20 de septiembre de 2019
20 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía General N°20 ante los Tribunales Orales en lo Criminal
El lunes se conocerá el veredicto en el juicio a policías acusados de proteger el funcionamiento de tres prostíbulos
También se les imputa fraguar actas de inspección y declaraciones testimoniales para permitir el funcionamiento de los locales, donde se explotaba sexualmente a mujeres en situación de vulnerabilidad.

Este lunes 13 de mayo, a partir de las 9:30 y ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°20, tendrá lugar la audiencia en la que se conocerá el veredicto del juicio oral y público a cuatro ex policías que integraban la cúpula de la comisaría 38°. Están acusados de brindar protección y cobertura legal para el funcionamiento de tres prostíbulos denominados “Doly’s”, “Fama” y “Envidia”, todos ubicados en el barrio porteño de Flores y donde se explotaba sexualmente a mujeres en situación de vulnerabilidad. Además, están acusados de fraguar actas de inspección y declaraciones testimoniales en procedimientos policiales.

El juicio comenzó el 1 de marzo y a lo largo del debate declararon más de 35 testigos. Entre los testimonios  más relevantes se encuentran el de la psicóloga y directora del Programa Nacional de Rescate de Víctimas de Trata de Personas, Zaida Gatti, que describió que participó del “megaoperativo” que se llevó a cabo en marzo de 2011 en el que se realizaron 47 allanamientos en distintos locales ubicados en los barrios porteños de Flores, Recoleta y Microcentro, entre los que se encontraban los investigados en el juicio, para la identificación de posibles víctimas del delito de trata de personas.

Otro testimonio importante fue el de uno de los mozos del local Doly’s, que también aseguró que adentro del boliche había mujeres explotadas sexualmente.  “Era un boliche de la noche, como todos los que había en Flores, donde trabajaban las chicas con su cuerpo. Tomaban una copa con el supuesto acompañante de ese momento, le pagaban  a la chica y se iban al hotel de al lado”, describió. Y agregó: “Venían un montón de policías, se sentaban con el dueño. Había una mesa, me decían ‘servime tres café, un whisky, un gancia’, y era toda una ronda de gente que yo no conocía. Seguramente eran amigos del dueño, porque se reían, se embromaban.  También siempre había gente conocida del ambiente artístico”.

En su alegato, el fiscal Carlos Gamallo pidió penas de entre tres años y un año y medio de prisión e inhabilitación total para los cuatro imputados, al encontrarlos como coautores del delito de encubrimiento agravado por su condición de funcionarios públicos y por no denunciar la perpetración de un delito que debían perseguir penalmente.