17 de enero de 2019
17 de enero de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervendrá el fiscal Oscar Ciruzzi
Comienza el juicio contra tres efectivos de la Policía Metropolitana acusados de disparar con balas de plomo durante el desalojo de la Sala Alberdi
El hecho tuvo lugar el 12 de marzo de 2013. Los agentes están imputados por homicidio reiterado en grado de tentativa, agravado por su carácter de miembros de una fuerza policial.

Con la intervención del fiscal Oscar Ciruzzi, el Tribunal Oral en lo Criminal n°7 comenzará este miércoles 10 de mayo el juicio contra tres efectivos de la Policía Metropolitana que dispararon con balas de plomo contra tres personas durante el desalojo de la Sala Alberdi, en marzo de 2013.

Los acusados son Miguel Antonio Ledesma, Gabriel Pereira de la Rosa y Maximiliano Nelson Acosta. Los tres están imputados por “homicidio reiterado (en 3 oportunidades) en grado de tentativa agravado por su carácter de miembros de una fuerza policial, en concurso ideal con el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Los disparos fueron durante el operativo de desalojo de la Sala Alberdi, ubicada en el sexto piso del centro cultural San Martín, dependiente del Gobierno de la Ciudad.

Según el requerimiento de elevación a juicio realizado por el fiscal Justo Rovira, los tres imputados habrían disparado con balas de plomo contra Mario Ciro Fumaroni, Esteban Leonel Ruffa y Germán Darío De Los Santos. Los dos últimos, integrantes de la Red Nacional de Medios Alternativos, realizaban una cobertura periodística cuando fueron heridos. Fumaroni era miembro del Movimiento Popular “Los Libros de la Esquina”.

Los hechos

El 12 de marzo de 2013, la titular del Equipo Fiscal A de la Unidad Fiscal Sudeste del Poder Judicial de la Ciudad, Claudia Barcia, dispuso la implementación de un servicio policial de seguridad por la toma de la Sala Alberdi. Entre las 22 y las 22:30, por orden de la fiscal, se retiró al personal policial que estaba asignado al área “Plaza Seca” del centro, ubicado en Sarmiento 1551 para que los manifestantes salieran del lugar.

Cerca de las 23:30, un grupo colocó colchones en las puertas y luego comenzó un enfrentamiento con los efectivos, que se trasladó a las calles aledañas. Allí, intervinieron las Brigadas Rápidas de Intervención (BRI), con apoyo de la División Intervenciones Complejas (DIC) de la Policía Metropolitana.

Los policías de la DIC avanzaron desde la calle Montevideo hasta la Avenida Corrientes, donde se dividieron: unos fueron hacia Rodríguez Peña y otros hacia la calle Paraná. En esa esquina, estaban De Los Santos, Ruffa y Fumaroni. Entre las 00:20 y la 01:00, los oficial mayor Pereira de la Rosa y Ledesma; y el oficial Acosta efectuaron disparos con las escopetas marca “Mossberg” calibre 12/70 que tenían asignadas pero utilizaron postas de plomo en lugar de las municiones anti tumulto, o sea, las postas de goma.

Cabe recordar que cuando se le dio intervención a la Policía Metropolitana, se hizo mención a la Resolución 27/2011 de la fuerza, donde se determina la prohibición de la utilización o tenencia de municiones de plomo para armas largar de contención o disuasión, debiendo ser utilizadas las municiones con postas de goma o “Anti Tumulto”.

Al momento de los disparos, Fumaroni intentó resguardarse tras un contenedor de basura pero fue herido en una pierna, cerca de la ingle. De Los Santos vio como cuatro policías le apuntaban y luego sintió un impacto en su muslo. Ruffa intentó alejarse al ver el avance policial pero le dispararon en su pantorrilla.

Para el fiscal de instrucción, el procedimiento que llevó adelante la Metropolitana esa madrugada está “muy lejos de poder considerárselo como exitoso”. Sostuvo que, más allá de los daños materiales, hubo tres heridos de arma de fuego no por “un desmedido actuar policial” sino por un “ilegítimo proceder por parte de quienes integraban sus filas”.

Recalcó la importancia del estudio sobre todo el material fílmico y fotográfico de la causa que realizó la Dirección de Policía Científica de la Gendarmería Nacional. Rovira destacó que el informe permitió revelar el desplazamiento que tuvieron las diferentes células de dispersión de la Policía Metropolitana que se desplegaron en las inmediaciones del Centro Cultural durante esa madrugada y el lugar concreto desde donde provinieron los disparos. En las filmaciones, se ven los fogonazos en la esquina de Corrientes y Paraná.

El representante del MPF hizo hincapié, además, en el registro del domicilio de Pereira de la Rosa, donde se incautaron municiones como la posta de plomo que se le extrajo de su cuerpo a Fumaroni. “Es sugestivo al menos que el nombrado Pereira de la Rosa sea casualmente la persona a cargo de la Armería de la DIC y guarde en su domicilio particular municiones que sabe prohibidas por la Fuerza”, manifestó el fiscal y estimó que “pudo ser quien esa noche las llevó al procedimiento para luego distribuirlas entre los compañeros que portaban escopetas”.