25 de mayo de 2024
25 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la Fiscalía Federal de Campana y la UFESE
Solicitaron enjuiciar a un integrante de la banda M-19 por secuestro extorsivo, robo y lesiones
El hecho tuvo lugar el 20 de enero de 2017 en la localidad de bonaerense de Pilar. La víctima fue liberada una hora después sin que mediara pago del rescate. El acusado ya se encuentra elevado a juicio por la justicia federal de Morón por su responsabilidad en secuestros extorsivos cometidos por una asociación ilícita que tenía su epicentro en el Monoblock 19 del barrio Ejército de los Andes -conocido popularmente como "Fuerte Apache"-

El fiscal Pedro Mariano Rebollo, a cargo de la Fiscalía Federal de Campana, y Santiago Marquevich, titular de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), solicitaron la elevación a juicio de un hombre por su presunta intervención en un secuestro extorsivo llevado a cabo el 20 de enero de 2017 en la localidad bonaerense de Pilar. Los representantes del Ministerio Público Fiscal resaltaron que se encuentra acreditado que el imputado Hugo Leonardo Chrusciel formaba parte de la asociación ilícita conocida como "M-19", organización criminal que tenía su epicentro en el denominado "Monoblock 19” del Barrio Ejército de los Andes (conocido como “Fuerte Apache”), de Ciudadela, dedicada a cometer secuestros extorsivos en el área metropolitana y delitos contra la propiedad.

Alrededor de las 23 horas del 20 de enero de 2017, individuos armados descendieron del vehículo en el que se trasladaban y, mediante intimidación, obligaron a la víctima a subir a subir al auto de los captores, en momentos en que aquella llegaba a su domicilio ubicado en el barrio Villa Morra del partido bonaerense de Pilar, acompañado por su esposa, sus dos hijas menores y su cuñada. Tras hacer descender al resto de la familia, un grupo de delincuentes emprendió la fuga con el hombre, mientras otro hizo lo propio con el vehículo del damnificado. Una vez abordo de la camioneta, los delincuentes le propinaron golpes en la cabeza con un arma y patadas, le exigieron la clave para desbloquear su teléfono móvil, al tiempo que le preguntaron a quién podían llamar para pedir dinero a cambio de su liberación, ante lo cual respondió que podían llamar a su pareja.

Al momento en que uno de los secuestradores realizaba la llamada empezó a sonar en el habitáculo del vehículo el teléfono de la pareja, ya que el aparato se encontraba dentro de la cartera que los delincuentes habían robado al interceptar a las víctimas. Finalmente, el hombre fue liberado aproximadamente una hora después, sin que mediara pago del rescate.

Pruebas

En su requerimiento de elevación a juicio, los fiscales indicaron que el cuadro probatorio obrante en la causa permite  sostener tanto la autoría cuanto la responsabilidad penal del imputado en el ilícito. En este sentido, se pudo establecer que el día del hecho los secuestradores sustrajeron a la pareja de la víctima –entre otras pertenencias- un teléfono marca Samsung, modelo S5 mini, el mismo aparato que tenía en su poder el acusado al momento de producirse su detención el 2 de febrero de 2017. Más aún, un informe de la empresa Movistar S.A. precisó que el IMEI –International Mobile Equipment Identity, código pregrabado por el fabricante del dispositivo que identifica la marca y el modelo a nivel mundial- perteneciente al aparato secuestrado en poder de Chrusciel había impactado la línea telefónica registrada a nombre de la mujer.

Asimismo, un testigo de identidad reservada –conforme art. 13 de la ley 27.319- declaró que conoció a Leonardo Chrusciel, quien le refirió que se dedicaba a realizar secuestros extorsivos y que operaba con una banda de la zona de Ciudadela, con quienes había realizado aproximadamente diez secuestros extorsivos desde el mes de noviembre de 2016 hasta el día de su detención. También le confió que el teléfono que le habían secuestrado en su aprehensión pertenecía a una víctima, dispositivo que había reiniciado y que estaba utilizando en ese momento. El sospechoso le habría confiado además que dos de los integrantes de la banda habían disparado en un secuestro ocurrido en la intersección de las avenidas San Martín y General Paz y que esa misma arma había sido usada para dar muerte a un empresario en el barrio porteño de Flores durante una “entradera”. 

Asociación ilícita

En su presentación, los fiscales destacaron los resultados de la investigación llevada adelante por la Fiscalía Federal n°1 de Morón, en el marco de una causa donde se encuentran elevados a juicio Luciano Abel Altamirano, Reinaldo Miguel Alcocer Sánchez, Sergio Gustavo Silvero, Axel Joel Santa Cruz, Matias David Carrizo y Hugo Leonardo Chrusciel -entre otros- por haber formado parte de una asociación ilícita, conocida como “Del Monoblock 19”.

La estructura criminal, a partir de una organización suficiente, tanto en lo que respecta a número de integrantes como logística, armas y sistema interno de comunicación, logró llevar adelante más de veinte secuestros extorsivos en diversos puntos del área metropolitana. La investigación identificó un modus operandi similar en distintos secuestros producidos entre los meses de diciembre de 2016 y marzo de 2017, como por ejemplo los lugares de circulación (Acceso Oeste y Av. General Paz) que permitían una exitosa huida ante una eventual intervención policial, con rápido acceso a "Fuerte Apache"; el pago de rescate y liberación de la víctima en esas mismas arterias; la forma de pago de rescate; la cantidad de sujetos intervinientes, entre otras particularidades. Ese denominador común, entre otros elementos, permitió establecer que todos los hechos habían sido cometidos por el mismo grupo de personas. El primer detenido dentro de la organización fue Hugo Leonardo Chrusciel, señalado por la justicia federal de Morón como uno de los cabecillas en los secuestros extorsivos aquí investigados.

"En este sentido, se determinó que la cooperación entre ellos excedía la prestada al momento de llevar a cabo los delitos objeto de la asociación, sino que era permanente, manteniéndose encendido un espíritu de colaboración, orientado a la planificación de nuevos hechos, la coordinación de quienes saldrían a delinquir determinado día, y la facilitación entre ellos de equipamiento para salir 'a trabajar' (armas de fuego, chalecos antibalas, etc.)", consignaron.

Calificación legal

Los fiscales encuadraron el hecho atribuido a Hugo Leonardo Chrusciel en el delito de secuestro extorsivo agravado por haber participado en el mismo tres o más personas y por haber empleado arma de fuego, en concurso ideal con el delito de lesiones leves, los cuales a su vez concurren materialmente con el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego, todos en calidad de autor (art. 41 bis, 45, 54, 55, 170 inciso 6°, 89 y 166 inciso 2° en función del articulo 164 todos del C.P).