30 de enero de 2023
30 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía N° 30 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional
Homicidio frente al hotel Faena: declararon cuatro acusados de integrar la banda que asaltaba a turistas que llegaban por el Aeropuerto de Ezeiza
Uno de ellos confirmó que participó en uno de los hechos que se juzgan en el debate. De acuerdo a la acusación, por lo menos 13 personas conformaron una asociación ilícita que “marcaba” turistas que llegaban al país. Durante uno de esos robos, que se realizaban con apoyo de motos y autos, algunos de los imputados en la causa intentaron asaltar a Matthew Charles Gibbard y lo mataron frente al Hotel Faena, en diciembre de 2019.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº17 escuchó ayer las declaraciones indagatorias de cuatro hombres acusados de integrar una asociación ilícita que tenía como objetivo robarle a personas que ingresaban al país por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, a quiénes “marcaban” y seguían desde allí hasta su destino, generalmente dentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En el juicio interviene la fiscal María Luz Castany, en representación de la Fiscalía N° 30 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional, con la colaboración de Germán Wechsler y Natalia De Angelis.

Tras finalizar con la etapa de declaraciones indagatorias, la jueza Silvia Guzzardi (que preside el tribunal integrado además por los magistrados Pablo Vega y Juan Giudice Bravo) comunicó que durante la próxima audiencia se les tomará declaración a tres testigos relacionados al robo ocurrido frente al hotel Faena y que derivó en el homicidio de Matthew Charles Gibbard.

Dentro del juicio, además de la asociación ilícita que integraban por lo menos 13 personas, se juzgan una serie de robos ocurridos entre noviembre y diciembre de 2019. Uno de esos asaltos tuvo como consecuencia el homicidio del turista inglés. Según el requerimiento de elevación a juicio realizado por el fiscal Juan Pedro Zoni, el 14 de diciembre de 2019 Luis José Lozano León, Angel Eduardo Lozano Azuaje, Aly José Ramos Ladera y Carlos José López Sánchez, junto con otras personas que aún no fueron identificadas, estuvieron en el Aeropuerto de Ezeiza en el sector de arribos internacionales con el objetivo de “marcar” a un grupo de turistas que acababa de llegar a Argentina.

De acuerdo a la acusación, tras delimitar su objetivo, los acusados comenzaron a seguir a bordo de dos autos y una moto a la combi que trasladaba a las víctimas. Tras llegar al Hotel Faena, ubicado en Marta Salotti al 400, y cuando Matthew Charles Gibbard y su hijo estaban descendiendo del vehículo, Lozano Azuaje (que viajaba como acompañante en uno de los autos) se les acercó exhibiéndoles un arma y les exigió que entregaran sus valijas y relojes. En ese momento, comenzó un forcejeo con ambas víctimas que incluso llevó a que Lozano Azuaje gatillara varias veces su arma, aunque el disparo no se produjo. Los vehículos donde iban los cómplices estaban ubicados cerca a modo de apoyo. Tras esa escena de lucha, el conductor de la moto se bajó para agredir a los turistas, situación que Lozano Azuaje aprovechó para desbloquear el arma y disparar.

Como consecuencia de ello, Gibbard recibió dos tiros en su espalda que le causaron la muerte, mientras que a su hijo le dispararon en la pierna izquierda, lo que le produjo una fractura expuesta lateral del fémur. Después de los disparos, los implicados se fugaron. Este hecho fue considerado bajo la calificación de “homicidio agravado ‘criminis causa’”; “homicidio agravado ‘criminis causa’ -en grado de tentativa-” y “‍robo doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por su comisión en lugar poblado en banda -en grado de tentativa-”.

Tres de los acusados dijeron que, cuando sucedieron los hechos que se les imputan, no estaban usando los vehículos a su nombre con los que se perpetraron los crímenes.

Las indagatorias

El primero en declarar ante el tribunal fue Lozano León, quién aseguró que es inocente. Explicó que ingresó al país el 6 de diciembre de 2019 y que se alojó en un hotel ubicado en Ciudadela, al que llegó por recomendaciones por redes sociales.

Tras esta afirmación, relató que una persona de nacionalidad colombiana que se hospedaba en el mismo lugar le ofreció comprar una moto para poder trabajar y que él accedió, tras mencionarle que debía abonarle en cuotas. Sostuvo que firmó una boleta de pago a un mecánico y que después el vehículo sufrió un desperfecto así que no se la llevó ese día. De acuerdo a su relato, no volvió a ver la moto.

Con respecto a la mañana de 14 de diciembre de 2019, aseguró que estuvo con Aly José Ramos Ladera en un local de Liniers que le permitía enviar dinero a la madre de su hija. Dijo que fue justamente con él porque tenía documentación que se lo permitía. Tras esto, aseguró que se fue del hotel y se compró un pasaje hacia Jujuy porque se “rumoreaba” que iban a registrar el hotel y que no quería ser deportado. Aseguró que conoció a Lozano Azuaje en la frontera y que tanto a él como a López Sánchez se los cruzó en el micro camino al norte del país.

Luego, declaró Miguel Ángel Aguirre Cancine, quién reconoció haber participado en un intento de asalto contra un turista ocurrido un día antes del homicidio de Matthew Charles Gibbard. De acuerdo a la acusación, Aguirre Cancine junto con Lozano Azuaje, Lozano León, Ramos Ladera y López Sánchez abordó a un hombre en la intersección de las calles Villanueva y Teodoro García para robarle un reloj marca Rolex. La situación culminó con la detención del imputado, que fue aprehendido en primer lugar por algunos transeúntes que se percataron de lo que estaba sucediendo.

“Venía con el propósito de montar un negocio pero me vi en la necesidad y cometí un error”, dijo el acusado ante las preguntas de la fiscalía sobre su ingreso a Argentina. Contó entonces que una persona de nacionalidad boliviana le recomendó un sitio donde podía hospedarse tras haber llegado al país el 6 de diciembre de 2019 y que unos días después le ofreció participar de la maniobra delictiva.

Marcó entonces que ese hombre le dijo que pasaría a buscarlo por Liniers y que iban a esperar a una persona para “quitarle el bolso”. Declaró también que le dio un arma negra de plástico con la que bajó del auto en el que iban para abordar a la víctima cuando se lo indicó. “Imagínense, yo no sé ni robar: le dije que me diera las pertenencias y se me lanzó encima, no sé cómo llevar adelante un robo, era la primera vez que tomaba un arma”, exclamó ante el tribunal.

El tercero de los acusados que declaró esta jornada fue Aly José Ramos Ladera, que negó haber participado en los hechos de los que se lo acusa. Sostuvo que apenas llegó a Liniers tras su ingreso por la frontera, un grupo de personas de nacionalidad colombiana y venezolana le preguntaron si podía poner un auto a su nombre porque él tenía una entrada legal al país.

Aseguró que su única participación fue firmar ese documento y que se fue del hotel porque le resultó “extraño” que todos allí se fueran al mismo tiempo. “Confié y por eso estoy aquí: nunca manejé un coche en mi vida, a mi me engañaron y me usaron”, concluyó el hombre, al que detuvieron en La Quiaca.

El último en presentarse ante la jueza y los magistrados fue Samuel Francisco Zerpa Menezes, quién manifestó que solo conoce a uno de los imputados. El hombre sostuvo que con su hermano se compraron un auto y que “lo sacaron” a nombre de su prima para que les den el crédito. A partir de ese momento, lo habrían alquilado a un hombre de nacionalidad venezolana para que trabajara como chofer de “Uber”. Dijo que esa persona les devolvió el vehículo el 15 de diciembre de 2019.