21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el juicio intervino el fiscal general en lo Penal Económico Marcelo Agüero Vera
La fiscalía logró condenas de hasta 12 años para acusados de contrabandear dos toneladas de cocaína líquida
El Tribunal Oral en lo Penal Económico N°1 le impuso penas a tres acusados de integrar una banda que exportó la sustancia oculta en dos transformadores interceptados en Puerto Progreso, México. Uno de ellos, además, fue juzgado por el intento de homicidio de un gendarme durante un allanamiento realizado en su vivienda, en 2014.

El Tribunal Oral en lo Penal Económico N°1 dictó condenas de hasta 12 años de prisión para tres acusados de contrabandear más de dos toneladas de cocaína líquida, al término del juicio oral y público en el que intervino el fiscal general Marcelo Agüero Vera en representación del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

La sentencia, del 4 de noviembre pasado, le impuso penas de 12, 9 y 5 años y medio de prisión a César Miranda Cornejo, Matías Faubel y Maximiliano Larre, respectivamente. En coincidencia con Agüero Vera, los magistrados consideraron que la conducta de los ahora condenados estuvo doblemente agravada, por tratarse de drogas elaboradas que estaban destinadas a ser comercializadas y la cantidad de personas que intervinieron en el hecho, tal como está previsto en las disposiciones penales del Código Aduanero -artículos 864, inciso d; 865, inciso a y 866, segundo párrafo- y el artículo 45 del Código Penal, en concurso real con el delito de confabulación -según el artículo 29 bis de la ley 23.737-. Miranda Cornejo también fue juzgado por el intento de homicidio de un cabo de la Gendarmería Nacional durante un allanamiento en 2014, contra quien efectuó una serie de disparos desde el interior de la vivienda e hirió en su brazo derecho.

El hecho

En abril de 2014, en la zona aduanera de Puerto Progreso, México, se secuestraron más de dos toneladas de cocaína líquida que se encontraba en dos transformadores eléctricos trifásicos de 1.600 y 2.000 KVA. Los equipos habían sido despachados desde el Puerto de Dock Sud, Avellaneda, con destino final a la ciudad de Puebla, en el estado homónimo de México, y arribado a aquella zona aduanera a bordo del buque MSC Michaela en el interior de un contenedor, tras sortear todos  los controles administrativos y de seguridad previstos por la legislación de la Argentina y de México. La sustancia estupefaciente había logrado pasar las inspecciones gracias a un sofisticado y novedoso método de ocultamiento.

Las penas dictadas por los jueces coincidieron con las requeridas por Agüero Vera -quien había solicitado 9 años para Faubel, 12 para Miranda Cornejo y 5 años y medio para Larre-, a excepción del acusado Alejandro Llera: el fiscal general había solicitado que se le impongan 7 años, pero el Tribunal lo absolvió.

Por otra parte, Carmelo Curatola y Alcides Gerola llegaron a la instancia de debate imputados como partícipes necesarios del delito de contrabando doblemente agravado. Como el fiscal general no formuló acusación respecto de ellos, también resultaron absueltos por el tribunal.