04 de agosto de 2020
04 de agosto de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Entre octubre de 2015 y octubre de 2019 se identificaron 304 personas
PROTEX presentó el informe "Búsquedas de personas en democracia: Identificaciones de NN, trayectorias de vidas y cursos burocráticos”
Es un trabajo realizado por la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas y la Colectiva de Intervención ante las Violencias (CIAV)

La Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) elaboró, en conjunto con la Colectiva de Intervención ante las Violencias (CIAV), un documento sobre “Búsquedas de personas en democracia: Identificaciones de NN, trayectorias de vidas y cursos burocráticos”.

Este informe es el tercero que se vincula al proyecto “Búsqueda de personas en democracia”, que se inició en 2013. En el primero, se expuso el mapa de situación sobre las búsquedas de personas vigentes en nuestro país en el período 1990-2013 y constituyó una síntesis de la información estadística de las búsquedas realizadas en Argentina que registró por primera vez un padrón de las personas desaparecidas en democracia. En el segundo informe, se dio cuenta de los avances realizados en la materia, en un marco institucional y legal que continuaba revelando algunas deficiencias.

El objetivo del tercer informe fue mostrar las particularidades del proceso de identificación de cadáveres NN: el relevamiento y la sistematización de la información; los cotejos dactiloscópicos; el inicio de los legajos de identificación y la producción de nueva información; las notificaciones de las identificaciones a familiares u órganos jurisdiccionales, entre otros supuestos. También, se sugirieron perspectivas y recomendaciones de trabajo para mejorar el trabajo que se viene realizando en la materia.

Identificaciones y procesos

Desde octubre de 2015 hasta octubre de 2019 se realizaron 304 identificaciones positivas, de las cuales 279 fueron consignadas como varones con rangos de edad de entre 16 y 81 años, 24 como mujeres de entre 25 y 73 años y 1 como travesti que contaba con 30 años de edad al momento de su muerte. Sin embargo, no todos los legajos de identificación resultaron en identificaciones “novedosas”: en 59 casos se trataban de identificaciones desactualizadas (32) o fallidas (27).

El proyecto de identificaciones tiene como uno de sus objetivos principales restablecer la la identidad de las personas registradas como NN. La información sobre el hallazgo de un cadáver registrado de esa manera no siempre se coteja de manera inmediata con otros registros durante la búsqueda de la persona. 

En varios casos, se pudo determinar que el tiempo transcurrido entre la desaparición y el hallazgo del cuerpo fue menor a diez días, pero su identificación se produjo meses e incluso años después. Esto último revela una falla en el proceso de identificación de esos cuerpos, que aún con la intervención de la fuerza policial fueron enterrados como cadáveres NN a pesar de la búsqueda de sus familiares.

El proceso de identificación transitó una serie de etapas que han permitido la unificación de registros burocráticos estatales. Para la reunión y sistematización de los registros,  así como para la realización de los cotejos dactiloscópicos, trabajaron de manera conjunta la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público Fiscal (PROTEX), el Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU) del Ministerio de Seguridad de Nación y la Colectiva de Intervención Ante las Violencias (CIAV). 

En una primera etapa de trabajo se solicitó a diferentes dependencias estatales que informaran a PROTEX todas las denuncias registradas de personas desaparecidas, ausentes, no localizadas. Esos requerimientos se efectuaron a Secretarías de Derechos Humanos; a divisiones policiales de las distintas provincias; al Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas; a la Dirección General de Registro de Personas Desaparecidas de la provincia de Buenos Aires; a la Subsecretaría de Derechos Humanos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; y al  Registro Provincial de Información de Personas Menores Extraviadas de la provincia de Buenos Aires. 

Además, se le realizó ese pedido a las organizaciones Missing Children Argentina y Red Solidaria “Personas Perdidas”. Esa información fue sistematizada por la Colectiva de Intervención Ante las Violencias (CIAV) y posteriormente remitida al Ministerio de Seguridad de Nación para la incorporación de las huellas dactiloscópicas de las personas denunciadas como desaparecidas, ausentes o no localizadas, al sistema AFIS. 

En una segunda etapa de trabajo, la PROTEX solicitó información a las policías provinciales y morgues judiciales de todo el país acerca de los registros de cuerpos NN.  Esto incluía pedidos de  nforme sobre los listados de cadáveres con identidad desconocida existentes en las dependencias, así como también información acerca de los protocolos y procedimientos que se llevan a cabo ante el hallazgo de un cadáver sin identificar.

Las identificaciones realizadas hasta el momento provienen, principalmente, como resultado del cruce de las huellas dactiloscópicas obrantes en los avisos de fallecimientos relevados en el Registro Nacional de las Personas y las huellas dactiloscópicas de ciudadanas/os existentes en los legajos abiertos por diferentes razones por la Policía Federal Argentina y por el Formulario 1 del Registro Nacional de las Personas.

Recomendaciones frente a la problemática de identificación

Dentro del informe, se incluyeron algunas perspectivas de trabajo a futuro que podrían contribuir a mejorar la respuesta del Estado frente a la problemática de la identificación de cadáveres NN, como herramienta para resolver casos de personas buscadas.

Una de las recomendaciones es la estandarizar el registro de cadáveres NN por categorías, evaluando la necesidad de un registro único a nivel nacional que brinde información específica sobre las características físicas e identificatorias (como huellas y muestras de ADN, por ejemplo) del cadáver hallado. Incluso, trabajar en la posibilidad de ampliar el acceso a la información que existe en la actualidad en los registros civiles provinciales, en los cementerios y en otros organismos nacionales como RENAPER. 

Otra de las cuestiones sugeridas en el documento es la de establecer la obligatoriedad del deber de informar las razones por las que no pueden tomarse las huellas dactiloscópicas en cadáveres NN en los casos donde esto ocurra. En el informe, se relevaron numerosos avisos de fallecimientos sin huellas dactiloscópicas por lo que se hace necesario que se explicite en cada caso porque no se han tomado.

Por otra parte, recomendaron que los organismos judiciales que toman intervención en expedientes iniciados a raíz del hallazgo de un cadáver NN soliciten al Ministerio de Seguridad de la Nación el cotejo de las huellas con todas las bases disponibles. A eso le sumaron la sugerencia de que los/las jueces y fiscales soliciten y dispongan medidas de no innovar sobre los enterratorios/inhumaciones de cadáveres NN a fin de preservar los restos biológicos, si con posterioridad se reestableciera su identidad y la familia tuviera interés en recuperar el cuerpo.

En esa misma línea, propusieron que las y los operadores judiciales que intervienen en la desaparición de mujeres jóvenes evalúen, en las primeras horas de búsqueda, la posibilidad de que hayan sido víctimas de un delito violento, e intensifiquen su búsqueda también por fuera del circuito institucional de hallazgo de cadáveres (hospitales, morgues, cementerios).

Además, sugirieron la creación de una unidad especializada en el examen y revisión de “casos fríos” de desaparición de mujeres y personas del colectivo LGBTTIQ+ para identificar posibles femicidios, lesbicidios, transfemicidios/travesticidios que no se hayan investigado bajo esta hipótesis general y que atento al tiempo transcurrido amerita comenzar a investigarse de tal manera.

A esa recomendación le agregaron la de diseñar formularios de denuncia, bases de datos, sobre personas desaparecidas, ausentes o no localizadas no binarios, esto es, que permitan la consignación de todas las identidades de género para facilitar la búsqueda así como para comenzar a generar conocimiento acerca del fenómeno de la desaparición en el colectivo LGBTTIQ+.