21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Las defensas alegarán el próximo miércoles 30 de noviembre
Homicidio del periodista de Racing: la fiscalía pidió prisión perpetua para los tres acusados
Para el representante del Ministerio Público Fiscal, los imputados “le dieron una paliza” a Nicolás Pacheco y lo mataron. Solicitó, además, que se revoque su excarcelación y se los detenga inmediatamente pero el Tribunal Oral en lo Criminal Nº23 lo rechazó.

El fiscal Fabián Céliz le pidió hoy al Tribunal Oral en lo Criminal Nº23 que condene a prisión perpetua a los tres acusados por el homicidio del periodista de Racing Nicolás Pacheco, en enero de 2013. Para el representante del Ministerio Público, Enrique Armando Rulet (32), Aníbal Domínguez Butler (60) y Juan Carlos Rodriguez (26) “le dieron una paliza” a la víctima y luego lo arrojaron a la pileta de la sede que el club tiene en Villa del Parque.

Céliz los acusó del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía”. La querella que representa a la familia de Pacheco había acusado antes por la misma calificación. El fiscal pidió, además, que se les revoque la excarcelación a los imputados y se los detenga inmediatamente, ya que estimó que existe la posibilidad de que intenten evadir a la justicia. Los jueces María Cecilia Maiza, Carlos Rengel Mirat y Luis María Rizzi rechazaron la solicitud y comunicaron que los alegatos de las defensas se realizarán el próximo miércoles 30 de noviembre.

En el requerimiento de elevación a juicio realizado por la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 23, se aseguró que el 24 de enero de 2013, Pacheco se presentó en el club después de que finalizara un asado que solían hacer algunos hinchas de Racing. Una vez que quedaron los tres imputados y la víctima, lo golpearon y le produjeron unas 15 lesiones en todo su cuerpo de forma simultánea.

La lesión más grave fue en la cabeza y le produjo una fractura de cráneo. Tenía, además, una fractura en la columna vertebral. Luego de los golpes que le ocasionaron la muerte (que según los peritos fue entre las 00:50 y las 03:00), los acusados arrojaron a Pacheco a la pileta del club, ubicado sobre Nogoyá 3045.

Al comienzo de su alegato, Céliz afirmó que fueron Rulet, Domínguez Butler y Rodríguez quiénes mataron a Pacheco. Descartó que el homicidio haya sido cometido por autores desconocidos. “¿Cómo podrían haber entrado ese grupo de personas sin ser vistos por nadie, ni siquiera por los imputados?”, se preguntó el fiscal. “Estos autores desconocidos gozaban de una coordinación excelente para ordenar, limpiar todo y salir, otra vez sin ser vistos”, teorizó y calificó la versión como “desopilante”.

Descartó, también, que el crimen haya sido cometido por las otras tres personas que se encontraban dentro de la sede esa noche pero que no estaba en la zona de parrillas. Se trata de dos integrantes de la murga del club y el empleado de seguridad. Todos fueron sobreseídos en la etapa de instrucción y los dos primeros declararon como testigos en el juicio. “Ni siquiera los imputados los colocan en la escena”, manifestó.

Por último, desechó también la posibilidad de que la muerte de Pacheco fuese consecuencia de una caída. Exhibió las fotos de la autopsia, donde se observan la cantidad de golpes que tiene Nicolás por todo el cuerpo. “Estas lesiones, como bien señaló la profesional que hizo la autopsia, no se producen por una caída: esto fue una paliza”, aseguró el fiscal. Consideró que los acusados “mintieron desde el principio” y que tenían motivos para matarlo.

Explicó que hubo un “plan común” llevado adelante por los hombres para asesinarlo. Para Céliz, se trató de un homicidio cometido con alevosía porque actuaron “sobre seguro y con astucia suficiente como para aprovecharse del estado de indefensión” de Pacheco. Detalló que la golpiza se realizó en la pileta del club, en un lugar donde no había nadie y que de casualidad una vecina escuchó unos gritos.

Las estrategias de las defensas

Durante el debate, las defensas cuestionaron la hora de muerte que calculó la profesional que realizó la autopsia. El fiscal explicó que se trataba de una cálculo estimado pero que la médica tomó numerosas variables para determinar que se produjo entre las 00:50 y las 03:00 de la mañana. Céliz recordó que el cuerpo se encontró, según la versión de los imputados, entre las 6:10 y 6:30 de la mañana, por lo que si se tiene en cuentra que estuvo en el agua aproximadamente dos horas, la muerte se ubicaría entre las cuatro y las cinco de la mañana.

“Acá no hubo lucha, hubo una paliza en la zona de la pileta y posteriormente, cuando Nicolás ya estaba muerto, fue arrojado al agua”, aseveró Céliz. Consideró que si la situación hubiese sido más cerca de las seis de la mañana, hubiera habido más probabilidades de que los acusados fueran vistos y que por eso la paliza se dio de manera “alevosa y subrepticia”. Citó a la vecina que escuchó los gritos durante la noche y las voces de tres o cuatro hombres que discutían. La testigo dijo que uno gritaba “pará, pará, dejalo”.

Estableció que los imputados “comenzaron a sembrar versiones” acerca de lo sucedido aquél día para “confundir”. Que había sido por una caída a la pileta, que Nicolás había querido tirarse desde el techo al agua y que “le gustaba meterse en lugares prohibidos”.

“Acá no hubo lucha, hubo una paliza en la zona de la pileta y posteriormente, cuando Nicolás ya estaba muerto, fue arrojado al agua”, aseveró Céliz.

Hizo hincapié en las indagatorias que prestaron los tres y las contradicciones que había tanto entre ellas como si se las comparaba con la prueba obtenida en el debate. Mencionó la declaración del responsable de seguridad de la sede, quién contó que Domínguez Butler salió dos veces esa noche, una de las cuales estuvo acompañado por Rodríguez. Las cámaras sólo captan a Domínguez, ya que no enfocaban directo al club. Si se comparan las filmaciones, tal como hizo la fiscalía, se puede observar que el acusado se cambió de ropa.

Con respecto a Rulet, retomó lo que dijeron varios de los testigos: que pertenecía a “Racing Stones”, una facción de la “Guardia Imperial” (la barra brava de Racing) y que esa noche había expresado varias veces que “iba a agarrar el control de la barra”.

En su indagatoria en instrucción, Rodríguez dijo que lo escuchó a Nicolás comentar que le parecía bien lo que había hecho Cantero con los barras. Cabe recordar que Javier Cantero fue presidente del club Independiente de Avellaneda y que su mandato se caracterizó, según explicó el fiscal, por la lucha que llevó adelante contra los barras. “Los barras tienen que dejar de existir” habría dicho la víctima según Rodríguez y que a esto, Rulet habría comentado que son parte del “folklore del fútbol” y que él quería ser jefe de la Guardia Imperial.

Al momento de explicar la secuencia en la que encontraron a Nicolás, Rodríguez contó que no había manchones de sangre y que después supo que lo mataron con un “fierrazo” en la cabeza. “Ese dato lo sabe él, nadie en toda la causa habló de eso, sólo el imputado”, destacó Céliz.

“No puede ser, ¿qué hacemos? ¿nos vamos” habría dicho Rulet la mañana del 24 de enero, según la indagatoria de Domínguez. “¿Por qué se quería ir de la sede y dejar a su amigo en el fondo de la pileta?”, se preguntó el fiscal. Luego, afirmó que lo tiraron al agua porque querían que muera ahogado y para tapar la golpiza que le habían dado. “Fue un homicidio realizado con alevosía y no hay causa alguna de justificación”, concluyó.

La querella, que había alegado antes, compartió la calificación de la fiscalía. Manifestó que los acusados fraguaron la escena del crimen para tratar de salir ilesos de la situación. Puntualizó en que hubo una preparación de la escena y un acomodamiento del lugar antes de llamar a la policía. “Desde su óptica, tirar el cuerpo al agua suponía un accidente perfecto”, consideró.