23 de julio de 2024
23 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Tras el pedido de los fiscales Fabián Matilla y Pedro Rebollo, quienes contaron con la colaboración de la Procunar
Procesaron a Carlos Salvatore por maniobras de contrabando por cerca de 1.500 kilos de cocaína a Europa
Lo dispuso el titular del Juzgado Federal de Campana, Adrián González Charvay, al considerar que el abogado ocupó un rol “preponderante” en la logística e instrumentación de dos operaciones de tráfico internacional de estupefacientes de similares características a las de “Carbón Blanco”, por la que el año pasado fue condenado a 21 años de prisión. El cruce de pruebas en las distintas causas fue clave para el avance de la pesquisa.

El titular del Juzgado Federal de Campana, Adrián González Charvay, procesó con prisión preventiva al abogado Carlos Alberto Salvatore, al considerar que mantuvo un rol preponderante –como organizador y financista- en la logística e instrumentación de dos operaciones de tráfico internacional de estupefacientes. Al igual que en “Carbón Blanco”, las maniobras tuvieron como denominador común el ocultamiento del material estupefacientes en cargamentos de una falsa apariencia legal, implicaron un total de cerca de 1.500 kilogramos de cocaína y derivaron en condenas firmes para las personas involucradas en cada una de ellas. En línea con los requerimientos efectuados por los fiscales Fabián Matilla y Pedro Rebollo, quienes contaron con la colaboración de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), la justicia federal consideró que Salvatore  habría sido el responsable de coordinar, financiar y ejecutar ambas operaciones.

Distintas maniobras, un mismo responable

Si bien mantienen un mismo modus operandi, las maniobras de tráfico de cocaína bajo análisis tuvieron lugar en distintos momentos e implicaron la participación de diferentes actores. En ese contexto, el avance en la pesquisa fue posible en base al análisis global de las pruebas distribuidas en los distintos expedientes judiciales en los que la Procunar viene apoyando la tarea de los fiscales que intervienen en las causas donde se detectaron maniobras similares por parte de la organización liderada por Salvatore. En septiembre del año pasado y como consecuencia del trabajo de los fiscales Carniel y Amad, el Tribunal Oral en lo Criminal de Resistencia condenó a Salvatore a 21 años de prisión al tiempo que aplicó penas de entre 12 y 19 años para el resto de los imputados en el emblemático juicio conocido como “Carbón Blanco”, donde se investigó a los responsables del envío de más de una tonelada de cocaína a Europa escondida en tres cargamentos de carbón vegetal.

Ahora bien, la causa madre de la cual se desprende uno de los procesamientos dictados contra Salvatore se inició el 27 de febrero de 2008 cuando un llamado anónimo puso en conocimiento que una persona –Héctor Daniel Schain de La Lastra Barroso, propietario de un gimnasio en el barrio porteño de Belgrano- llevaría a cabo maniobras de tráfico de estupefacientes con destino a España y Portugal. Los allanamientos llevados a cabo en la correspondiente pesquisa permitieron incautar más de 236 kilogramos de cocaína en un galpón ubicado en la localidad bonaerense de Lima, donde también se halló una gran cantidad de latones con pulpa de membrillo y durazno, precintos plásticos y una balanza tipo báscula, entre otros elementos de interés.  El 31 de mayo de 2010, en el marco de un juicio abreviado, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de San Martín condenó al mencionado Schain de la Lastra Barroso a la pena de seis años de prisión, al considerarlo coautor del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización; mientras que el resto de los involucrados recibieron penas inferiores.

Al dictar su procesamiento, el juez federal sostuvo que existían elementos suficientes para considerar que Salvatore “había ocupado un rol trascendental en la maniobra delictiva que pergeñara Héctor Schaín de la Lastra Barroso, por la cual fuera condenado”. Entre la gran cantidad de elementos aportados por el MPF y valorados por el magistrado se encuentran escuchas telefónicas donde queda probada la “obligación” de Salvatore de mantener económicamente a la familia del condenado a cambio del silencio guardado durante el proceso. También, que la empresa Fenix S.A. había sido la encargada de proveer los tachos con pulpa de durazno y fruta, idéntico rol al que había tenido en la operatoria de “Peras Blancas”. “Dicha circunstancia no puede ser valorada como algo fruto del azar o como mera coincidencia, sino que sumado al resto de las similitudes en las estructuras criminales mencionadas –como la forma de acondicionamiento y envío del material estupefaciente- permite inferir acerca de una dirección en común ejercida en ellas, que tiene en Salvatore su claro exponente, como superior en esas cadenas de mando”, señaló el magistrado.  Por este hecho, Salvatore fue procesado como autor del delito de organización y financiación del tráfico de estupefacientes en su modalidad de tenencia con fines de comercialización, agravado por la intervención de tres o más personas. El juez dispuso además un embargo de cinco millones de pesos.

Peras Blancas

En tanto, la causa conocida como “Peras Blancas” –por la que también fue procesado recientemente Salvatore- se inició el 20 de diciembre de 2012 a través de una denuncia realizada por el administrador de la Aduana de Campana.  En ella, se hacía saber que las autoridades de Portugal habían secuestrado 1.235 kilos de clorhidrato de cocaína de alta pureza, material que se encontraba oculto en una carga que contenía pulpa de pera, y que había sido despachado en el puerto de Zárate, provincia de Buenos Aires.  En febrero pasado el fiscal general Alberto Gentili logró que el Tribunal Oral Federal N°2 de San Martín condenara a los imputados Ariel Hugo Nieves Otero, Fabián Osvaldo Campagna y Ariel Gustavo Spadoni a la pena de 12 años de prisión, mientras que Carlos Alberto Mulé recibió 9 años de prisión.

La investigación desplegada por el MPF en este trabajo articulado, ratificó tanto la vinculación de Salvatore con casi la totalidad de los miembros de la organización criminal que participó de la maniobra, así como el rol jerárquico que ejercía al interior de la estructura, en la que coordinaba y controlaba la logística, a la vez que atribuía roles y distribuía las tareas.

Tras pasar  un breve tiempo prófugo en la ciudad de Rosario, Salvatore fue detenido el 11 de diciembre de 2012 en el marco de la causa “Carbón Blanco”, que tramitaba ante el juzgado federal de Roque Sáenz Peña.  Al momento de su detención, llevaba consigo documentación que hoy es clave para la presente causa, en tanto lo vincula directamente con los condenados por la operación de contrabando. Entre esos elementos se encuentra documentación que acredita que durante el tiempo que se mantuvo prófugo, Salvatore utilizó la identidad de Fabián Campagna, quien participó activamente en las tareas de acondicionamiento de la droga que tuvieron lugar en un galpón ubicado en la ciudad de Zárate. Asimismo, Campagna -junto a otros imputados- había viajado a España en septiembre de 2012 con el propósito de organizar y dar inicio a la compleja maniobra de exportación que emprenderían. Entre las pruebas valoradas por el magistrado se destacan además transcripciones de escuchas telefónicas en las que Salvatore era informado respecto del estado en que se encontraba el contenedor, del cual estaba especialmente interesado en su seguimiento.

Al dictar el procesamiento, el magistrado señaló que la valoración conjunta de todas las pruebas sustenta la hipótesis inicial, “esto es, que Carlos Alberto Salvatore habría sido el responsable de coordinar, financiar y ejecutar” la salida del cargamento de pulpa de pera que contenía los 1.235 kilogramos de cocaína, con destino a Portugal. Por este hecho, fue procesado como autor del delito de organización y financiación del tráfico de estupefacientes agravado por encontrarse destinado a su comercialización fuera del territorio nacional y por la intervención de tres o más personas, disponiéndose además un embargo de 30 millones de pesos.

Salvatore había sido indagado en el marco de las dos causas el último miércoles, oportunidad en que negó su responsabilidad en los hechos,  esgrimiendo explicaciones que no convencieron al magistrado.  “Las excusas del imputado, a esta altura de la indagación, se erigen como meras aseveraciones que se estiman en claro contraste con las pruebas de la causa que, por cierto, lo comprometen en alto grado”, sostuvo el juez federal de Campana.

Otras investigaciones

Las mencionadas anteriormente no son las únicas causas que investigan la responsabilidad de Carlos Salvatore en el envío de cocaína a Europa.  En noviembre pasado, la fiscal federal de Quilmes Silvia Cavallo y el titular de la Procunar, Diego Iglesias, solicitaron la indagatoria y detención de Salvatore por dos cargamentos de 700 y 300 kilos que salieron desde Campana y llegaron a Valencia, España, en 2005. En esa investigación, conocida como “Carbón Blanco I”, interviene actualmente el titular de la Fiscalía Federal n°1 de Lomas de Zamora, Leonel Gómez Barbella.