04 de marzo de 2024
04 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
De acuerdo a lo normado en el Código Procesal Penal Federal
La PGN aprobó una guía de buenas prácticas para la cadena de custodia en el sistema acusatorio
El documento establece los lineamientos básicos sobre los recaudos y estándares que deben observarse en materia de recepción, conservación y tratamiento de los elementos vinculados a una investigación penal que ingrese a la esfera de custodia del Ministerio Público Fiscal de la Nación.

La Procuración General de la Nación aprobó una guía de buenas prácticas para el registro y preservación de elementos probatorios o con fines cautelares a través de la cadena de custodia, de conformidad con lo previsto en los artículos 156 y 157 del Código Procesal Penal Federal (CPPF) que entró en vigencia en junio de este año en Jujuy y Salta.

El documento -aprobado mediante la Resolución PGN 76/2019 por el procurador interino Eduardo Casal- establece los lineamientos básicos sobre los recaudos y estándares que deben observarse en materia de recepción, conservación y tratamiento de los elementos vinculados a una investigación penal que ingrese a la esfera de custodia del Ministerio Público Fiscal de la Nación. Incluye, además, un formulario de cadena de custodia acorde a los parámetros contenidos en la guía.

 ¿Qué es la cadena de custodia?

En la guía -elaborada por la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP), a pedido y con la colaboración de la Unidad Especial Estratégica para la Implementación del Sistema Procesal Penal Acusatorio (UNISA)- se explica que la cadena de custodia “es el registro minucioso de los movimientos de los elementos probatorios materiales, y de aquellos que se obtienen con otros fines (por ejemplo para el decomiso), incorporados en toda investigación de un hecho punible, destinado a garantizar su individualización, ubicación, seguridad y preservación a fin de garantizar su autenticidad, para los efectos del proceso”. Actas, formularios y embalajes forman parte de ella.

La cadena se inicia con el aseguramiento, inmovilización, recolección y recepción de los elementos probatorios materiales o aquellos obtenidos con otros fines al momento en que éstos ingresan a la pesquisa durante las primeras diligencias, o son incorporados en el curso de la investigación. En tanto que concluye con la salida definitiva de la esfera de custodia del MPFN.

Los principios rectores que rigen al procedimiento son los de identidad; preservación; seguridad; mínima intervención; descripción detallada y responsabilidad, cada uno de los cuales está desarrollado en el documento, entre otras cuestiones.