09 de diciembre de 2019
09 de diciembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La procuraduría especializada administra el centro de llamadas desde fines de julio de 2015
En dos años y medio, la Protex recibió 5138 denuncias a través de la línea 145
El nuevo informe también establece que siguen siendo superiores las denuncias por casos de trata de personas con fines de explotación sexual respecto a los de trata con fines de explotación laboral y la preponderancia que tiene el anonimato frente a estos casos.

La Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), a cargo de Marcelo Colombo y Alejandra Mángano, elaboró un nuevo informe que arrojó un total de 5238 denuncias recibidas a través de las línea 145, el centro de llamadas en el que, desde fines de julio de 2015, colabora en la derivación y canalización de las denuncias y que es administrada por el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Victimas Damnificadas por el Delito de Trata.

A través de este nuevo documento, que toma en cuenta las denuncias hasta diciembre de 2017, se pudieron establecer varios aspectos relevantes entre los que se encuentra un aumento gradual y significativo de las denuncias, sobre todo, entre octubre de 2016 y 2017. En esa línea, un factor preponderante es que las denuncias anónimas representan el 61,1 % del total. “Esta, indudablemente, ha sido una de las más relevantes modificaciones introducidas por la ley 26.842, y responde a una herramienta de acceso a la justicia y detección de casos de crimen organizado universalmente aceptada que la convierte en un instrumento eficaz para conocer e investigar supuestos de autores estrechamente vinculados al poder (funcionarios públicos, empresarios, titulares de marcas, entre otros), dado que las y los ciudadanos tienen un lugar para denunciar, sin exponerse a posibles riesgos personales”, aseguraron desde la PROTEX.

A su vez, del total de las denuncias recibidas en la Línea 145 a lo largo de ese año (4296), el 75,5% (3244) fueron derivadas para la intervención de PROTEX, mientras que el 24,5% (1050) fueron remitidas, por cuestiones territoriales, a los equipos jurídicos que funcionan en la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Por otro lado, de las 3244 denuncias remitidas a la Procuraduría, el 86,3% (2798) culminó en derivación inmediata, mientras que casi un 4% (129) dio inicio a una investigación preliminar en el área de investigación y/o a actuaciones de control y seguimiento, o bien fueron acumuladas a este tipo de actuaciones que ya estaban tramitando dentro de la PROTEX.

“Para iniciar investigaciones preliminares se priorizaron las denuncias que podrían involucrar a redes transregionales o transnacionales y/o una posible connivencia de funcionarios públicos, especialmente aquellas jurisdicciones en las que se tiene conocimiento de que las condiciones para una primer  investigación profunda y rigurosa no estaban dadas”, asegura el informe.

Otra circunstancia que motivó el comienzo de investigaciones preliminares fue la necesidad de la intervención inmediata no de una fuerza de seguridad sino de algún organismo asistencial, como por ejemplo el equipo de procedimientos del Programa Nacional de Rescate, para que entreviste, asista y eventualmente brinde refugio a alguna víctima.

Con respecto a las jurisdicciones,  al igual que en el período analizado en el anterior informe, la jurisdicción a la que  derivaron una mayor cantidad de denuncias fue San Martín. “Es importante destacar esta prevalencia, ya que representa el 24,2% de las denuncias que hemos formulado a raíz de la derivación de las llamadas recibidas en una línea telefónica de alcance nacional. Además, hemos notado un aumento de las denuncias que formulamos en la jurisdicción de La Plata, que en este período ha superado en cantidad a la ciudad de Rosario”, señalaron. El resto de las jurisdicciones recibieron una proporción similar de denuncias respecto del período anterior. En el caso de Salta se observa un aumento exponencial en la cantidad de derivaciones: en el informe anterior estaba en el puesto 18, entre los últimos lugares, y ahora se ubica en el séptimo luego de Tucumán.

Finalmente, otro de los puntos que destaca el informe  es el gran número de denuncias recibidas por casos de trata con fines de explotación sexual (1718), mientras que la cantidad de denuncias relacionadas con casos de explotación laboral es mucho más baja (563).

Mientras que sólo el 13,1% de las denuncias recibidas en la Línea 145 fue por trata laboral, en contraposición al casi 40% de denuncias por trata sexual. En este sentido, la PROTEX sostiene que los terceros ajenos a la explotación, y muchas veces denunciantes, tienden a percibir con mayor naturalidad que una mujer sea víctima de algún delito cuando toma conocimiento de la existencia de un prostíbulo, mientras que no sucede lo mismo cuando se enteran de que en un campo o en un taller existen trabajadores en condiciones de ilegalidad, riesgo para su vida y regímenes laborales de facto de extremo abuso.

Por último, el informe revela la gran cantidad de denuncias recibidas por búsqueda de personas. En ese marco, la Procuraduría especializada describió tres tipos de casos: los hechos en los que se denuncia una desaparición, sin importar las circunstancias, pero la persona que llama a la Línea 145 informa que ya ha realizado una denuncia ante otro organismo público que se encuentra abocado a la búsqueda; los casos en los que la ausencia de la persona, sin denuncia previa, se ve atravesada por una situación que podría estar vinculada a un hecho que la tuviera como víctima de trata y/o explotación; y las denuncias en las que la ausencia de la persona no presenta indicios que hagan presumir o permitan sostener una hipótesis delictiva de esa índole, o de ninguna otra.

"Es necesario aclarar que el buen funcionamiento de esta línea nacional y gratuita, la publicidad que recibió y la ausencia de un canal de denuncias específico para la búsqueda de personas convirtió a la Línea 145 en un medio que canaliza también hechos de desapariciones de personas que no se encuentran relacionados, en principio, con el delito de trata, y muchas veces con ningún otro delito", concluyeron.