29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía General N°30 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional
Pidieron prisión perpetua para el acusado del homicidio del turista inglés frente al Hotel Faena
La fiscalía también requirió el decomiso de los vehículos utilizados en los distintos hechos y la expulsión del país para diez ciudadanos venezolanos acusados de integrar una organización que intervino en diferentes hechos delictivos.

La responsable de la Fiscalía General N°30 ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal, María Luz Castany, solicitó ayer la imposición de penas de entre tres años de prisión en suspenso y prisión perpetua para diez ciudadanos venezolanos en el marco del debate oral y público que se desarrolla ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°17  por la conformación de una asociación ilícita destinada a cometer distintos delitos contra la propiedad, siete robos a viajeros, el homicidio del turista inglés Matthew Charles Gibbard y la tentativa de homicidio de su hijastro, Stephan Joshua Zone, ocurridos en diciembre de 2019 frente al Hotel Faena de Puerto Madero.

El pedido alcanza a los ciudadanos venezolanos Ángel Eduardo Lozano Azuaje, Carlos José Manzo Tortolero -aunque en el debate refirió apellidarse López Sánchez-, Luis José Lozano León, Aly José Ramos Ladera, Miguel Ángel Aguirre Cancine, Rubén Dario Cañete Lobo, Elvis Javier Escalante Blanco, Christian Rafael Caicedo Lobo, Samuel Francisco Zerpa Menezes y Carlos Alberto Martínez Moreno, quienes están acusados de haber integrado una asociación ilícita que funcionó entre el 12 de noviembre y el 14 de diciembre de aquél año, destinada a cometer distintos delitos contra la propiedad, en su mayoría con ataques desde motocicletas, contra turistas que ingresaban a nuestro país por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

La fiscalía también requirió la absolución de Anailuj Yesenia Aguilar Tovar, Daniel José Reinosa Zembrano -ambos venezolanos- y del ciudadano argentino Franco Antonio Rodríguez respecto a su participación en la asociación ilícita y en tres robos. Además solicitó la intervención de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) para que disponga la expulsión del país de los involucrados, tal como se hiciera con Cañete Lobo. Finalmente, pidió el decomiso de los distintos vehículos y motocicletas empleados por la organización.

Los hechos

De acuerdo con el requerimiento de elevación a juicio formulado por la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°32, Lozano Azuaje, López Sánchez, Ramos Ladera, Lozano León, Cañete Lobo, Escalante Blanco, Caicedo Lobo, Aguirre Cancine, Zerpa Menezes, Martínez Moreno, Aguilar Tovar, Reinoza Zambrano y Rodríguez conformaron una asociación ilícita, que funcionó entre el 12 de noviembre y el 14 de diciembre. Según la acusación, con una clara división de roles los imputados cometían distintos delitos contra la propiedad contra turistas que ingresaban a nuestro país por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

La fiscalía entendió probado que, como miembros de esa organización, alrededor de las 8.50 del 12 de noviembre de 2019, Lozano Azuaje, López Sánchez, Lozano León, Ramos Ladera, Cañete Lobo, Reinoza Zembrano, Aguilar Tovar, Escalante Blanco, Caicedo Lobo y Aguirre Cancine le robaron sus pertenencias a un turista en la puerta del Hotel Intercontinental, ubicado en la calle Moreno 809 de esta ciudad.

Modus operandi: la fiscalía consideró que los integrantes de la banda “marcaban” a los damnificados en el área de ingresos del Aeropuerto de Ezeiza y que le pasaban la información a quienes estaban afuera, donde se individualizaba el vehículo que trasladaba a las víctimas.

También le imputó Lozano Azuaje, López Sánchez, Lozano León, Ramos Ladera, Aguirre Cancine y Martínez Moreno los robos ocurridos el 26 de noviembre alrededor de las 10.20 en la salida desde la Autopista 25 de Mayo hacia la Avenida Huergo de esta ciudad, en perjuicio de un turista danés; y el cometido, dos días después, en el interior del hall de acceso del edificio emplazado en avenida Del Libertador al 400, donde le sustrajeron el reloj a otro hombre.

Añadió que el 6 de diciembre de ese año Lozano Azuaje, López Sánchez, Lozano León, Martínez Moreno, Zerpa Menezes y Rodríguez dieron dos golpes: por la mañana, le sustrajeron su reloj a un turista frente al hotel Alvear Icon de Puerto Madero mientras que, por la noche, también le robaron el reloj a otro hombre, en la calle La Pampa al 1900, en el barrio de Belgrano.

Describió además que en la mañana del 11 de diciembre, Lozano Azuaje, Lozano León, López Sánchez, Ramos Ladera, Aguirre Cancine Zerpa Menezes y Rodríguez robaron a otro viajante, en la Avenida Alvear al 1800, en el barrio de Recoleta y, dos días después -sin Zerpa Menezes ni Rodríguez-, despojaron de su reloj a otro turista en el barrio porteño de Belgrano.

Finalmente, se les imputó a Lozano Azuaje, Lozano León, Ramos Ladera y López Sánchez haber causado la muerte del turista inglés Matthew Charles Gibbard, haber intentado asesinar a su hijastro, Stephan Joshua Zone, e intentar desapoderarlos de sus pertenencias cuando llegaban al Hotel Faena de Puerto Madero en la mañana del 14 de diciembre de 2019.

En aquella oportunidad, mientras Gibbard y Zone descendían de la combi que los trasladó desde el aeropuerto Internacional de Ezeiza, Lozano Azuaje se acercó con un arma y les exigió que le entregaran sus relojes y el equipaje. Las víctimas forcejearon con su agresor -a quien se le trabó el arma- por lo que uno de sus cómplices -que estaba en la motocicleta- intervino. Finalmente, Lozano Azuaje disparó contra los turistas: Gibbard recibió dos tiros en su espalda que le ocasionaron la muerte, mientras que su hijastro padeció una fractura expuesta lateral del fémur izquierdo, producto de otro proyectil.

El juicio

En el debate oral, que comenzó en marzo pasado, la fiscal Castany -con la colaboración de los auxiliares fiscales Germán Wechsler y Natalia De Angelis- describió los distintos hechos endilgados a la banda y señaló que la selección que realizaba de las víctimas no era al azar, sino que existía un modus operandi. En tal sentido, determinó que los integrantes de la banda “marcaban” a los damnificados en el área de ingresos del Aeropuerto de Ezeiza y que le pasaban la información a quienes estaban afuera, donde se individualizaba el vehículo que trasladaba a las víctimas. Así, seguían con autos y motos hasta su residencia y, cuando llegaban a destino, actuaban: asaltaban a sus víctimas con armas de fuego y después se daban a la fuga.

En base a los testimonios brindados en el debate oral y otras pruebas reproducidas, la fiscalía pidió condenas de entre tres años de prisión en suspenso y prisión perpetua para los distintos integrantes de la organización, de acuerdo al grado de participación que tuvieron en cada hecho.

La representante del Ministerio Público Fiscal solicitó el decomiso de los vehículos Ford Fiesta, Chevrolet Classic, Volkswagen Suran, Fiat Siena, Peugeot 207, Chevrolet Prisma y Toyota Corolla, y las motocicletas Mondial y Brava Altino, utilizadas en los distintos hechos.

En este contexto, se requirió que Ángel Eduardo Lozano Azuaje, fuera condenado a prisión perpetua, accesorias legales y costas, como miembro de una asociación ilícita y autor de los delitos de homicidio agravado criminis causa (para ocultar otro delito) en perjuicio de Mathew Charles Gibbard y homicidio agravado criminis causa en grado de tentativa en perjuicio de Stephan Zone, y robo doblemente agravado por el uso de arma de fuego y en poblado y en banda, en grado de tentativa. Por otro lado, requirió su absolución por los siete robos a distintos turistas.

La fiscalía también pidió condenas de entre tres años de prisión en suspenso y cuatro años de prisión para López Sánchez, Lozano León, Ramos Ladera, Aguirre Cancine, Zerpa Meneses, Martínez Moreno, Cañete Lobo, Escalante Blanco y Caicedo Lobo, tras considerarlos miembros de la asociación ilícita, y por el delito de robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada y en poblado y en banda, de acuerdo a los grados de participación que cada uno tuvo en los diversos hechos perpetrados.

Castany pidió penas de cuatro años de prisión, accesorias legales y costas, para López Sánchez, Lozano León, Ramos Ladera y Aguirre Cancine como coautores del robo ocurrido el 13 de diciembre de 2019. El mismo temperamento requirió que se adoptase respecto de Zerpa Meneses -por los dos robos del 6 de diciembre y por el del 11 de diciembre- y de Martínez Moreno, por los hechos ocurridos el 26 y 28 de noviembre y los dos acaecidos el 6 de diciembre de 2019.

La fiscalía también requirió la extracción de testimonios para investigar el delito en el que habría incurrido López Sánchez, quien -al ser detenido y luego indagado- presentó un documento ajeno para acreditar su identidad.

Por el robo del 12 de noviembre de 2019, la representante del Ministerio Público Fiscal solicitó que se condenara a Cañete Lobo a la pena unificada de cuatro años de prisión, accesorias legales y costas, ya que cuenta con una condena previa -de cumplimiento en suspenso- dictada por el Tribunal Criminal N°5 de La Matanza. Por el mismo hecho, pidió la imposición de la pena de tres años de prisión en suspenso para Escalante Blanco y Caicedo Lobo, como partícipes necesarios.

Absoluciones y decomisos

Por otra parte, la fiscal Castany pidió las absoluciones de López Sánchez, Lozano León, Ramos Ladera y Aguirre Cancine por los restantes robos que se les imputaban. Igual criterio pidió que se adopte respecto a Aguilar Tovar Reinoza Zembrano y Rodríguez, respecto a su integración en la asociación ilícita y por su participación en los robos que les fueran imputados.

También requirió que se diera intervención a la Dirección Nacional de Migraciones para que dispusiera la expulsión de todos los ciudadanos venezolanos implicados.

Finalmente, la representante del Ministerio Público Fiscal solicitó el decomiso de los vehículos Ford Fiesta, Chevrolet Classic, Volkswagen Suran, Fiat Siena, Peugeot 207, Chevrolet Prisma y Toyota Corolla, y las motocicletas Mondial y Brava Altino, utilizadas en los distintos hechos.