16 de octubre de 2019
16 de octubre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Informe de la Procuvin
En 2018 se produjeron 41 muertes en cárceles dependientes del SPF
El relevamiento arrojó que 16 fueron por eventos traumáticos. “El número de fallecimientos tuvo lugar en un contexto de aumento sostenido de sobrepoblación y de un progresivo déficit de espacio y de condiciones de detención”, señalaron desde la Procuraduría de Violencia Institucional.

La Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) dio a conocer un nuevo informe sobre “Muertes en contexto de encierro”, que arroja 41 personas fallecidas en cárceles dependientes del Servicio Penitenciario Federal (SPF) durante el 2018, sin producirse una disminución sustancial con respecto a los 42 fallecimientos ocurridos el año anterior. En los últimos diez años, murieron 477 personas privadas de libertad.

“Estas muertes tienen lugar en un contexto de aumento sostenido de la población encarcelada y de un progresivo déficit de espacio y de condiciones de detención”, repara el relevamiento entre sus conclusiones, donde indica también que las personas fallecidas fueron todos varones con una edad promedio de 44 años. Y contempla como todos los años, las series históricas y evolutivas, tanto en términos cuantitativos de medición como también en la profundización de las modalidades y circunstancias que dan lugar a los diferentes tipos de fallecimientos.

Del total de muertes registradas en 2018, 16 fueron consecuencia de eventos traumáticos y 6 de ellas fueron provocadas por heridas cortopunzantes. “Esto implica una tasa de mortalidad que multiplica exponencialmente el registro de estas muertes fuera de las cárceles”, analizaron.

“Estas muertes tienen lugar en un contexto de aumento sostenido de la población encarcelada y de un progresivo déficit de espacio y de condiciones de detención”, repara el relevamiento de Procuvin.

Registro y sistematización de datos

Para la Procuvin resulta indispensable hacer visible año a año tanto el número como las características que revisten los fallecimientos, según variables sobre situación procesal, edad, género y lugar de detención. “Ello permite identificar especificidades, continuidades y rupturas asociadas al fenómeno para habilitar la pregunta por la responsabilidad de las instituciones que tienen el deber de custodia y garantía de integridad física”, señalaron.

Para ello, se registra, sistematiza y analiza los datos recibidos del conjunto de partes de notificación de los fallecimientos enviados por el SPF cada vez que se produce una muerte. La información recibida, una vez cotejada con la obrante en otros organismos de monitoreo, se registra en la “Base de datos de Fallecimientos en Contextos de Encierro”, que es construida y actualizada permanentemente por el Área de Análisis e Investigación Interdisciplinaria, contando con colaboración del Área de Violencia en Instituciones de Encierro. El registro, cotejo, sistematización, procesamiento y análisis de la información son tareas sostenidas para la producción de reportes de esta naturaleza.

El 39% de las muertes corresponden a personas que llevaban menos de un año en prisión.

Un dato relevante es que el 39% de las muertes corresponden a personas que llevaban menos de un año en prisión. “Ello da cuenta de una notable celeridad en el proceso de producción de letalidad sobre la población con menor tiempo de prisionalización, que suele ser significativamente vulnerable”, repararon.