08 de diciembre de 2021
08 de diciembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Lo solicitaron los fiscales Javier Arzubi Calvo y Diego Iglesias, titular de la PROCUNAR
Rosario: pidieron juicio oral para el presunto organizador de un transporte de casi 500 kilos de marihuana
Los representantes del MPF consideraron a Esteban Lindor Alvarado como el líder de una organización narcorcriminal a la que se le incautó un cargamento en Rio Negro, en 2017. La pesquisa continúa en torno al delito de lavado de activos.

Los fiscales Javier Arzubi Calvo, interinamente a cargo de la Fiscalía Federal Nº1 de Rosario, y Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), formularon la elevación parcial a juicio de una causa en la que Esteban Lindor Alvarado está acusado de haber organizado el transporte de 493,937 kilos de marihuana hallados en la cabina de un camión y su semirremolque el 24 de noviembre de 2017 en la provincia de Rio Negro.

Para el Ministerio Publico Fiscal, el imputado fue el organizador de la empresa criminal que, entre otras actividades, llevó a cabo el transporte del cargamento que se encontraba en la parte inferior del semirremolque marca Randon, dominio AUC-366, mientras eran trasladados por Jesús José Rodríguez, Marcos Esteban Rodríguez, José Luis Di Marco y Ricardo Ariel Ianni al momento de ser detenidos por un operativo policial, desplegado tras la comunicación telefónica realizada por personal de SENASA al Cuerpo de Seguridad Vial de la ciudad de General Roca de la Policía de Río Negro.

La causa tuvo su inicio en una denuncia presentada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) y la Unidad de Información Financiera (UIF), en la cual se indicaba la posible comisión del delito de lavado de activos tipificado por parte de Luis Medina -asesinado en diciembre de 2013- Alvarado y personas de su entorno como Rosa Natalí Capuano, LOGÍSTICA SANTINO SRL, Jorge Benegas, Gustavo Fernando Ramos y Lucio Maldonado, entre otros. La producción de medidas de prueba permitió detectar una gran cantidad de bienes y empresas en las que participan las personas allegadas al entorno familiar y de amistades del imputado, junto con un mapa del entramado societario desarrollado por aquél.

La interceptación del cargamento

Posteriormente, en abril de 2018 se recibió una denuncia de identidad reservada en la Fiscalía Federal Nº3 de Rosario, que daba cuenta de que Alvarado podría ser el organizador del transporte de 500 kg de  marihuana, finalmente secuestrados. El denunciante manifestó que una persona llamada Ariel -apodada “Gordito Ariel” y/o “Rengo” – quien se identificó posteriormente como Ianni- habría sido una de las personas encargadas del transporte.

Ante esas circunstancias se solicito información a la justicia federal de Rio Negro y pudo determinarse que allí existía una causa penal en la que fueron condenados las personas que resultaron detenidas. El cargamento estaba siendo transportando por un camión perteneciente a la firma TO IA SRL y el titular del acoplado donde se encontró el material estupefaciente resultó ser un empleado de la empresa LOGÍSTICA SANTINO, que con el devenir de la investigación se logró acreditar que respondían a Alvarado. También se realizó un estudio  de la prueba documental incautada por el Ministerio Público de la Acusación a partir de la imputación formulada a Alvarado por el homicidio de Lucio Maldonado.

La acusación

Las vinculaciones halladas hacen suponer que el nombrado no solo tenía efectivo conocimiento de la sustancia allí transportada, sino que además fue el organizador de dicha maniobra, como una más de aquellas que llevaba a cabo la empresa criminal que tal como se desarrollará, él organizaba”, sostuvieron Iglesias y Arzubi Calvo en su dictamen.

Los fiscales encargados de la investigación desarrollaron también las vinculaciones que se obtuvieron y permitieron llegar a Alvarado. En ese sentido, se determinó  que si bien en la causa que tramitó en la justicia federal rionegrina fueron condenadas las cuatros personas  señaladas -como coautores del delito de tráfico de estupefacientes, específicamente en la modalidad de transporte- había indicios de que también existiría una persona que organizó ese transporte: por la forma en que estaba oculto el material estupefaciente en el camión -parte de los panes distribuidos en la parte inferior del semirremolque, en una baulera metálica dentro de ese semirremolque y por último dentro de la cabina del camión-; y porque ese camión contaba con el acompañamiento de otro vehículo que oficiaba como campana o punta, lo que da cuenta de una logística y organización que no era realizada por las personas detenidas.

La participación de Alvarado pudo empezar a esclarecerse a partir de la denuncia realizada en Rosario en el año 2018. A partir de allí, también se detectó que Ianni y Di Marco visitaron asiduamente al presunto líder en la Unidad Penitenciaria de Urdampilleta, como así también que las firmas TO IA SRL y LOGÍSTICA SANTINO SRL -vinculadas directamente al camión y semi remolque en que se llevaba la marihuana- eran dirigidas de hecho por él. Finalmente, se contempló que todos fueron defendidos por el mismo abogado, Claudio Tavella, quien fuera luego detenido e imputado “por formar parte de la asociación ilícita endilgada a Alvarado”, sostuvieron los fiscales.

Sobre la figura penal imputada

Para Iglesias y Arzubi Calvo ,la conducta de Alvarado debe encuadrarse en el delito previsto en el artículo 7 de la Ley 23.737, es decir organizador del delito de transporte de estupefacientes que prevé una pena entre ocho y veinte años de prisión, ello teniendo en cuenta que habría ejercido el dominio sobre las diferentes personas físicas y jurídicas que fueron parte de la maniobra de transporte de sustancias estupefacientes“Resulta más que claro para esta parte, que ESTEBAN ALVARADO desplegó la acción de organizar, exigida por el tipo penal citado, llevando a cabo estas conductas de forma dolosa, ya que en todo momento su accionar apuntó deliberadamente a posibilitar la ejecución de los actos ilícitos verificados en la causa de General Roca”, completaron los fiscales federales. 

El pedido de juicio oral es una acusación parcial sobre las investigaciones que registra Alvarado y personas allegadas a su estructura criminal, ya que Iglesias y Arzubi Calvo también  solicitaron la extracción de testimonios de la causa para continuar las etapas procesales pertinentes respecto de los hechos vinculados con el delito de lavado de activos, por los que también es investigado.

Sin perjuicio de ello, el acusado también registra imputaciones ante la justicia provincial santafecina por un homicidio y ser jefe de una asociación ilícita.