29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El debate continuará el 14 de noviembre
La fiscalía continuó con su alegato en la causa por el homicidio del turista inglés y profundizó sobre otros robos cometidos por la banda
En su exposición ante el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº17, la fiscal María Luz Castany analizó otros dos robos donde está involucrados los integrantes de la asociación ilícita que participó del homicidio del turista Matthew Charles Gibbard, ocurrido en diciembre de 2019.

La fiscal María Luz Castany, en representación de la Fiscalía General N°30 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional, continuó este lunes con su alegato en la causa por el homicidio del turista inglés Matthew Charles Gibbard, ocurrido en diciembre de 2019 frente al Hotel Faena de Puerto Madero. Además de ese hecho, en el debate se juzga la conformación de una asociación ilícita que tenía como objetivo robarle a personas que ingresaban al país por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, a quiénes “marcaban” y seguían desde allí hasta su destino, generalmente dentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sobre este punto versó la exposición de la jornada de ayer, donde la fiscal Castany profundizó sobre una serie de robos que cometieron varios de los integrantes de la asociación ilícita. La Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP), a cargo de Romina del Buono, brinda asistencia a través de un trabajo donde se compaginaron distintas secuencias en las que se observan los seguimientos a distintas víctimas y los robos que sufrieron. En el debate, estuvieron presentes los peritos del área Roberto Leonardo y Esteban Marianacci y los asistentes Manuel Bertelotti y Julia Galina.

Al comienzo de la exposición, la representante del Ministerio Público Fiscal -con la colaboración  de Germán Wechsler y Natalia De Angelis- aclaró que existía evidencia para acreditar que Carlos José López Sánchez, Aly José Ramos Ladera y Luis José Lozano León pertenecían a la asociación ilícita pero que no se contaba con la certeza suficiente como para considerar que intervinieron en el homicidio de Gibbard.

Cabe recordar que en la audiencia anterior, la fiscal consideró que Rubén Darío Cañete Lobo, Christian Rafael Caicedo Lobo, Elvis Javier Escalante Blanco, Miguel Ángel Aguirre Cancine, Carlos Alberto Martínez Moreno, Samuel Francisco Zerpa Menezes y Ángel Eduardo Lozano Azuaje formaban parte de la asociación. Con respecto a este último, también se lo señaló como el hombre que disparó y mató al turista, y dejó herido en grave estado a su hijastro.

Con respecto a Lozano León, reconstruyó sus relaciones con el resto de los integrantes y destacó que también fue ubicado cuando intentaba huir del país tras el asesinato, como Sánchez y Lozano Azuaje. “Estaba al tanto del homicidio por ser integrante de la asociación y por eso intentó fugarse”, aseguró la fiscal y recordó que en el historial de búsquedas del celular se le encontró un artículo cuyo título era “asalto y muerte en Puerto Madero”, en referencia a lo sucedido con el turista.

Una similar reconstrucción realizó en el caso de López Sánchez, que también tenía vínculos con los otros integrantes de la banda y analizó el contenido de su teléfono, donde se encontraron fotos con armas, relojes de marca y dólares. En relación a Ramos Ladera, titular del automóvil ‘Ford Fiesta’ utilizado en el caso de Gibbard, consideró que no se encontró tráfico de comunicaciones que lo ubiquen en el aeropuerto de Ezeiza o en las cercanías del Hotel Faena.

Robos a turistas

Luego, la fiscal comenzó a explicar el modus operandi de la asociación en los distintos hechos que llegaron a juicio. En particular, señaló la participación de Cañete Lobo, Caicedo Lobo y Escalante Blanco en lo sucedido el 12 de noviembre de 2019, aproximadamente diez minutos antes de la nueve de la mañana, cuando un turista que había ingresado al país pocas horas antes fue interceptado en el ingreso al Hotel Intercontinental, sobre la calle Moreno al 800. Tras exhibirle armas de fuego, le sacaron un bolso marca Luis Vuitton, una computadora, una tablet marca Apple, dos cadenas con dijes de oro, entre otras cosas.

Ante el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº17, conformado por la jueza Silvia Guzzardi y los magistrados Pablo Vega y Juan Giudice Bravo, la fiscal exhibió el trabajo realizado por la DATIP donde se agruparon todos los videos con la secuencia del seguimiento desde el aeropuerto hasta el hotel.

Marcó entonces que Cañete Lobo reconoció ante los jueces su participación en el hecho mientras que Caicedo Lobo y Escalante Blanco contribuyeron al delito con el aporte de dos autos utilizados en la maniobra. Repasó luego las declaraciones de los policías que se encargaron de la investigación y aseguró también que ninguno de los dos autos señalados registraban viajes en la plataforma “Uber” a pesar de que supuestamente se dedicaban a ello. “Cañete lobo no se encontraba en Ezeiza por un viaje sino haciendo su aporte el plan criminal para llevar adelante el desapoderamiento de las cosas”, reafirmó.

Tras esto, analizó el hecho ocurrido un día antes del homicidio de Gibbard, en la zona de Belgrano, cuando Aguirre Cancine, Lozano León, Ramos Ladera y López Sanchéz asaltaron a un turista para sacarle su reloj. Con un mismo modus operandi, los imputados actuaron con “una clara división de tareas” y “marcaron” en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza al damnificado, quien acababa de arribar al país.

Ramos Ladera y López Sánchez manejaban, cada uno, dos autos que sirvieron de apoyo mientras que Lozano León se encontraba, de acuerdo a lo planteado por la fiscalía, a bordo de una de las motos. Aguirre Cancine, que viajaba como acompañante en uno de los autos, se bajó, se aproximó a la víctima, lo golpeó en la espalda y le exigió su reloj.

En el forcejeo para sacarselo, Aguirre Cancine sacó un arma y se la apoyó en el estómago al turista mientras que Lozano León se acercó al lugar y le ordenó “matalo”. Ante esta situación, el hombre arrojó su reloj, que fue agarrado por Aguirre Cancine, que lo entregó junto con su arma al conductor de la moto. La secuencia fue observada por un transeúnte, que logró interceptar al atacante mientras que sus cómplices se fugaron.

La audiencia continuará el próximo lunes 14 de noviembre con el alegato de la fiscalía donde se analizará otro tramo de episodios protagonizados por los imputados antes del homicidio de Gibbard.