24 de junio de 2024
24 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal general Eduardo Villalba participó de la inauguración
Salta: un inmueble decomisado a pedido de la Fiscalía de Distrito es el “Primer Espacio de Asistencia a Mujeres Víctimas de Trata”
El inmueble ocupa una esquina en la capital provincial y fue puesto en valor como centro de asistencia para personas vulnerables. El decomiso fue logrado en el marco de una investigación del delito de trata de personas con fines de explotación sexual. En el proceso se llegó a la captura y condena de las personas responsables.

Una vivienda que había sido decomisada en el marco de una investigación por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual -caso llevado adelante por el fiscal general Eduardo José Villalba- fue inaugurada el miércoles pasado como sede del “Primer Espacio de Asistencia a Mujeres Víctimas de Trata” en Salta capital.

La reconversión del inmueble se hizo en el marco de un convenio firmado por el Ministerio de Desarrollo Social de Salta con la Secretaría de Derechos Humanos, la Jefatura de la Policía de Salta y la Fundación Volviendo a Casa.

La puesta en marcha del local se realizó mediante un acto del que participaron la ministra de Desarrollo Social de Salta Verónica Figueroa, la secretaria de Derechos Humanos Mariana Reyes, la presidenta de Volviendo a Casa Isabel Soria y el fiscal general Villalba.

El inmueble fue acondicionado con la infraestructura necesaria para su nuevo rol, el cual está centrado ahora en asistir a mujeres en situación de vulnerabilidad, ya sea por sus escasos recursos económicos o por su adicción a las drogas.

La vivienda está ubicada en la calle Astigueta al 600 en el “Bajo”, un sector entre Villa San Antonio y Barrio Ceferino Velardez, a unos diez minutos del centro de la ciudad de Salta.

“El caso es un contundente ejemplo de los beneficios del sistema acusatorio, pues desde la formalización del caso a la condena pasó un mes", valoró Villalba.

Una pareja, dueña del inmueble, y otras tres personas cómplices eran quienes explotaban el entonces prostíbulo, en el cual las mujeres, algunas de ellas menores de edad, debían pagar sumas superiores a 500 pesos por día para cumplir con una cuota semanal que rondaba los 6 mil pesos. Esa situación ocurría en un contexto de violencia y sometimiento.

A fines de octubre de 2019, sin embargo, una investigación dirigida por el fiscal Villalba permitió reunir suficientes elementos de prueba respecto a lo que sucedía en el inmueble y desbaratar la organización: el 29 de noviembre de ese año, mediante diversos procedimientos, fueron rescatadas entre 15 y 18 mujeres adultas y una adolescente de 16 años.

Ambos extremos

El 3 de diciembre de 2019, ante el juez federal de Garantías N°1 Julio Bavio se imputó a tres mujeres por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual. “La intención de esta fiscalía es llegar a ambos extremos de la cadena de este delito”, había sostenido el fiscal Villalba en la primera audiencia. Pocos días después fue detenida e imputada la pareja dueña del inmueble.

El 13 de enero de 2020, en tanto y ante el ex juez federal de Garantías N°2 Miguel Antonio Medina, el fiscal Villalba presentó un acuerdo pleno obtenido con la defensa de los principales acusados, en el marco de un proceso de juicio abreviado que, tras ser homologado por el magistrado, marcó jurisprudencia inédita en Salta en la materia.

Además de la condena de la pareja a penas de 3 años de prisión de ejecución condicional y 4 años y 6 meses prisión, el pago de una suma de 70 mil pesos destinado al Fondo de Asistencias a las Víctimas, tal como lo establece la ley, la fiscalía pidió y logró el decomiso de la vivienda tal como lo establecen el artículo 23 del Código Penal (según ley 26.842) y el artículo 310 del Código Procesal Penal Federal (CPPF), y la Resolución PGN N° 99/09.

A partir de allí, la fiscalía, a través de distintas gestiones encabezadas por la auxiliar fiscal Roxana Gual, logró armonizar con el Estado provincial una propuesta tendiente a la utilización del inmueble como un centro de asistencia a víctima de trata de personas, pues se presentaba la oportunidad para transformar la vivienda en un emblema contra los tratantes en esa zona de la ciudad.

Soria explicó que inicialmente unas 360 mujeres y varones que se encuentran en situación de vulnerabilidad "van a adquirir las herramientas necesarias para iniciarse laboralmente".

En ese marco, se presentó el proyecto ante la Agencia de Administración de Bienes de Estado, organismo encargado de receptar bienes decomisados por hechos delictivos, y se arribó a un acuerdo a fin de que la provincia, a través de los organismos mencionados, lleve adelante la recuperación del inmueble.

“El caso es un contundente ejemplo de los beneficios del sistema acusatorio, pues desde la formalización del caso a la condena, pasó un mes, algo que con el sistema mixto habría sido imposible. Además, se usaron todas las herramientas que provee y promueve el nuevo código”, explicó el fiscal Villalba.

“Dignidad”

“Es una alianza con muchos actores de la sociedad que nos permite trabajar con mujeres que no pueden salir de una situación crítica como modo de vida”, sostuvo la ministra Figueroa al referirse al proceso que derivó en la recuperación del inmueble.

Agregó que la meta es “trabajar específicamente con un área de mucha vulnerabilidad”. Al respecto, Isabel Soria, presidenta de la fundación que encabezará esta tarea, agregó que el edificio asistirá a 360 personas que buscan capacitarse en distintos oficios y profesiones.

Soria explicó que a través del “Proyecto Nosotras” en una primera etapa se trabajará “con 36 equipos, cada uno conformado por 9 o 10 personas, que son mujeres y varones que se encuentran en situación de vulnerabilidad y que ahora, mediante módulos de capacitadores, van a adquirir las herramientas necesarias para iniciarse laboralmente”.
Entre aquellas personas hay mujeres que fueron rescatadas de la explotación sexual a la que eran sometida por tratantes. “Son sobrevivientes y ahora, con este espacio que pudimos obtener, ellas van a lograr salir adelante con dignidad”, aseguró.

En la misma línea, el fiscal Villalba afirmó que “no sólo se trató de un inmueble recuperado y devuelto a la comunidad. Esto en realidad tiene que ver con dignidad y autoestima recuperadas. Y que la justicia haya podido participar en ese proceso, sin dudas, es un gran avance”. A su vez destacó la proactividad y sensibilidad demostrada por la ministra Figueroa, sobre quien dijo que posibilitó que se concrete el anhelo de la fundación.

“No se trata de un refugio, sino de una bendición, un emblema de empoderamiento de las víctimas. Estamos muy agradecidas al fiscal Villalba y todo su equipo, lo que hicieron se convirtió en un verdadero milagro, tanto para las personas que serán beneficiadas como para el mismo barrio, pues ya muchos vecinos se acercaron y quieren participar en este proyecto”, finalizó Soria.