17 de abril de 2024
17 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El juicio a policías acusados de encubrir el funcionamiento de tres prostíbulos en Flores
Un testigo aseguró que en Doly’s había mujeres explotadas sexualmente
Se trata de uno de los mozos del local, quien describió la modalidad de “pases” que implementaban en el boliche. En total, ya declararon más de 35 testigos y se espera que el próximo lunes declaren los últimos tres. Los imputados integraban la cúpula de la ex Comisaría 38°.

En el marco del juicio oral y público que se le sigue a un ex comisario, dos ex subcomisarios y un ex subinspector que integraban la cúpula de la Comisaría 38° de la Policía Federal Argentina (PFA), acusados de encubrir el funcionamiento de tres prostíbulos ubicados en el barrio porteño de Flores, declaró ayer el mozo de uno de los locales, “Doly’s”, que aseguró que en el boliche explotaban sexualmente a mujeres.

Los cuatro ex policías están acusados de fraguar actas de inspección y declaraciones testimoniales en procedimientos policiales con el fin de brindar cobertura legal para el funcionamiento de los prostíbulos “Doly’s”, “Fama” y “Envidia”. En el debate interviene la Fiscalía General N°20 ante los Tribunales Orales en lo Criminal. El juicio oral y público comenzó el 1° de marzo y a lo largo de las audiencias declararon más de 35 testigos. Se espera que el próximo 15 de abril lo hagan los últimos tres.

El testigo dijo ante el Tribunal Oral Criminal Nº20 que para enero del 2009 primero trabajó en la caja del bar, luego como mozo y después como presentador de los shows que se realizaban. Cuando la fiscalía le pidió detalles acerca de cómo funcionaba el lugar, el testigo aseguró: “Era un boliche de la noche, como todos los que había en Flores, donde trabajaban las chicas con su cuerpo. Tomaban una copa con el supuesto acompañante de ese momento, le pagaban la copa a la chica y se iban al hotel de al lado”. Además, señaló que había un hombre que anotaba en un cuaderno la hora en que las mujeres se iban y regresaban.

A su vez, relató que los denominados “clientes” le pagaban a uno de los encargados y que, una vez finalizado el día, “se les pagaba a las chicas lo que correspondía, dependiendo de los pases que habían hecho”.

El hombre continuó su declaración y afirmó que todo el barrio sabía acerca del funcionamiento de Doly’s, al igual que el personal de la Comisaría N°38. “Venían un montón de policías, se sentaban con el dueño. Había una mesa, me decían ‘servime tres café, un whisky, un gancia’, y era toda una ronda de gente que yo no conocía. Seguramente eran amigos del dueño, porque se reían, se embromaban.  También siempre había gente conocida del ambiente artístico”.

Testigos recordaron una multiplicidad de allanamientos

En esa misma línea, hace dos semanas declaró otro mozo pero del local “Envidia”, quien indicó que "el lugar, que sigue en funcionamiento, está abierto desde las 22 hs hasta las 5 o 6 am".

Otra testigo que declaró a lo largo de las audiencias fue la psicóloga y directora del Programa Nacional de Rescate de Víctimas de Trata de Personas, Zaida Gatti. La licenciada aseguró que una noche de marzo de 2011 se realizaron 47 allanamientos en el marco de lo que denominó un “megaoperativo” en distintos locales ubicados en los barrios porteños de Flores, Recoleta y Microcentro. “Tenía que ver con la identificación de posibles víctimas del delito de trata de personas”, detalló.

“Eran locales de todo tipo: bares, locales bailables, casas particulares. Esos casos llegaron a través de denuncias anónimas a la entonces UFASE (ahora Protex), que permitieron conectar todos esos locales con hoteles cercanos”, detalló la licenciada.

"En todos los allanamientos me encontré con mujeres en situación de explotación sexual", aseveró la especialista Zaida Gatti.

Y continuó: “Esa noche intervino personal de Prefectura y Gendarmería. Estuve en ocho o nueve locales y en todos los allanamientos me encontré con mujeres en situación de explotación sexual ya que tenían que dejarle un porcentaje de los denominados ‘pases’ a los respectivos dueños de los locales. Tenía conocimiento de un local llamado ‘Envidia’, porque se había allanado en otras ocasiones también, y lo mismo con otros llamados ‘Fama’ y ‘Doly’s. Este último se intervino más de cinco veces seguro. Llegaron a ser tres durante un mismo año”.

En la misma audiencia que Gatti declaró un vecino de la zona que fue testigo de uno de los allanamientos sobre la calle Argerich y aseguró que el local tenía un pasillo largo y una barra. “Supongo que era un prostíbulo porque había mujeres ‘trabajando’”, reflexionó. En esa línea, ese día también dio su testimonio el jefe del Departamento de Inspección de la Dirección General de Migraciones, quien refirió que participó de varios procedimientos junto a personal de la Comisaría N°38. “A Doly’s fui una vez y había mujeres ‘trabajando’ en el local. Labramos actas por las personas extranjeras que se encontraban en el lugar. En ‘Envidia’ también había mujeres que ‘trabajaban’ como ‘alternadoras’ o ‘coperas’”, manifestó.