07 de diciembre de 2022
07 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía Criminal y Correccional Federal Nº12
Solicitaron procesamientos y nuevas indagatorias en una causa por contagio masivo de HIV y Hepatitis B y C
Los hechos ocurrieron entre 1979 y 1991 en la Fundación de la Hemofilia. Se investiga el contagio masivo de pacientes hemofílicos con el virus del HIV y Hepatitis B y C, a través de la aplicación de factores de coagulación de sangre denominados Factor VIII y IX.

María Alejandra Mángano, fiscal interinamente a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 12, solicitó el procesamiento de los médicos Miguel de Tezanos Pinto y de Raúl Pérez Bianco por el delito de propagación de enfermedades peligrosas y contagiosas para las personas (art. 202 del CPN), como así también que se les amplíe la declaración indagatoria por nuevos hechos, en el marco de la causa donde se investiga el contagio masivo de pacientes hemofílicos con el virus del HIV y Hepatitis B y C, a través de la aplicación de factores de coagulación de sangre denominados Factor VIII y IX recibidos en la Fundación de la Hemofilia. El contagio de dichas enfermedades se multiplicó con posterioridad a personas que si bien no eran hemofílicas, mantenían relaciones habituales con ellos.

Además, la representante del MPF  pidió además que se tome declaración indagatoria a Eduardo Biedma y Eduardo Díaz, ex directivos de la Fundación de la Hemofilia.

Respecto de los imputados Tezanos Pinto – ex Director del Instituto de Investigaciones Hematológicas de la Academia de Medicina y de la Fundación de la Hemofilia- y  Pérez Bianco - ex Jefe de Hemoterapia y Hemofilia del Instituto de Investigaciones Hematológicas y Hemofilia del Instituto de Investigaciones Hematológicas de la Academia de Medicina y Director Médico de la Fundación de la Hemofilia-, la fiscal solicitó que se los procese por los delitos reprochados oportunamente, esto es, “haber prescripto, aplicado y/o haber ordenado aplicar dichos factores de coagulación de la sangre a sabiendas que podían estar contaminados con el virus del HIV, en el período comprendido entre los años 1979-1985, y de HCV, entre los años 1979-1991, no haciéndoles saber a los pacientes acerca de la posibilidad de contagio con los virus mencionados al momento de la transfusión de los factores”.

Las indagatorias

Alejandra Mángano  solicitó que se llame a indagatoria a Eduardo Biedma – para ese entonces Secretario del Consejo de Administración de la Fundación de la Hemofilia - y Eduardo Díaz – ex Presidente del Consejo Directivo de la Fundación de la Hemofilia-,  por haber “propagado de manera negligente e imprudente el virus HIV, Hepatitis B y C HCV), a través de la transfusión de factores de coagulación de la sangre denominados Factor VIII y IX proporcionados por la Fundación de la Hemofilia”. Según el dictamen, habrían afectado a más de treinta personas. Los imputados  no habrían controlado, supervisado, analizado y evaluado que los factores de coagulación que se iban a aplicar a los pacientes hemofílicos eran susceptibles de generar un contagio.

El pedido de ampliación indagatoria

Tezanos Pinto y Pérez Bianco fueron indagados el 1 y 2 de julio de 2009.  Según el dictamen de la fiscal Mángano, debe ampliarse la indagatoria a los imputados a los fines de poder incorporar en los hechos atribuidos a los damnificados de cada uno de los sucesos particulares, que conllevan a la propagación de las enfermedades. En esa línea, refirió en su presentación que  “cada una de las víctimas configura un hecho, es decir que la acción atribuida a los nombrados generó la producción de múltiples resultados típicos”. Y agregó: “(…) han propagado las enfermedades de HIV y Hepatitis B y C. Cabe destacar que los pacientes hemofílicos no sólo contrajeron las graves enfermedades, lo que les agravó y deterioró su estado de salud, sino que ellos ante el desconocimiento de que las portaban las transmitieron a sus parejas, cónyuges, hijos, y otras personas, desconociéndose, aún hoy en día los efectos que ha tenido esta propagación masiva”.

El origen

El legajo tuvo su origen el 29 de agosto de 2005, en virtud de la denuncia promovida por Gonzalo Sergio Giadone, en carácter de abogado particular de Fabián Adolfo Castro. En su presentación relató que el damnificado contrajo el virus HIV (sida) y hepatitis C como consecuencia de transfusiones que debía recibir dada su condición de hemofílico. Agregó que las transfusiones mortales fueron realizadas en el año 1983, que el HIV le fue recién anoticiado en el año 1987 y la Hepatitis C en el año 1995.

Paralelamente, al inicio del trámite de la causa, otras víctimas comenzaron a presentar denuncias respecto a los mismos hechos, las que derivaron en diversos expedientes que recayeron en diferentes Juzgados.