16 de octubre de 2019
16 de octubre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Será desde el jueves e intervendrá la Fiscalía General N°1 ante los tribunales orales criminales y correccionales
Comienza el juicio al policía acusado por la tentativa de homicidio de Lucas Cabello
A Ricardo Gabriel Ayala, por entonces efectivo de la Policía Metropolitana, se le imputa haber disparado en tres ocasiones abusando de su condición de integrante de una fuerza. El hecho sucedió el 9 de noviembre de 2015 en la entrada de la casa dónde vivía la víctima, en el barrio porteño de La Boca.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº1 comenzará el jueves 22 de agosto el juicio a Ricardo Gabriel Ayala, el entonces efectivo de la Policía Metropolitana acusado de disparar contra Lucas Cabello en noviembre de 2015. En el debate intervendrá la fiscal Irma Adriana García Netto, a cargo de la Fiscalía General N°1 ante esos tribunales.

Ayala está acusado de "homicidio agravado por el abuso de la función de miembro integrante de una fuerza policial, en grado de tentativa”. De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio realizado por los fiscales Susana Calleja, a cargo de la Fiscalía de Distrito del barrio de La Boca, y Miguel Palazzani, por entonces a cargo de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), el policía intentó matar a Cabello el 9 de noviembre de 2015, cerca de las 15:45, en la puerta de su casa ubicada en Martín Rodríguez al 500. El imputado está acusado de haberle disparado a la víctima en tres ocasiones con su arma reglamentaria, “abusando de la función que cumplía en el servicio de custodia de una familia".

De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio, el policía intentó matar a Cabello el 9 de noviembre de 2015, cerca de las 15:45, en la puerta de su casa.

Los fiscales hicieron hincapié en que las heridas sufridas por Cabello "pusieron en riesgo su vida y le han provocado severísimas lesiones”, que afectaron su motricidad.

Los testimonios

A pesar de las lesiones, la víctima pudo dar su testimonio en la causa el 15 de marzo de 2016. Allí, contó que salió de su casa a comprar comida, vio que en la puerta lindera estaba el policía y que éste lo miró “desafiante de arriba a abajo”. Al regresar de comprar unos sándwiches, el imputado volvió a mirarlo, por lo que la víctima le preguntó por qué lo hacía.

Las heridas recibidas "pusieron en riesgo su vida y le han provocado severísimas lesiones” a la víctima.

Tras un intercambio de palabras, donde Ayala le dijo que “se metiera adentro”, Lucas ingresó al pasillo. Fue en ese momento cuando escuchó “un paso fuerte”, por lo que se dio vuelta y vio cómo el policía le apuntaba a la cabeza con su arma reglamentaria, por lo que atinó a correrse un poco para atrás y ahí sintió el primer disparo, que le rozó la pera y le entró por el cuello.

De acuerdo a lo narrado, fue allí cuando empezaron a “zumbarle” los oídos, por lo que cayó al piso. Ahí recibió los otros dos disparos. Ya no podía moverse. Su esposa y otros vecinos fueron quienes lo auxiliaron. Ninguno de los testigos vio que Lucas Cabello tuviera consigo o le apuntara con un arma de fuego, como dijo el agente de la Metropolitana en su descargo. La pareja del joven aseguró que después del primer impacto, Lucas cayó herido y agregó que, aunque su hija de dos años salió y empezó a llorar y gritar, el policía volvió a disparar. Los disparos fueron en dirección a la ingle y a la pierna.