27 de mayo de 2022
27 de mayo de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los fundamentos se conocerán el próximo 15 de diciembre
Homicidio del periodista de Racing: condenaron a doce años de prisión a los tres acusados
El fiscal Fabián Céliz había pedido prisión perpetua por homicidio agravado por alevosía pero el Tribunal Oral en lo Criminal Nº23 los condenó por homicidio simple. El hecho tuvo lugar en la madrugada del 24 de enero de 2013.

Los jueces María Cecilia Maiza, Carlos Rengel Mirat y Luis María Rizzi condenaron a 12 años de prisión a los tres acusados por el homicidio del periodista Nicolás Pacheco, ocurrido en enero de 2013. En su alegato, el fiscal Fabián Céliz había pedido prisión perpetua. Los fundamentos se conocerán el próximo 15 de diciembre.

Enrique Armando Rulet (32), Aníbal Domínguez Butler (60) y Juan Carlos Rodriguez (26) fueron condenados por el delito de “homicidio simple”. Tanto la fiscalía como la querella los habían acusado de “homicidio agravado por alevosía”. Los tres permanecerán en libertad hasta que la sentencia quede firme, a pesar de que Céliz y el abogado de la familia Pacheco habían requerido la detención. Deberán presentarse cada quince días ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº23 y tienen prohibición de salida del país.

Antes del veredicto, Rulet había manifestado que era inocente y que no habían matado a Nicolás Pacheco: “confío en Dios y en el Tribunal”, dijo. Rodriguez también se declaró inocente y aseguró que no tenían “nada que ver” con lo sucedido. Domínguez Butler, apodado “Vaquero”, se había negado a hablar.

El hecho

El 24 de enero de 2013, Pacheco se presentó en el club después de que finalizara un asado que solían hacer algunos hinchas de Racing. Una vez que quedaron los tres imputados y la víctima en el sector de quinchos, Pacheco fue golpeado brutalmente: le produjeron 15 lesiones de importancia en todo su cuerpo, de forma simultánea.

La lesión más grave fue en la cabeza y le produjo una fractura de cráneo. Tenía, además, una fractura en la columna vertebral. Luego de los golpes que le ocasionaron la muerte (que según los peritos fue entre las 00:50 y las 03:00), los acusados arrojaron a Pacheco a la pileta del club, ubicado sobre Nogoyá 3045, en el barrio porteño de Villa del Parque.

“Acá no hubo lucha, hubo una paliza en la zona de la pileta y posteriormente, cuando Nicolás ya estaba muerto, fue arrojado al agua”, había asegurado Céliz en su alegato. Detalló que la golpiza se realizó en un lugar donde no había nadie y que de casualidad una vecina escuchó unos gritos. Afirmó que lo tiraron al agua porque querían que muera ahogado y para tapar la golpiza que le habían dado.

Durante el juicio, declararon el hermano de Nicolás y varios de los asistentes al asado que se hizo el 24 de enero. También se presentaron ante los jueces varios directivos de aquél momento y actuales de Racing: Víctor Blanco, Rodolfo Molina y Rubén Guevara.

En base a varios testigos, el fiscal indicó que Rulet pertenecía a “Racing Stones”, una facción de la “Guardia Imperial” (la barra brava de Racing) y que la noche del homicidio había expresado varias veces que “iba a agarrar el control de la barra”. Incluso, otro de los imputados había señalado en su indagatoria en instrucción una charla de Rulet con la víctima aquella noche: Rodríguez dijo que lo escuchó a Nicolás comentar que le parecía bien lo que había hecho Cantero con los barras.

Cabe recordar que Javier Cantero fue presidente del club Independiente de Avellaneda y que su mandato se caracterizó, según explicó el fiscal, por la lucha que llevó adelante contra los barras. “Los barras tienen que dejar de existir” habría dicho la víctima según Rodríguez y que a esto, Rulet habría comentado que son parte del “folklore del fútbol” y que él quería ser jefe de la Guardia Imperial.