04 de agosto de 2020
04 de agosto de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Unidad de DDHH de esa jurisdicción
Juicio a la Triple A en Bahía Blanca: esta semana comienza a tratarse el caso de David "Watu" Cilleruelo, asesinado en la Universidad Nacional del Sur
En las próximas audiencias prestarán declaración testigos del crimen del dirigente estudiantil, cometido en abril de 1975 frente a una multitud de estudiantes que circulaba por la institución para inscribirse a las materias.

El jueves y viernes de esta semana continuará en Bahía Blanca el juicio a cuatro integrantes de la Triple A, por el que en representación del Ministerio Público Fiscal intervienen el fiscal general Miguel Ángel Palazzani -quien lo hará en forma virtual y remota desde Neuquén- y el auxiliar fiscal Pablo Vicente Fermento.

En la segunda jornada de declaraciones testimoniales comenzarán a ser escuchados los testigos del caso de David Hover “Watu” Cilleruelo, el estudiante de Ingeniería, militante de la Federación Juvenil Comunista y presidente de la Federación Universitaria del Sur que fue asesinado en los pasillos de la Universidad Nacional del Sur (UNS). Las audiencias están fijadas para comenzar a las 9 de la mañana y serán trasmitidas en vivo a través del canal de YouTube de la UNS, institución que además reviste el carácter de querellante en la causa.

Crimen en la facultad

De acuerdo con el requerimiento fiscal de elevación a juicio, en la mañana del 3 de abril de 1975 Cilleruelo se encontraba con sus compañeros de militancia repartiendo volantes de convocatoria a una asamblea universitaria, cuando fue abordado por tres integrantes de la organización criminal investigada. Uno de ellos disparó su arma de fuego sobre la cabeza de la víctima, frente a una multitud de estudiantes de todas las carreras que circulaba en el edificio durante uno de los dos días de inscripción general en las materias.

Los tres ejecutores -entre quienes se identificó a Raúl Alberto Aceituno-  formaban parte del grupo armado que actuaba bajo las órdenes del diputado nacional y jefe de la CGT local Rodolfo Ponce, reconocido por los ciudadanos de Bahía Blanca como la AAA, y formalmente contratado por el rector interventor Remus Tetu para operar en la universidad.

Según la investigación, para cumplir con la orden criminal aquel día los perpetradores partieron desde el rectorado en el vehículo oficial del rector, hacia el edificio universitario central de Av. Alem 1253, localizaron a Cilleruelo en el ala de ingeniería y, tras darle muerte, regresaron al rectorado en el mismo automotor. Cilleruelo murió una hora más tarde, luego de ser trasladado por dos compañeros al hospital municipal.

Homicidios con una característica en común

Los imputados de formar parte de la asociación ilícita son –además de Aceituno– Juan Carlos Curzio, Héctor Ángel Forcelli y Osvaldo Omar Pallero. A la organización criminal se le atribuyen otros 23 homicidios alevosos ejecutados en la zona entre septiembre de 1974 y diciembre de 1975, que presentan como característica común el acribillamiento y abandono de los cadáveres junto a caminos vecinales.

Entre las víctimas figura Luis Jesús “Negrito” García, de 18 años, albañil, delegado de obra y militante del Frente Antiimperialista por el Socialismo. García fue secuestrado de su hogar en la madrugada del 22 de septiembre de 1974 y encontrado sin vida horas más tarde en las cercanías de la ruta 3.

Otro de los casos del juicio es el de Carlos Alberto “Pelado” Davit, de 26 años de edad, estudiante de contador y militante de la Juventud Universitaria Peronista, oriundo de Guatraché. Secuestrado en una pensión de estudiantes la noche del 19 de noviembre de 1975, su cadáver acribillado fue hallado colgando de una pierna de un puente sobre otro tramo de la misma ruta.