23 de julio de 2024
23 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En julio de 2015 fue asesinada de un disparo en la cabeza
La madre de Micaela Gaona refirió los antecedentes de violencia de género que sufrió la víctima hasta el femicidio
La mujer prestó testimonio por videoconferencia desde Londres, gracias a las gestiones realizadas por la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra la Mujer (UFEM) y la Dirección de Cooperación Internacional y Regional del MPF. Interviene la fiscal Dafne Palópoli.

En el marco del debate oral y público seguido a Alexis Manuel Arzamendia por el femicidio de Micaela Gaona, la madre de la víctima, Lidia Gaona, brindó ayer su testimonio por videoconferencia desde Londres, donde se encuentra detenida. Ante las preguntas de las partes, la mujer relató cómo fueron los días desde que vio por última vez a su hija, el miércoles 22 de julio de 2015 al mediodía, hasta que encontraron su cuerpo, el viernes 24.

La declaración fue posible gracias a las gestiones realizadas por la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra la Mujer (UFEM) y la Dirección de Cooperación Internacional y Regional del MPF -a cargo de Mariela Labozzetta y de Diego Solernó, respectivamente-, que por disposición del Tribunal llevaron a cabo la confección y diligenciamiento del pedido de asistencia jurídica internacional al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y la coordinación con el área técnica del Consejo de la Magistratura de la Nación.

Lidia Gaona recordó que ese mismo miércoles su hija le dijo: “Mami, yo me voy a separar de él, estoy cansada, por cualquier cosa me pega”. Afirmó que en los días previos su hija le había manifestado que estaba cansada y agobiada de la relación, y que quería separarse. Le contaba a su madre que ella trabajaba todo el día y que si llegaba un minuto tarde, él le hacía escenas de celos, la hostigaba y perseguía.

“Mami, me amenazó de muerte, dijo que voy a ser de él o de nadie más”, le había dicho Micaela a su madre en los días previos.

“Mami, me amenazó de muerte, dijo que voy a ser de él o de nadie más”. Con esta frase, Lidia explicó los antecedentes de violencia que sufría Micaela, no sólo física sino también psicológica. Expuso que Micaela y Arzamendia tuvieron una relación de dos años y medio, y que al principio Alexis se comportaba bien, pero que luego comenzó a mostrar indicios de violencia contra su hija.

La audiencia se celebró ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°25, con la intervención de la fiscal Dafne Palópoli, los abogados representantes de la querella Gabriela Carpineti y Nahuel Berguier, y la Coordinadora de Litigio Estratégico de UFEM, Agustina Calabró.

El femicidio ocurrió en la madrugada del jueves 23 de julio en 2015, en el domicilio que compartían la víctima y el acusado, junto al hijo que tenían en común, en el barrio Loma Alegre de la Villa 21-24.

Arzamendia está acusado de haberle disparado a la víctima en la cabeza con un arma de fuego calibre 32, a una distancia superior a los 50 centímetros, en el momento que Micaela se encontraba acostada en la cama.

Tras el crimen, el imputado llevó a su hijo a lo de la madre de la Micaela, aduciendo que la víctima había salido. Después se dio a la fuga y finalmente fue capturado, pocos días después, en Entre Ríos.  El cuerpo de Micaela fue encontrado el viernes 24 cuando los vecinos alertaron a la Gendarmería que de la casa emanaba un fuerte olor.

El imputado llegó a juicio oral por el delito de “homicidio calificado por haber sido cometido en perjuicio de una mujer con la que mantenía una relación de pareja, por mediar violencia de género y mediante el uso de un arma de fuego”. En el debate se lo juzga también por el homicidio de un joven de 18 años ocurrido el 20 de enero de 2013 en California y Luna, en la Villa 21-24, junto a un hombre que permanece prófugo.