02 de octubre de 2022
02 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervienen la Fiscalía Federal N°2 de Morón y la PROTEX
Desbarataron una organización acusada por trata laboral de personas e indagaron a uno de sus presuntos responsables
Las víctimas eran captadas en la provincia de Santa Fe y trasladadas a un campo de la localidad bonaerense de La Matanza, donde eran explotadas laboralmente. Uno de los acusados fue indagado hoy.

En el marco de la investigación en la que intervienen la Fiscalía Federal N°2 de Morón y la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), el responsable del Juzgado Federal N°2 de dicha jurisdicción, Jorge Ernesto Rodríguez, ordenó una serie de allanamientos que culminó con la liberación de doce personas que habrían sido sometidas a trata laboral en un campo ubicado en el kilómetro 42,5 de la Ruta Nacional N°3, en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, en el partido de La Matanza. Además, se detuvo a tres hombres, uno de los cuales fue indagado en el día de hoy.

La investigación

La pesquisa se inició a raíz de una investigación preliminar y la consecuente denuncia efectuada por la PROTEX, respecto a la existencia de una red -encabezada por un ciudadano de origen taiwanés- que captaría personas en las localidades santafesinas de San Antonio de Obligado, Las Toscas y otros pueblos del norte santafesino, con el ofrecimiento de trabajo en una quinta ubicada en el barrio de Virrey del Pino, en el partido bonaerense de La Matanza.

Según la investigación, una vez que las víctimas llegaban a Buenos Aires descubrían el engaño: eran obligadas a trabajar durante jornadas extenuantes y por menos dinero que el pactado. Además se les descontaba del salario el costo del pasaje, el adelanto dinerario que habían recibido al aceptar la propuesta, las herramientas y la indumentaria de trabajo. En el transcurso de la investigación se estableció que las responsables del campo serían una S.A. y una S.R.L. dedicadas a la comercialización de verduras envasadas.

De acuerdo a los testimonios de las víctimas, trabajaban en condiciones de hacinamiento, suciedad y peligro; dormían en habitaciones compartidas por varias personas, en colchones dispuestos sobre el suelo, con baños y una cocina en mal estado de higiene y con el tendido eléctrico fuera de lugar e, incluso, con cables pelados.

Allanamientos, detenciones e indagatorias

A pedido de la fiscalía, el juez federal Jorge Rodríguez encomendó a personal de la Policía Federal Argentina el allanamiento de los domicilios comerciales de las firmas involucradas, las viviendas particulares de los socios de las empresas y el campo donde se explotaba a las víctimas.

Así, se logró la liberación de los trabajadores, al tiempo que se detuvo al capataz del labrantío, al vicepresidente de la S.A. presuntamente involucrada y al hombre señalado como el responsable de captar a las víctimas, quien fue indagado en el día de la fecha. Asimismo, otras dos personas permanecen prófugas de la justicia.