26 de mayo de 2024
26 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervienen los fiscales Fernando Fiszer y Sandro Abraldes
Continúa el juicio a un conductor por la muerte de un niño: “lo veía fuera de sí y le sentí olor a alcohol”
Lo indicó un testigo al referirse a la condición en que se encontraba el imputado Juan Manuel Sánchez Villar, instantes después de producido el siniestro vial. Otro de los testigos aseguró que tuvo que avisarle a la policía que el acusado quería arrancar la camioneta para irse del lugar.

La jueza Ana Dieta de Herrero continúa con el juicio unipersonal contra Juan Manuel Sánchez Villar, acusado de causar la muerte de un nene de tres años al chocar el auto dónde viajaba con sus padres, en julio de 2014. Según se estableció luego, el hombre de 34 años manejaba alcoholizado. El debate, donde intervienen los fiscales Fernando Fiszer y Sandro Abraldes, se reanudará el próximo 11 de octubre.

Los hechos

El 27 de julio de 2014, Gastón Hernán Jara y Lorena Cecilia Monzón salieron de su casa en Tigre hacia Pacheco para ir a una competencia de taekwondo en San Justo. La familia siguió al micro que llevaba a su hijo “en caravana” por la autopista Panamericana y luego por la avenida General Paz. Al llegar a la altura del puente de Avenida San Martín, sintieron “una explosión” y que el auto Fiat 147 donde viajaban comenzaba a dar trompos. Golpeó con un poste de luz y luego con el guardarraíl.

La explosión fue el momento en que Sánchez Villar los chocó desde atrás a 115 kilómetros por hora, luego de perder el dominio de su camioneta Kia Sportage. Según la investigación, estaba alcoholizado: tenía 1.69 gramos de alcohol por mil/cc de sangre. Como consecuencia del choque, Bautista de tres años salió despedido del auto y falleció dos horas después en el Hospital Eva Perón.

El juicio

Tres fueron los testigos que declararon durante la última audiencia. Uno de los empleados de Autopistas del Sol recordó haber estado en el lugar: “fue tremendo cuando llegué, me provocó mucha angustia la situación”. Describió la escena y luego el contacto que tuvo con el imputado: “estaba sentado adentro de la camioneta e intentó arrancarla, así que le fui a decir a la policía que se fijen porque estaba intentado irse”.

Recordó que lo vio bajarse después del vehículo y que “no podía mantenerse parado”. “Me dijo que lo habían chocado y que se quería ir, al parecer estaba en estado de ebriedad”, rememoró. El otro testigo que dijo haber visto en esa condición al imputado fue el profesor de taekwondo: “lo veía fuera de sí y le sentí olor a alcohol”.

El último de los testigos fue un policía de tránsito que se acercó al lugar después de producido el incidente y vio cómo una mujer lloraba en el medio de la calle, tal como había contado la madre del nene en la primera audiencia.

Sánchez Villar está acusado del delito de “homicidio culposo, agravado por haber sido cometido mediante la conducción imprudente de un vehículo automotor”, que prevé una pena de dos a cinco años de prisión y por las lesiones leves causadas a los padres de Bautista.