24 de junio de 2018
24 de junio de 2018 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Fue remitido por la Conferencia Episcopal Argentina
La Unidad especializada en apropiación de niños recibió un libro de registro de bautismos en la ESMA
El área a cargo del fiscal general Pablo Parenti había solicitado el envío de la información en enero. El material contiene las anotaciones de más de un centenar de ceremonias que tuvieron lugar entre 1975 y 1984, en la capilla ubicada en el centro clandestino de detención.

La Unidad especializada para casos de apropiación de niños durante el terrorismo de Estado recibió hoy un libro en el que constan 127 bautismos que tuvieron lugar entre 1975 y 1984 en la capilla de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

La entrega fue realizada por la Conferencia Episcopal Argentina, luego de que la dependencia del Ministerio Público Fiscal que encabeza el fiscal general Pablo Parenti le remitiera un oficio el 12 de enero. En esa comunicación, la unidad especializada le solicitó el envío de copia certificada del libro a raíz de la difusión de noticias que mencionaban su existencia, con los registros de los niños que fueron bautizados en ese período. El Episcopado había adelantado este martes, en un comunicado, que haría entrega del material a la Unidad y al juez federal Sergio Torres.

Parenti explicó que los registros contenidos en el libro servirán como material para investigar si corresponden a niños o niñas que fueron apropiados. La existencia del centro y la maternidad clandestina en la ESMA ya fue acreditada, por ejemplo, en el fallo de 2012 del Tribunal Oral Federal N°6 en la causa conocida como “Plan Sistemático”. Al término del debate oral y público, los jueces condenaron a Jorge Rafael Videla,  Antonio Vañek, Jorge "El Tigre" Acosta, Santiago Omar Riveros, Reynaldo Benito Bignone, Víctor Gallo, Juan Antonio Azic, Jorge Luis Magnacco e Inés Susana Colombo. En 2014, la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal confirmó la sentencia y amplió las penas impuestas y condenó a Eduardo Alfredo Ruffo y Rubén Oscar Franco, que habían sido absueltos en primera instancia.