04 de octubre de 2022
04 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La versión oficial indicaba que fueron asesinados en supuestos enfrentamientos
Chaco: exhumarán los cuerpos de dirigentes de las Ligas Agrarias
Fue solicitado por la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal de Resistencia que mediante un trabajo de reconstrucción de lo sucedido basándose en testimonios de víctimas y familiares, llegó a la conclusión de que las víctimas fueron ejecutadas

El Juzgado Federal  de Resistencia ante una solicitud de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal de resistencia ordenó la exhumación de los cuerpos de quienes fueran los dirigentes de las Ligas Agrarias del Chaco , Raúl Gomez Estigarribia y Carlos Servando Picoli ; para el estudio por parte del Equipo de Antropología Forense a fin de determinar las causas de las muertes.

Después de un exhaustivo trabajo de reconstrucción de lo sucedido basándose en testimonios de víctimas y familiares, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal de Resistencia llegó a la conclusión de que las víctimas fueron ejecutadas, e impulsó un requerimiento por  los homicidios de Raúl Eduardo Gómez Estigarribia y Carlos Picoli, quienes fueron ejecutados  intentando encubrir el hecho en supuestos enfrentamientos, y de Juan Sokol producido durante la tortura en la Alcaidía de Saenz Peña. También, pidió investigar los casos de las desapariciones forzadas de Carlos Hector Orianski, Secundino Taco Vallejos y Armando Molinas.

Además, la Fiscalía pudo reconstruir luego de una paciente investigación, la detención y desaparición de Hugo Vocouber y Luis Fleitas a su ingreso al país en el aeropuerto de Mendoza en los marcos de la denominada contraofensiva en el año 1980. Esta causa se remitió recientemente por cuestiones de competencia al Juzgado Federal de San Martin provincia de Buenos Aires donde se concentra  todos los casos vinculados a contraofensiva.

En dialogo con Fiscales, el fiscal federal Diego Jesus Vigay señaló que “con datos muy puntuales demostramos que tanto Gómez Estigarribia como Picoli estaban desarmados y que no murieron en un supuesto enfrentamiento sino que fueron ejecutados”. Y agregó que “en el caso de Gómez Estigarribia lo declaró el represor que lo trasladó hasta el lugar en el que fue asesinado, una pequeña localidad llamada Corcuera.

En el caso de Picoli, el Vigay aseguró que “en la autopsia dice que la muerte le fue ocasionada por una herida de arma de fuego en el cráneo, con orificio de entrada y de salida que según los peritos es muy extraño que sea provocada en un enfrentamiento”.

La herida es de bala de grueso calibre  con orificio de entrada en el occipital derecho y de salida en el parietal izquierdo, producido de abajo hacia arriba por bala. Su muerte fue en las cercanías de la ciudad de Saenz Peña, en un camino vecinal de la zona rural.