese tiempo estábamos desocupados y con las propuestas que nos hizo me animé”.

En base a ese testimonio, el fiscal Federal de Primera Instancia Nº2 de Santa Fe, Walter Rodríguez, solicitó la orden allanamiento del campo denunciado. En mayo, el Juzgado Federal N°2 de la capital provincial, a cargo de Francisco Miño, resolvió el procesamiento con prisión preventiva del productor agropecuario Raúl Fabián Sánchez.