03 de abril de 2020
03 de abril de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía Federal N°2 de Mar del Plata
Mar del Plata: desbaratan una organización dedicada al contrabando de cocaína y dólares falsos
Se detuvo a diez personas en el marco de once allanamientos. De acuerdo a la investigación, los imputados pasaron de comercializar droga en el plano internacional al contrabando de moneda extranjera apócrifa en Estados Unidos, para lo cual reclutaban personas en situación de vulnerabilidad. Además, se les imputan maniobras de lavado de activos.

En el marco de una investigación en la que intervino la Fiscalía Federal N°2 de Mar del Plata, a cargo de Nicolás Czizik, se desbarató una organización que, al menos desde el año 2009, operaba desde Mar del Plata y en el plano internacional, y se dedicaba al contrabando de moneda extranjera apócrifa, y al contrabando, tenencia y comercialización de estupefacientes, para lo cual utilizaban a un menor de edad. Además, se los acusa de introducir las ganancias obtenidas de esa actividad ilícita en el mercado a través de maniobras de lavado de activos.

A pedido de la fiscalía, el juez federal Santiago Inchausti ordenó once allanamientos –que fueron practicados el viernes pasado- en los que se detuvo a los diez imputados y se secuestraron vehículos de alta gama, armas de fuego, aproximadamente un kilo de marihuana y una importante cantidad de dinero –entre pesos, dólares y euros-.

Los imputados –que ya fueron indagados- permanecen detenidos a disposición de la Justicia Federal, luego de que el juez interviniente rechazara los pedidos de excarcelación formulados por la defensa de los once aprehendidos.

La investigación

La pesquisa que derivó en el desbaratamiento de la organización se nutre de varias causas. La primera de ellas involucra a un hombre que fue sorprendido en el aeropuerto internacional de Ezeiza cuando intentaba trasladar unos seis kilos de cocaína –ocultos en su equipaje- a España. En el marco de ese expediente, se detectó que el imputado tenía conexiones con algunas personas que vivían en la ciudad de Mar del Plata. Así, se emprendieron diversas tareas investigativas que permitieron identificar a algunos componentes de la organización, quienes poseían un alto poder adquisitivo, dadas las propiedades y vehículos que frecuentaban y utilizaban.

Asimismo, la justicia detectó otros intentos de contrabando de estupefacientes por parte de la organización. Uno de ellos ocurrió en noviembre de 2011, cuando se encontraron 880 gramos de cocaína ocultos en la base de un motor, tipo bomba de agua con una plataforma anti-vibratoria-, que iba a ser enviado desde una oficina de correos de la Ciudad de Buenos Aires. Otro de los sucesos ocurrió en enero de 2012, cuando personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detectó en la bodega de un avión, entre los envíos del Correo Oficial de la República Argentina, una encomienda con destino a Madrid en cuyo interior se hallaron paños de tela impregnados en cocaína, con un pesaje total de 220 gramos.

Otro de los hechos investigados por la justicia marplatense tuvo epicentro en la localidad uruguaya de Paysandú, donde se detuvo a algunos de los integrantes de la organización, por contrabandear a distintas localidades españolas encomiendas con artesanías en cuyo interior habrían disimulado más de cuatro kilos de clorhidrato de cocaína.

Pese las detenciones e imputaciones que recayeron sobre distintos miembros de la organización, ésta continuó su operatoria, aunque las maniobras de contrabando fueron dirigidas a introducir dólares falsos en Estados Unidos. Informes remitidos por el Servicio Secreto de ese país –cuyas autoridades colaboraron con la pesquisa- permitieron la conformación de una causa, en marzo de 2017, en la que se investigó el tráfico de dólares falsos que fueran transportados desde Perú a Argentina por parte de uno de los líderes de la organización, quien sería el encargado además de almacenar los billetes y preparar “correos humanos” para ser enviados a Miami. La maniobra implicaba introducir los billetes falsos en el mercado norteamericano y, una vez realizado el cambio, enviarlos de regreso a Mar del Plata a través de giros por empresas de correo.

La instrucción se amplió en enero de 2018 e incluyó el delito de lavado de activos a través del blanqueo o incorporación en el circuito financiero legal de ingresos de fondos de origen ilícito. En este sentido, la justicia reparó en que los investigados no registran actividades laborales, a pesar de contar con numerosos viajes al exterior y poseer un nivel de vida -de acuerdo a las tareas de campo realizadas- que no se justifica con los ingresos declarados.