26 de mayo de 2024
26 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los fundamentos se conocerán el 8 de noviembre
Condenaron a tres años de prisión en suspenso a un conductor por la muerte de un nene de tres años
El hecho sucedió en julio de 2014 en la Avenida General Paz, cuando el condenado embistió con su camioneta el vehículo en el que viajaba una familia. La Fiscalía había pedido una condena de cuatro años y diez meses de prisión. Deberá someterse al control de un patronato de liberados por cuatro años y realizar 20 horas mensuales de trabajo en Cáritas durante ese tiempo.

La jueza Ana Dieta de Herrero condenó hoy a Juan Manuel Sánchez Villar a tres años de prisión de ejecución en suspenso por causar la muerte de un nene de tres años cuando chocó con su camioneta el auto donde viajaba la víctima, en julio de 2014. Los fiscales Sandro Abraldes y Fernando Fiszer habían pedido cuatro años y diez meses de prisión. Los fundamentos se conocerán el próximo 8 de noviembre.

Sanchez Villar, de 34 años, fue condenado por los delitos de “homicidio culposo agravado por haberse cometido por la conducción imprudente de un vehículo automotor” y “lesiones leves culposas”. Además, la jueza del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº9 le fijó una inhabilitación para manejar por diez años. Al tratarse de una pena en suspenso, el condenado deberá fijar residencia, someterse al control de un patronato de liberados por cuatro años y realizar 20 horas mensuales de trabajo en Cáritas durante ese tiempo, además de cursos de educación vial.

El 27 de julio de 2014, Gastón Hernán Jara y Lorena Cecilia Monzón salieron de su casa para dejar a su hijo mayor en el colectivo que lo llevaría a su competencia de taekwondo. Los padres de los chicos participantes habían decidido seguir el vehículo “en caravana”. El matrimonio y su hijo menor, Bautista, así lo hicieron, a bordo de un Fiat 147.

Cerca de las ocho de la mañana, cuando transitaban por la avenida General Paz a la altura del puente de Avenida San Martín, el vehículo en el que se movilizaba la familia fue embestido desde atrás por la camioneta de Sánchez Villar, que se desplazaba a 115 kilómetros por hora. El Fiat donde viajaban comenzó a dar trompos y golpeó con un poste de luz y luego con el guardarrail. Como consecuencia del choque, Bautista, de tres años, salió despedido del auto y falleció dos horas después en el Hospital Eva Perón. Según se corroboró en el expediente, Sanchez Villar tenía 1.69 gramos de alcohol por mil/cc de sangre.

Durante su alegato, el fiscal consideró que el acusado tuvo una “desaprensión por la vida y la integridad corporal ajenas” y que actuó en infracción a “las más elementales reglas de convivencia social”.

Tuvo en cuenta las consecuencias psicológicas en la familia, en especial en su hermano mayor y la situación traumática que vivieron los testigos, que aún recuerdan los detalles del hecho. Marcó que Sanchez Villar no intentó brindar ningún tipo de auxilio y no sólo se mostró “indiferente ante el delito” sino que dijo que lo habían chocado y que se quería ir.

La Fiscalía había hecho hincapié en el estado de alcoholismo en el que se encontraba el ahora condenado y que incluso quiso fugarse. Aclaró que, si bien no podía aplicarse a este caso, la nueva ley afirma que en esos supuestos la escala penal debe ser más elevada, ya que esas circunstancias aumentan el grado de reproche.