05 de diciembre de 2022
05 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía Correccional de Distrito de los barrios de Saavedra y Núñez
Un juez pidió que lo investiguen por posible prevaricato y/o abuso de autoridad
Se trata del titular del Juzgado Criminal y Correccional N°60, Luis Schelgel, quien requirió la extracción de testimonios, luego de que la fiscal Claudia Katok cuestionara la liberación impuesta por el magistrado, en un trámite de flagrancia, antes de que se realizara la audiencia de rigor.

El titular del Juzgado Criminal y Correccional N°60, Luis Schelgel, solicitó la extracción de testimonios, para que se investigue su conducta por la presunta comisión de los delitos de prevaricato y/o abuso de autoridad.

La decisión del magistrado se produce en el marco de un trámite de flagrancia, impuesto por un hecho ocurrido el 28 de febrero pasado, en la Avenida Cabildo, cerca de Puente Saavedra, cuando un conductor golpeó a otro, luego de una incidencia de tránsito, lo que le provocó heridas leves. El hecho fue observado por un efectivo policial que se encontraba en el lugar, quien detuvo al agresor.

Al ser consultada, la titular de la Fiscalía Correccional del Distrito de los barrios de Saavedra y Núñez, Claudia Katok, dispuso la imposición del trámite de flagrancia, pero el juez determinó la libertad del acusado, desde la comisaría, y antes de que se realizara la pertinente audiencia. El magistrado basó su accionar en el artículo 152 del Código de Procedimiento Penal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sobre el argumento que es el que debía aplicarse por cuanto resultaba más beneficioso para el imputado.

Cuando finalmente se realizó la audiencia, la fiscal Katok consideró que, si bien no interpondría recurso o nulidad en mérito al principio de economía procesal, dejaba sentada su opinión personal respecto a la inaplicabilidad del ordenamiento local, como así también que se omitió aplicar las disposiciones específicas previstas en la Ley 27.272 de Flagrancia y que “tampoco se consideró el rol del Ministerio Público Fiscal en una cuestión esencial como es la disposición sobre la libertad”.

Al considerar cuestionado su obrar por parte de la fiscalía, el juez Schelgel resolvió extraer testimonios y elevarlos a la Cámara Criminal y Correccional –para que se sorteé el Juzgado interviniente- a fin de que se investigue su accionar por la presunta comisión de los delitos de prevaricato y / o abuso de autoridad.