07 de julio de 2022
07 de julio de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal federal Flavio Ferrini y el fiscal ad hoc Juan Martín García intervendrán en el debate
Corrientes: comienza el juicio por la desaparición forzada del estudiante Eduardo “Pata” Acosta
La víctima, de 17 años, fue secuestrada de su domicilio en Paso de los Libres el 22 de marzo de 1976. Por el hecho serán juzgados dos ex militares que prestaron servicios en el Destacamento de Inteligencia 123 y un ex policía provincial. En 2012 se elevó a juicio una primera parte de la causa, que derivó en una condena a 16 años de prisión para el represor Angel Portillo.

El Tribunal Oral Federal 1 de Corrientes comenzará a juzgar desde el próximo lunes la responsabilidad de dos ex militares -Héctor Mario Filippo y Carlos Faraldo- y un ex policía provincial -José Peralta- por el secuestro y desaparición del estudiante Eduardo “Pata” Acosta, hecho que tuvo lugar en las vísperas del golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976 y por el que, en un primer tramo de la causa elevado en 2012, resultó condenado el represor Angel Raúl Portillo. Un cuarto imputado, el ex jefe del Segundo Cuerpo del Ejército Genaro Díaz Bessone, fue apartado del proceso por problemas de salud. El Ministerio Público Fiscal estará representado por el fiscal federal Flavio Ferrini y el fiscal ad hoc Juan Martín García.

Eduardo Acosta, por entonces de 17 años, fue violentamente sustraído de su domicilio familiar ubicado en la ciudad de Paso de los Libres, provincia de Corrientes, durante la madrugada del 22 de marzo de 1976, rápidamente subido a un vehículo y trasladado a un centro de detención. Según se logró acreditar durante la investigación, principalmente a través de una gran cantidad de testimonios, falleció como consecuencia de los tormentos a los que fue sometido durante los interrogatorios.

El rol de los imputados

En el marco de la distribución jurisdiccional implementada por el aparato represivo, la provincia de Corrientes dependía de la Zona II a cargo del Comando del Segundo Cuerpo de Ejército (Rosario), cuyo jefe era Díaz Bessone. A su vez, la provincia estaba comprendida en las subzonas 23 y 24 del Segundo Cuerpo de Ejército, en tanto que en la ciudad de Paso de los Libres  las fuerzas militares actuantes se hallaban distribuidas bajo el área 243, donde actuaban el Regimiento de Infantería 5, el Grupo de Artillería III y el Destacamento de Inteligencia 123, siendo ejercida la jefatura del área por el Jefe del Regimiento de Infantería 5.

Al momento de los hechos, uno de los imputados, Héctor Mario Filippo, prestaba servicio en el Destacamento de Inteligencia 123 de Paso de los Libres con el grado de Teniente Primero. El acusado Carlos Faraldo también se desempeñaba para aquella época en el Destacamento de Inteligencia 123, aunque como personal civil. Ambos deberán responder como partícipes, en calidad de coautor, por división de funciones y de integrante en el caso de la asociación, por los delitos de privación ilegítima agravada de la libertad, cometida por funcionarios públicos, mediando violencia y amenazas, agravada por la calidad de la víctima -perseguido político-, en concurso real con los delitos de tormentos, desaparición forzada de personas, y asociación ilícita.

El restante imputado, José Alsacio Peralta, prestaba servicios en la Comisaría Departamental Paso de Los Libres, donde actuaba como oficial de enlace entre la Policía de Corrientes y el Ejército. Deberá responder por el delito de encubrimiento agravado.

Cuando se produjo el secuestro y desaparición de Acosta, el Destacamento de Inteligencia 123 de Paso de los Libres se encontraba a cargo de Angel Raúl Portillo. El 27 de agosto de 2012, el Tribunal Oral Federal 1 de Corrientes lo condenó a 16 años de prisión como autor penalmente responsable de la privación ilegal de la libertad, agravada por la comisión con violencia y por el tiempo de duración, en concurso real con el delito de asociación ilícita .