03 de agosto de 2020
03 de agosto de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En los tribunales orales en lo Penal Económico
Avanza el juicio a una pareja por contrabando de éxtasis y homicidio
Hasta el momento declararon 24 testigos. La imputación incluye, entre otros hechos, el homicidio de una mujer utilizada como “mula”, a quien se habría privado de atención médica luego de que parte de las cápsulas que había ingerido se abrieran dentro de su estómago. Su cuerpo fue abandonado en Villa Devoto, en julio de 2017.

Dasman Hendrik y su pareja Danilcia Contreras De León son juzgados por el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº2 por contrabando de estupefacientes y el homicidio de una mujer utilizada para transportar cápsulas con éxtasis. De acuerdo a la acusación, los imputados habrían privado de atención médica a la víctima, lo que habría provocado su muerte, y luego abandonado en el barrio porteño de Villa Devoto. En el debate interviene el fiscal general Marcelo Agüero Vera, titular de la Fiscalía General Nº1 del fuero, el fiscal de la PGN Santiago Roldán y la Dirección General de Aduanas como querellante.

El juicio comenzó hace dos semanas. En la última audiencia de la semana pasada declararon testigos civiles que participaron del procedimiento de detención de los imputados y del allanamiento al departamento en Lomas del Mirador, provincia de Buenos Aires, donde vivían. Además, hicieron lo propio una asistente social y la dueña de la propiedad que alquilaba Dasman. El requerimiento de elevación a juicio lo realizó el fiscal federal Ramiro González; sin embargo, el caso pasó a la justicia en lo penal económico por planteos de competencia. Los acusados se encuentran bajo prisión preventiva.

La investigación                                                                                                           

El MPF le imputa a Dasman y a su pareja haber formado parte de una organización transnacional dedicada al contrabando y comercio de estupefacientes y que, durante el accionar propio de esa banda, habrían privado de atención médica a Miriam Natalie Alencar Da Silva - quien habría sido utilizada como “mula”- a fin de lograr la “impunidad” de sus actividades provocando su muerte. Además, a Dasman se le endilga haber encubierto el cambio de chapas patentes de su automóvil Peugeot 206  para ocultar evidencias que pudieran relacionarlo con la muerte de la mujer.

La causa comenzó  a raíz de un correo electrónico remitido por el Ministerio del Interior de la República Oriental del Uruguay -más precisamente, por la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas - Delegación Aeropuerto Internacional de Carrasco-,  a la División Precursores Químicos y Drogas Emergentes de la Policía Federal Argentina, por medio del cual se proporcionaron datos sobre el funcionamiento de una organización dedicada al narcotráfico. El jefe de esa banda sería Dasman.

El imputado tendría  contactos en Bélgica y Holanda, en tanto que un hombre y su tío serían los encargados de enviar éxtasis  a través de  “mulas” utilizando para ello el aeropuerto mencionado y el Puerto de Montevideo, como así también serían quienes recibían cocaína enviada, también por “mulas”, por parte de Dasman.

Según la denuncia del Ministerio del Interior de Uruguay, el imputado contaba con un laboratorio, ubicado en Lomas del Mirador, provincia de Buenos Aires, donde prepararía éxtasis y contaba, además, con un depósito con ocho mil comprimidos de esa sustancia con el logo “Armani"

Reunida toda la información, la justicia ordenó a la División Precursores Químicos y Drogas Emergentes de la Policía  Federal Argentina  una serie de medidas como el registro de entrada y salida de llamadas, correspondientes al teléfono del imputado Dasman. Se realizaron allanamientos y se logró secuestrar pastillas de éxtasis, dinero en diferentes monedas (euros, dólares, pesos y reales) y  documentación sobre giros efectuados al exterior. El MPF analizó las declaraciones de testigos, informes labrados por la policía especializada, documentación de interés para la investigación y las declaraciones que brindaron los imputados oportunamente.

El Cuerpo Médico Forense señaló que el fallecimiento de la mujer fue por congestión y edema pulmonar, y que llevaba 66 cápsulas envueltas en cinta negra, dos de la cuales estaban parcialmente abiertas.

La muerte de la mujer

El 2 de julio de 2017, alrededor de las 21, vecinos del Pasaje Ibarraola al 3500, en el barrio porteño de Villa Devoto, encontraron el cuerpo sin vida de una mujer. Tras analizar las cámaras de seguridad de los domicilios cercanos al lugar se pudo determinar que una hora antes un Peugeot 206 con dos hombre estacionó allí, y que el sujeto que ocupaba el asiento del acompañante bajó del vehículo, sacó del asiento trasero el cuerpo de la joven y lo dejó abandonado contra el cordón de la vereda.

En el caso intervino la Fiscalía Criminal y Correccional Nº25, a cargo de Martín Mainardi. Al practicarse la autopsia sobre el cuerpo de la mujer, el Cuerpo Médico Forense señaló que el fallecimiento se produjo por congestión y edema pulmonar y que en el intestino de la joven se encontraron 66 cápsulas envueltas en cinta negra  -dos de la cuales estaban parcialmente abiertas   que fueron remitidas junto a dos comprimidos amarillentos extraídos del estómago al Laboratorio Toxicológico, para su análisis.

En este contexto, el fiscal Mainardi encomendó a personal de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad una serie de tareas de investigación, a fin de identificar el vehículo desde el que descartaron el cuerpo y a sus ocupantes. El caso avanzó. La hermana de la víctima relató cómo fueron los hechos. Miriam llegó a Buenos Aires  en un vuelo proveniente de Brasil. En Belem Do Pará la víctima ingirió las cápsulas y cuando llegó a destino expulsó sólo 28.

Estuvieron alojadas en un hotel de Monserrat y luego en el domicilio de un hombre apodado “Eli” –quien resultaría ser Dasman- que las buscó allí porque su hermana se sentía mal.  La salud de Miriam empeoró y pidieron ayuda. “Eli”, junto a otro hombre, las trasladó a un hospital donde la testigo se bajó del auto para buscar ayuda para su hermana. Al regresar a buscar el auto en el que había quedado su hermana junto al ahora acusado advirtió que ya no estaba,  perdiendo así todo contacto con ambos. Luego fue hallado el cuerpo de Miriam en Villa Devoto.