20 de septiembre de 2019
20 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Continúa el juicio por la represión policial durante el gobierno de Fernando de la Rúa
19 y 20 de diciembre: "Nos ordenaron que los manifestantes no ingresen a la Plaza de Mayo"
El debate se reanudó hoy con la declaración de dos policías que estuvieron a cargo de patrulleros y otros cuatro que se desempeñaban en la guardia de infantería. A diferencia de sus compañeros, uno de ellos dijo haber visto a una persona herida en el cruce de la Avenida de Mayo con la Avenida 9 de julio.

El juicio por los sucesos ocurridos a lo largo de la Avenida de Mayo, entre la 9 de Julio y la Plaza de Mayo, durante la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001 se reanudó hoy con los testimonios de seis policías .

El primero en declarar fue Miguel Ángel Romero, quien se desempeñaba como sargento primero de la Comisaría 4ª. Recordó que el 20 de diciembre estuvo a cargo de un móvil que debía recorrer la zona. El uniformado afirmó que "la gente estaba tranquila” por la mañana. Al regresar a buscar a dos compañeros, el patrullero que manejaba fue cascoteado y debió detenerlo sobre la calle Bolívar. El fiscal Mauricio Viera preguntó si hubo disparos. Romero respondió “que se escuchaban las explosiones” pero que no vio si lo hacían sus colegas, pero tampoco a los manifestantes.

Juan Carlos Betancourt fue el segundo de los efectivos que declararon ante los jueces José Martínez Sobrino, Rodrigo Giménez Uriburu y Javier Anzoátegui. “Estábamos muy nerviosos, nos querían matar”, expresó. Betancourt estuvo a cargo de un móvil emplazado en el cruce de Avenida de Mayo y Piedras. Al igual que Romero, dijo que escuchó “disparos, explosiones”, pero que no vio a nadie efectuarlos.

Por su parte, Juan Ramón Báez y los demás testigos se desempeñaron en un grupo de asalto de la Guardia de Infantería. Según las modulaciones incorporadas al proceso, la cuadrilla estaba identificada con el número 5. "Nos ordenaron que los manifestantes no ingresen a la plaza", explicó. Por ese motivo, se apostaron sobre la Avenida de Mayo y avanzaron hacia la Avenida 9 de Julio. "Era una caos, ambulancias por todos lados, era constante. En una hora nos quedamos sin cartuchos y sin gases", describió. Junto a ellos, había otro grupo de asalto y un camión hidrante. Permanecieron allí, avanzando y retrocediendo sobre la calzada, hasta que los enviaron a La Boca.

Oscar Marcelo Valle coincidió con Báez en el calificativo: “caos”. Pero a diferencia de sus colegas, le “pareció ver una persona herida” sobre los canteros. “Todos la vieron”, añadió. El uniformado, quien utilizó el arma lanzagases, explicó que estuvieron en lugar hasta poco antes de que caiga el sol.

Gustavo Héctor Martínez fue el quinto en prestar declaración en la audiencia de hoy miércoles. Manifestó que la escopeta que se le había asignado al grupo fue inutilizada porque apenas llegaron fue dañada de un piedrazo. Además, estimó que los manifestantes los hicieron retroceder hasta 50 metros por delante de la plaza, dónde había más policías y “se pudieron contener”.

El último testigo de la jornada fue Juan Cruz Ferreyra. “La orden fue aguantar en línea”, afirmó e indicó que las directivas eran recibidas por un oficial en contacto con el Comando Radioeléctrico.

El debate oral y público que se realiza ante el Tribunal Oral Federal Nº6 continuará el viernes desde las 9:00, cuando está previsto que declaren otros siete testigos.