02 de abril de 2020
02 de abril de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervinieron oportunamente en la extradición la Fiscalía Federal N°12 y la PROCUNAR
Condenaron a “Mi Sangre” en Estados Unidos por asociación ilícita para distribuir estupefacientes
Henry de Jesús López Londoño fue extraditado desde Argentina, en noviembre de 2016. Ahora, un jurado de Miami lo encontró culpable por narcotráfico y podría enfrentar una pena de prisión perpetua.

El pasado 14 de marzo, un jurado de la ciudad estadounidense de Miami encontró culpable a Henry de Jesús “Mi Sangre” López Londoño de los cargos de conspiración para cometer delitos de distribución de sustancias controladas. La sentencia fue diferida para el 30 de mayo y el acusado enfrentaría una pena de prisión perpetua. El anuncio fue oficializado por el fiscal del Distrito Sur de Florida, Benjamin G. Greenberg, y el agente de la Drug Enforcement Administration (DEA) en Miami, Adolphus P. Wright.

Según la acusación de la fiscalía estadounidense, los hechos atribuidos a López Londoño, habrían ocurrido entre octubre de 2006 y febrero de 2013, cuando se llevaron a cabo diversas reuniones para gestionar el envío de cargamentos desde Colombia a Estados Unidos, con paso previo por Costa Rica y Panamá, en el marco de las actividades desarrolladas por la organización criminal colombiana “Los Urabeños”.

En declaraciones públicas, el fiscal de Distrito Sur de Florida, agradeció la colaboración que brindó la Argentina a la justicia estadounidense y resaltó que “el enjuiciamiento de Henry de Jesús López Londoño es el resultado de una cooperación internacional extraordinaria”, que refleja “años de arduo trabajo, compromiso y perseverancia de nuestros socios colombianos, argentinos y de las fuerzas del orden de los EE.UU. para frenar el flujo de cocaína en los Estados Unidos y llevar ante la justicia a un importante narcotraficante internacional”.

Detención y extradición

El procedimiento comenzó a partir de la nota diplomática N°395, cursada a la Cancillería argentina por la Embajada de los Estados Unidos de América a fin de solicitar la detención preventiva de López Londoño, por un cargo de conspiración para distribuir una sustancia controlada (cinco kilos o más de cocaína), a sabiendas de que se importaría ilegalmente a ese país.

Cancillería remitió entonces al Juzgado Federal N°5 la solicitud de arresto y el 27 de abril de 2012 se ordenó la captura con fines de extradición de "Mi Sangre". Además, el 31 de mayo siguiente, el juez Norberto Oyarbide dispuso que la causa pasara a tramitar ante el Juzgado Federal N°2, a cargo de Sebastián Ramos, quien intervenía en una investigación criminal conexa que se había iniciado con anterioridad.

Finalmente, en la noche del 30 octubre de 2012, por orden del juzgado interviniente, personal de la Dirección General de Contrainteligencia de la Secretaría de Inteligencia de la Presidencia de la Nación, detuvo a López Londoño, cuando cenaba en un restaurant de la localidad bonaerense de Pilar.

En mayo de 2016, con la intervención del entonces responsable de la Fiscalía Federal N°12 de la Capital Federal, Patricio Evers, y del titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), Diego Iglesias, se celebró una audiencia por el proceso de extradición. En la misma, y de acuerdo a los argumentos postulados por los representantes del Ministerio Público Fiscal, el juez Ramos resolvió que era procedente la extradición de López Londoño a los Estados Unidos, para que fuera juzgado allí por la presunta “conspiración para cometer delitos de distribución de sustancias controladas”, lo que en nuestra legislación equivale al delito de confabulación.

La defensa de López Londoño presentó una serie de recursos ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que fueron desestimados –el 13 de septiembre de 2016- por los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, en consonancia con los fundamentos del dictamen del procurador fiscal ante la CSJN, Eduardo Ezequiel Casal, quien opinó en favor de la procedencia de extraditar al ciudadano colombiano a los Estados Unidos, para que sea juzgado allí.