01 de diciembre de 2022
01 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervención del fiscal Agustín Chit con la asistencia de PROTEX
Tucumán: procesaron por explotación sexual de adolescentes a un empresario argentino radicado en Estados Unidos
El hombre está acusado de haber captado a un grupo de siete adolescentes a través de medios digitales con la finalidad de captarlas, acogerlas y explotarlas sexualmente, actividad que finalmente logró materializar, al menos a partir de enero de 2022 en el hotel Sheraton de la capital provincial.

El Juzgado Federal N° 1 de Tucumán procesó con prisión preventiva a un ciudadano argentino radicado en Estados Unidos por promover y facilitar la explotación sexual de adolescentes en la provincia de Tucumán. La investigación es llevada adelante por el Fiscal Federal N° 2 subrogante de esa provincia, Agustín Chit, con el apoyo de la delegación local de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX).

El procesamiento fue dictado previo al comienzo de la feria judicial y las tareas de campo fueron desarrolladas por la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales de Gendarmería Nacional. Si bien el hombre reside habitualmente en Estados Unidos, su detención se concretó cuando se encontraba en Argentina.

El caso

De acuerdo a la acusación formulada por Chit, el imputado fue responsable de haber contactado a un grupo de adolescentes a través de medios digitales con la finalidad de captarlas, acogerlas y explotarlas sexualmente, actividad que finalmente logró materializar al menos a partir de enero de 2022.

Para lograr su objetivo, captó a una de las jóvenes, de 15 años actualmente, y la utilizó para que le consiguiese los contactos de otras menores de edad de su entorno. Los contactos fueron establecidos mientras se encontraba en Estados Unidos.

El acusado convencía a las jóvenes y se ganaba su confianza prometiéndoles una gran ganancia de dinero, al mismo tiempo que llevaba adelante "una fastuosa exhibición de poderío económico". De esa manera, el victimario mantuvo contacto al menos siete jóvenes, todas menores de edad, con quienes proyectó encuentros que se llevaron a cabo en febrero y abril de este año en los periódicos viajes que el imputado realizaba a Tucumán.

Respecto al lugar donde se consumó la explotación, en todos los casos se produjo en el Hotel Sheraton de Tucumán, de acuerdo a lo revelado en la denuncia. Ello se vio corroborado por los registros de cámaras de seguridad del hotel, las pruebas testimoniales producidas y las tareas de investigación reservada. En los videos del hotel se pudo advertir cómo el imputado ingresaba al lugar acompañado de diferentes adolescentes, ya sea por el hall de entrada o por el ascensor que da al estacionamiento. Una vez allí, subía con las jóvenes a su habitación, lugar donde se consumaba la explotación sexual.

Según expresó el fiscal en su acusación, para poder explotar a las jóvenes, el sujeto se valió de la complicidad de personal perteneciente al establecimiento quien conocía lo que allí sucedía. De acuerdo al testimonio de una de las víctimas, todos en el hotel conocían al imputado y los que trabajaban allí lo “ayudaban”. La joven sostuvo que el hombre aseguraba que "a él no le pasaría nada" y que dijera que era su sobrina. Las víctimas marcaron también que el imputado insistentemente intentaba convencerlas de viajar a Miami con él, donde las ayudaría a insertarse en el mundo del modelaje.

Si bien en su presentación Chit entendió que los hechos imputados debían encuadrarse bajo los delitos de trata de personas y corrupción de menores agravada, en su resolución el Juzgado Federal N°1 de Tucumán marcó que si bien se encontraba acreditado que había promovido la prostitución de las menores, no había aún elementos para procesar bajo la figura de trata.

El juez federal Fernando Poviña manifestó que ninguna de las adolescentes se encontraba en situación de prostitución previamente al contacto con el imputado y que dicho estado era buscado y motivado por el imputado a través de maniobras de manipulación psicológica, aprovechándose de la minoría de edad de las jóvenes. Al procesarlo por la "promoción y facilitación de la prostitución agravada", dispuso además la continuidad de la investigación con el objetivo de corroborar la presencia de elementos que resulten dirimentes para acreditar la consumación del delito de trata de personas.