06 de febrero de 2023
06 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°1
Enjuiciarán a una oficial de la Policía de la Ciudad por el homicidio de una pareja en Parque Avellaneda
Además, se imputó a su ex pareja -también policía- por encubrir el crimen. Las víctimas fueron encontradas sin vida el 11 de junio del año pasado en el interior de su casa, asesinadas por disparos en la cabeza.

La responsable de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°1, Estela Andrades, solicitó la elevación a juicio de la investigación seguida contra dos efectivos de la Policía de la Ciudad por el homicidio de Alberto Antonio Chirico, de 71 años, y su esposa María Delia Speranza, de 63 años, ocurrido el 11 de junio de 2019, en el interior de la casa en que vivían en la calle Eugenio Garzón al 3500 del barrio porteño de Parque Avellaneda. La medida fue requerida a la titular del Juzgado Nacional N°63 del fuero, Vanesa Peluffo,

El hecho

Aquel día, mientras hacía su recorrida habitual, una oficial de la Comisaria Vecinal 9C advirtió que el portón de dos hojas de la casa del matrimonio estaba abierto. Como nadie respondió fueron a buscar a la hija de la pareja: tras ingresar, salió a los pocos minutos diciendo que sus padres estaban tirados en el piso y que creía que estaban muertos. Personal de la Unidad Criminalística Móvil determinó que la pareja había sido golpeada y que les habían disparado en la cabeza.

De acuerdo a la investigación desarrollada por la Fiscalía se pudo establecer que la mujer policía imputada -quien también trabajaba en la comisaría vecinal 9 C y solía hacer rondas en la zona- se aprovechó de la relación de confianza que había forjado con el matrimonio –ya que a veces le dejaban usar el baño y le daban comida- para ingresar a la vivienda. Una vez dentro, los golpeó fuertemente en la cabeza y les disparó con su arma reglamentaria, para sustraer entre 70 y 80 mil dólares que la pareja tenía para pagarle a su hija un viaje a Disney por su cumpleaños de 15 años.

Según la acusación, tras ejecutar a las víctimas la oficial se retiró del lugar y denunció que le habían robado el arma reglamentaria. Para ello mintió respecto a que había sido interceptada en las calles Recuero y Culpino por un Volkswagen Gol Trend –que la siguió durante parte del trayecto-, y que luego hizo lo misma una camioneta Renault Duster, desde la que bajó un hombre y le sustrajo el arma, mientras que desde el otro vehículo habría bajado una mujer que se apoderó de su cartera donde tenía 300.000 pesos. Cuando la policía inspeccionó su vehículo, encontraron dentro de su campera reglamentaria $70.000 y dos cargadores.

En cuanto a su pareja –también oficial de la Policía de la Ciudad-, la Fiscalía consideró que el hombre ayudó a la imputada a eludir las investigaciones, en relación al crimen del matrimonio y al ocultamiento del arma utilizada en el hecho.

A juicio

En base a las pruebas colectadas, la fiscalía solicitó que la mujer policía fuera sometida a juicio como autora de robo agravado por su comisión con arma de fuego, en concurso real con homicidio doblemente calificado por haber sido cometido con alevosía, y para consumar el otro delito y lograr la impunidad, que se agrava a su vez por haber sido cometido con un arma de fuego, en concurso real con falsa denuncia. Asimismo, su ex pareja, deberá responder como autor del delito de encubrimiento doblemente agravado por tratarse el hecho precedente de un delito especialmente grave y por ser funcionario público.

En su requerimiento, la representante del Ministerio Público Fiscal señaló que “si bien en primera instancia, parecía que nos encontrábamos con dos hechos aislados y sin aparente relación, a saber: el doble homicidio donde resultaron víctimas Speranza y Chirico, y el robo a mano armada que damnificara a la oficial policial, con el correr del tiempo, la suma de elementos y el avance de la pesquisa, se logró establecer que ambos hechos no solo se encuentran relacionados; sino que el segundo de ellos habría tenido su génesis en procurar la impunidad del primero. Es decir, que los imputados habrían congeniado en llevar a cabo una falsa denuncia de robo y enfrentamiento armado, la cual no tuvo ningún otro objeto, más que justificar la sustracción de la Pistola Marca Beretta PX4 Storm Nº 244059 asignada por la Policía de la Ciudad a la imputada (y utilizada en las muertes de Speranza y Chirico). De esta forma, lograron: 1- Impedir que se realicen pericias de cotejo entre dicho armamento y las vainas servidas recolectadas en el domicilio de la víctima; y 2- Justificar un eventual resultado positivo del examen dermotest que pudiera haberle sido realizado -ese mismo día de los hechos- a la oficial”.