03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En sintonía con el alegato del fiscal Carlos Gonella y el auxiliar fiscal Gustavo Yofre
Córdoba: penas de hasta cuatro años y seis meses de prisión para los integrantes de una asociación ilícita fiscal vinculada a la actividad cerealera
El tribunal coincidió con el planteo e impuso las condenas pedidas por el MPF. Los tres hombres eran parte de una estructura con la participación de prestanombres y empresas ficticias para dotar de aparente legalidad y documentar falsamente el circuito de compraventa y traslado de granos marginal. Entre 2008 y 2011 se ocultaron ventas de granos por $508.433.478,67

En un juicio unipersonal, el Tribunal Oral Federal N° 2 de Córdoba condenó a penas de hasta cuatro años y seis meses de prisión a tres personas acusadas de integrar una asociación ilícita fiscal. El juez Carlos Lascano hizo lugar a lo planteado por el fiscal Carlos Gonella y el auxiliar fiscal Gustavo Yofré, que habían acusado a los tres hombres de formar parte de una estructura económica ficticia que mediante prestanombres y/o “carpetas” dotaba de aparente legalidad y documentaba falsamente el circuito de compraventa y traslado de granos marginal. 

En sintonía con el planteo del MPF, para el tribunal Jorge Wolfel, el contador Víctor Iglesias y el licenciado en Administración Sergio Tovagliari forjaron “un acuerdo tácito de voluntades para cometer una pluralidad indeterminada de delitos de naturaleza tributaria, en un lapso de tiempo prolongado, cumpliendo diferentes roles y realizando diferentes aportes”, por lo que fueron condenados por el delito de asociación ilícita fiscal en calidad de partes.

En el caso de Iglesias, la pena fue de cuatro años y seis meses de prisión, dado su nivel de instrucción como contador público nacional, su experiencia en el rubro, la extensión del daño y la pluriofensividad de la maniobra al falsificar firmas y sellos de escribanos, junto con el impacto económico que resultó de ella. Tovagliari recibió una condena de tres años y seis meses, por su conocimiento en administración de empresas, la falta de motivos económicos y la extensión del daño. La misma pena recibió Wolfel, cuyo rol activo se tradujo en la creación de las "carpetas” tanto para blanquear la compraventa marginal de granos como para obtener crédito fiscal espurio con el objeto de ser posteriormente vendido a terceros. 

En su alegato, Gonella y Yofre demostraron que la organización ocultaba al fisco la capacidad contributiva de productores agropecuarios para que pudieran evadir el pago de Ganancias o IVA. Además, generaban crédito fiscal espurio con prestanombres y usinas de facturación apócrifa y obtenían beneficios fiscales fraudulentos, producto de la inscripción de sus testaferros en el Registro Fiscal de Operadores de Granos y Legumbres Secas. 

En la causa se comprobó la existencia de diversas empresas vinculadas a la comercialización de cereales que fueron utilizadas por la organización para la creación de crédito fiscal ficticio y su posterior venta, algunas de ellas administradas por Tovagliari e Iglesias. Entre mayo de 2008 y marzo de 2011, varias de estas firmas ocultaron ventas de granos por $508.433.478,67. También, a través de otras tres, se intentó generar crédito fiscal espurio a los fines de obtener saldos de libre disponibilidad para su posterior venta a terceros, por un valor cercano a los cuatro millones de pesos. Por último, en esta estructura Wolfel era quien se dedicaba a la creación, uso y compraventa de “carpetas” y usinas tanto para la generación de factura apócrifa y venta del crédito fiscal ficticio generado a través de ella, como también para el blanqueo de cereales adquirido en negro.