01 de junio de 2020
01 de junio de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Se formalizó la investigación preparatoria
Primera acusación en Salta por la violación del aislamiento obligatorio
Fue en una audiencia realizada ayer respecto de dos hombres, en el marco de una imputación por el transporte de 20 kilos de cocaína. El fiscal federal Marcos Romero, a cargo de la Sede Fiscal Descentralizada de Tartagal, presentó los hechos y las pruebas que integraron la imputación. Los acusados intentaron escapar cuando se toparon con un operativo de Gendarmería por el Coronavirus.

La Sede Fiscal Descentralizada de Tartagal concretó ayer la primera audiencia de formalización de la investigación preparatoria para imputarle a dos hombres el transporte de 20 kilos de cocaína y la violación del aislamiento preventivo y obligatorio ordenado por el Poder Ejecutivo de la Nación, a través del DNU 297/2020.

En un marco inédito, tanto por la calificación jurídica escogida como por las medidas de seguridad sanitarias que se aplican ante lo dispuesto para combatir la propagación del virus COVID-19, el fiscal federal Marcos Romero formuló la acusación, de acuerdo a los artículos 254 y 258 del Código Procesal Penal Federal, por la infracción a la ley 23.737 y según lo establecido en el artículo 4 del citado decreto presidencial, que habilita la intervención de la autoridad competente ante el incumplimiento del aislamiento obligatorio.

Con barbijos y sin la presencia física del juez Carlos Martínez Frugoni -del Juzgado de Garantías de Tartagal-, quien dirigió la audiencia por vía telefónica dado que por su edad está exceptuado de estar presente, la audiencia se inició con la acusación por parte de la fiscalía.

Patrullaje, fuga y detención

Romero refirió que los dos acusados fueron detenidos tras una persecución realizada por personal del Escuadrón 20 Orán de Gendarmería Nacional, quienes el 20 de marzo pasado, alrededor de las 6.40, mientras se desplazaban sobre la ruta nacional 50, a la altura del acceso a la localidad de Hipólito Yrigoyen, advirtieron que circulaba una camioneta oriunda de la provincia del Chaco, de acuerdo a la información que surgió de la base de datos con que cuenta esa fuerza federal.

Los gendarmes, según lo expuesto por el fiscal, realizaban tareas de patrullaje en el contexto del “Operativo COVID-19”. Y en razón a que, entre las medidas dispuestas al respecto, se exige el control y revisación de vehículos que provengan de otras provincias, los agentes encendieron las balizas e hicieron sonar la sirena del móvil para indicar al conductor del vehículo que debía detenerse y así efectuar el control respectivo. Como respuesta a tal indicación, quienes circulaban en la camioneta VW Amaraok realizaron una brusca maniobra e ingresaron a la localidad de Yrigoyen, con la clara intención de eludir el control. El personal de Gendarmería, a su vez, emprendió una persecución que se extendió nuevamente sobre la ruta nacional, ya que el vehículo volvió desde la localidad nombrada hacia esa vía.

Con la camioneta en fuga hacia Orán, los gendarmes alertaron al control policial provincial ubicado en el acceso de esa ciudad, que se alistaron para detenerla. En el trayecto, los gendarmes observaron que, desde el vehículo, sus ocupantes arrojaron bultos o bolsas hacia el costado de la ruta.

Más adelante, antes de toparse con el control policial, la camioneta frenó bruscamente y se detuvo en la banquina. En seguida, personal de Gendarmería se acercó y logró reducir a los ocupantes, y se corroboró que se trataba de tres hombres, uno de los cuales se resistió y logró internarse en un cañaveral de la zona.

Uno de los gendarmes intentó darle alcance, pero no pudo retenerlo. No obstante, redujeron a los otros dos hombres, que fueron trasladados a las instalaciones del Escuadrón 20; allí se les efectuó la correspondiente revisión médica a fin de verificar si tenían los síntomas compatibles con el virus, examen que dio negativo.

Luego se tomaron muestras de sangre para realizar los análisis de laboratorio que la circunstancia determina. En cuanto a los bolsos arrojados, los gendarmes, con los testigos civiles del caso, realizaron una inspección de lugar y encontraron una bolsa con paquetes rectangulares en su interior y de similares características dispersos en ese sector de la ruta. Mediante un rastrillaje exhaustivo en el lugar se encontraron 20 paquetes con estupefacientes: al realizarse las pruebas orientativas -narcotest- se determinó que se trataba de cocaína, con un peso de 20 kilos y medio.

Acusación

Tras relatar el hecho y presentar las pruebas reunidas, el fiscal, acompañado por su auxiliar fiscal Rafael Lamas, solicitó la formalización de la investigación preparatoria a los dos hombres por la infracción a la ley 23.737 y por la transgresión cometida al violar el aislamiento preventivo y obligatorio, establecido en el DNU 297/20, que establece penas con escala de 15 días a dos años de prisión, según lo contemplado en los artículos 205 y 239 del Código Penal.

El representante del Ministerio Público Fiscal de la Nación le imputó a los acusados el delito de transporte de estupefacientes, contemplado en el artículo 5, inciso c de la Ley 23.737, dado el hallazgo de la droga que en la fuga intentaron desprenderse. Posteriormente, solicitó la prisión preventiva de ambos imputados, a lo que el juez hizo lugar. Además se instaron otras medidas tendientes a resguardar su salud, que fueron adoptadas por el magistrado a pedido tanto de la fiscalía como de la defensa pública.