26 de noviembre de 2021
26 de noviembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía General N°3
Declararon un médico y una enfermera que constataron la muerte de la adolescente secuestrada y asesinada en noviembre del 2018
En el marco del juicio oral a dos personas por el secuestro seguido de muerte, los testigos ofrecieron detalles sobre lo ocurrido en la madrugada del 21 de noviembre de ese año. Declararon que se encontraban de guardia en el centro de atención primaria del municipio de Ituzaingó, donde llegó el cuerpo de la víctima sin vida, luego de haber sido hallada en el vehículo en el cual viajaban los acusados, en las cercanías del Acceso Oeste.

Una enfermera que realizó trabajos de reanimación a la víctima y el médico constató su muerte declararon hoy ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el juicio por el caso de la adolescente de 15 años asesinada luego de ser secuestrada el 20 de noviembre del 2018  en el barrio porteño de Parque Chacabuco.

En el proceso, iniciado el 12 de mayo pasado, se encuentran acusados Luis Alberto Fernández y Bruno Martín Cortez como “coautores penalmente responsables de los delitos de secuestro extorsivo, agravado por haber obtenido el pago de rescate, por ser la víctima una joven menor de edad, por la existencia de un vínculo de respeto, por la intervención de varias personas y por causar intencionalmente la muerte de la víctima; resistencia a la autoridad agravada por haberse cometido mediante el uso de un arma de fuego; y encubrimiento en concurso ideal con portación de arma de guerra”. Actúa en representación del Ministerio Público Fiscal, la titular de la Fiscalía General N°3, Gabriela Baigún.

El primer turno fue de la enfermera (por razones de seguridad no se divulgan sus datos personales) quien relató que en la madrugada del 20 de noviembre 2018 se encontraba trabajando en el "hospitalito de Ituzaingó", en relación al centro de atención primaria del municipio. Sostuvo que en la madrugada en la cual se halló el cuerpo de la joven se encontraba en una guardia. "Golpean y viene un policía, aparece pidiendo un médico", recordó.

Relató que se trasladó hasta la escena donde se había encontrado a la víctima. "Verifique los signos vitales. No le sentí nada. Le fui haciendo RCP (Reanimación Cardiopulmonar) en el pecho", agregó, y luego indicó que los signos vitales "dieron negativo". La declarante puntualizó que se trasladaron desde la guardia hasta la escena mediante un móvil policial de civil y que el traslado duró menos de un minuto. En este mismo sentido, la trabajadora de la salud detalló que reconoció el caso de la joven por la trascendencia mediática que había tenido. "Esto salió en todos los medios", sostuvo.

La adolescente había sido secuestrada a la salida del Liceo N°5 Pascual Guaglianone, en el barrio porteño de Parque Chacabuco, alrededor de las 17.15 del 20 de noviembre.

La testigo señaló que a la joven se le realizó "más de una hora de RCP avanzando" y que eso incluyo "ponerle oxígeno, una vía para pasarle medicación. Pasarle adrenalina, le pusimos electrodos". Además, indicó que los médicos utilizaron el electro desfibrilador en las tareas de reanimación. "Se la dio por fallecida en la guardia, después de hacer todo el procedimiento que hicimos", aseguró. Por otro lado, describió que observó en el cuerpo "marcas en el cuello y en los brazos. Casi moradas las manchas. El color se va haciendo fuerte por la comprensión”.

Tras el turno de la enfermera, declaró el médico especializado en medicina interna, Aldo Fernando Rojas Rodríguez, quien señaló que actualmente se desempeña en el Hospital del Bicentenario de Ituzaingó. El testigo indicó que la madrugada del hallazgo de la víctima llegó "una paciente menor de edad en óbito a la guardia". Agregó que se encontraban tres médicos en el lugar, entre ellos el director del centro. Asimismo, afirmó que pudo observar "una impregnación de una coloración rojiza de algo que hacia presión en el cuello", haciendo alusión a las marcas en el cuerpo de víctima.

Luego de la lectura de un informe que lleva su firma, el testigo rectificó su testimonio respecto a las tareas de reanimación a la víctima. "Participé cuando le ausculté los latidos, en la constatación de signos vitales. Constaté su defunción. No recuerdo muy bien si participé en las maniobras de RCP. No recuerdo específicamente lo que usted me consulta", aclaró el médico ante la pregunta de la fiscalía sobre si se habían realizado intentos para reanimarla. Finalmente, detalló como hora de ingreso de la víctima al establecimiento la 1.50 de la mañana.

Tras concluir las declaraciones, el tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el miércoles 23 de junio a las 7.30. Se espera para la próxima audiencia el comienzo de los testimonios de los agentes policiales que intervinieron en la pesquisa. A su vez, el tribunal señaló que la próxima audiencia se realizará de forma presencial en el caso que la situación sanitaria lo permita.

En el requerimiento de elevación a juicio, la fiscalía indicó que "Luis Alberto Fernández junto con Bruno Martín Cortez, causaron intencionalmente la muerte de la joven menor de 15 años de edad X.N.M.M, causándole la muerte por compresión cervical".

La fiscalía acusa a ambos de ejecutar el secuestro extorsivo seguido de muerte del que resultó víctima X.M.M.M, entre el 20 y 21 de noviembre del 2018, junto a otras personas que aún no fueron identificadas. La adolescente fue capturada a la salida del Liceo N°5 Pascual Guaglianone, en el barrio porteño de Parque Chacabuco, alrededor de las 17.15 del 20 de noviembre. Según la acusación, luego de retenerla y ocultarla, por la medianoche los acusados recibieron presuntamente el pago de rescate de la madre de la víctima. Finalmente, en la madrugada ambos fueron detenidos cuando intentaban evadir un control vehicular de la Policía de la provincia de Buenos Aires en Ituzaingó, en las cercanías del Acceso Oeste. En el interior del vehículo fue encontrado sin signos vitales el cuerpo de la adolescente.