17 de julio de 2024
17 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Lo consideran organizador de una banda dedicada al contrabando de cocaína y precursores químicos
Salta: pidieron a la Cámara Federal que dicte la prisión preventiva a un transportista de nacionalidad boliviana
El fiscal Villalba y el titular de la Procunar, Diego Iglesias, expusieron ante el tribunal de alzada en el marco de un recurso de apelación para que se agrave la situación procesal del excarcelado empresario José Luis Sejas Rosales y se dicte su prisión preventiva. La Procunar también pidió su detención ante el Juzgado de Orán por haber violado las condiciones de la excarcelación.

El fiscal general de Salta Eduardo Villalba y el fiscal a cargo de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias, pidieron esta mañana ante la Cámara Federal de esa ciudad el cambio de calificación legal y el dictado de la prisión preventiva para el empresario transportista boliviano José Luis Sejas Rosales, a quien acusan como organizador de una asociación ilícita dedicada, al menos desde 2011, al tráfico de estupefacientes que ingresaban por la frontera con Bolivia y tenían destino a diferentes lugares del país.

Concretamente, los fiscales requirieron que se cambie la calificación que le había dictado el juez federal de Orán, Raúl Reynoso, por el delito de contrabando de estupefacientes, en grado de partícipe secundiario. Iglesias y Villalba postularon que Sejas Rosales sea considerado autor de los delitos de contrabando agravado de estupefacientes (600 kilos de cocaína) en concurso real con concontrabando doblemente agravado por tratarse de sustancia peligrosa para la salud (tolueno) y por la presentación de documentos adulterados ante la Aduana. Con ese cambio de calificación, el empresario, titular de la Corporación Regional de Transportes Asociados (CRETA SRL) y dueño de una flota de 90 camiones en el vecino país, debería ser detenido en prisión preventiva.

Además del sostenimiento del recurso de apelación en la Cámara, el fiscal Iglesias formuló hoy en Orán, ante el juez Reynoso, el pedido para que se disponga la captura internacional de Sejas Rosales, teniendo en cuenta que el imputado incumplió la regla de conducta que le había impuesto el juez al dictar su excarcelación de presentarse cada sesenta días en el Escuadrón 20 de Orán. Aquél plazo, indicó el titular de la Procunar en el escrito, venció ayer sin que el imputado se hiciera presente en la dependencia de la Gendarmería Nacional.

Lo cierto es que era esperable que el imputado no se presentara a cumplir con la regla de conducta impuesta para la excarcelación ante las autoridades argentinas en Orán pues se encuentra vigente una orden del juez federal de Salta capital, Julio Bavio, para proceder a su captura nacional en el marco de otro expediente en el que se investigan maniobras similares de ingreso de estupefacientes en un camión.

En la exposición de hoy ante la Cámara Federal, Villalba e Iglesias además pidieron que en la causa que tramita en Orán se aparte al juez Reynoso, tal como lo había requerido el anterior titular de la Procunar, Adolfo Villatte, y también postularon que, por conexidad y economía procesal, esa causa pase a tramitar ante el juez Bavio.

Durante su exposición ante los jueces Jorge Villada y Renato Rabbi Baldi Cabanillas, los fiscales desplegaron una presentación con filminas en la que demostraron la vinculación del transportista Sejas Rosales con nueve cargamentos de distinto tipo y contenido de estupefacientes por los que hasta ahora sólo venían siendo imputados los choferes de los camiones. El vínculo del empresario con el entramado delictivo es consecuencia de una investigación compleja de un modus operandi detectado en causas individuales que, vistas por separado, no permitían visibilizar una verdadera organización transnacional dedicada al tráfico de drogas.

Los hechos

La causa en la que hoy hubo audiencia ante la Cámara se inició el 14 de febrero del año pasado, cuando un camión de patente boliviana con acoplado fue detenido en Salvador Mazza. Uno de los tanques de combustible se encontraba desconectado: en el interior, fue hallada cocaína diluida en un líquido, por casi 600 kilos (en rigor, 599,7 kilos). Luego se comprobó que la cocaína (base) sin el líquido pesaba casi 10 kilos (9,957 kg). Pero esa no era toda la carga ilegal.

El "Manifiesto Internacional de Carga - Declaración de Tránsito Aduanero" aportado, conocido por sus siglas MIC/DTA, que llevaba el chofer, especificaba que la transportista era CRETA SRL y que la dueña del camión era Transanic SRL. El apoderado de CRETA declaró en el juzgado que la mercadería transportada eran 35 mil litros de alcohol etílico que tenían como destino una firma chilena.

El chofer del camión fue procesado con prisión preventiva por el delito de contrabando de importación de estupefacientes calificado en grado de tentativa, mientras que el dueño del camión no fue llamado a indagatoria.

Después del secuestro del camión, Sejas Rosales se presentó en el Juzgado Federal de Orán para requerir que se le devuelva la mercadería incautada, de la que -dejó asentado- era responsable. El juez concedió el pedido y Sejas Rosales autorizó a retirarla a su hijo Oliver Alexander Sejas Vargas. El cargamento fue trasvasado a otro camión y se le tomó una muestra, que fue analizada cuando el vehículo ya se había retirado de suelo argentino. El peritaje químico dio como resultado que los 35 mil litros no eran de alcohol etílico sino de tolueno, un precursor utilizado para la fabricación de estupefacientes.